En qué cambió y cómo anda el Nissan Kicks

El segmento de los SUV chicos (el B) es de los más competitivos de nuestro mercado. Con una oferta tan amplia como variada, la pelea ahí es muy fuerte y el éxito o no está dado por los detalles que pueda ofrecer cada uno. En el caso del Nissan Kicks, cuando se lanzó en 2017 llegó con una propuesta más que interesante: era el primer modelo de la marca japonesa desarrollado íntegramente en la región; tenía un diseño muy original y atractivo; ofrecía una mecánica acorde con el usuario al que se dirige, y la gama era amplía, lo suficiente como para cubrir diversos presupuestos.

Y evidentemente funcionó. Hoy el Kicks es uno de los vehículos más vendidos de la compañía nipona en nuestro país: en el atípico 2023 fue el tercer B-SUV más vendido del país tras despachar 4700 unidades, lo que implicó un crecimiento del 4,3% comparado con 2022.

Luego del restyling que se le realizó en 2021, el año último tuvo un nuevo update que apuntó a algunos cambios estéticos y el agregado de equipamiento. Se comercializa en cinco versiones: Sense solo con transmisión manual; Advance, con opciones de caja manual y automática tipo CVT; Advance Plus CVT, y la tope de gama Exclusive únicamente con la CVT. Esta última fue la que pudimos evaluar.

La estética es igual respecto de la anterior actualización, con la silueta bien proporcionada, las superficies y ángulos suaves a lo largo de la carrocería y el frente en el que domina la gran parrilla en forma de V enmarcada en cromado y con diseño de panal de abeja en negro brillante. Ahí es donde aparecen las únicas modificaciones: estrena el nuevo logo de la firma y suma faros antiniebla en LED justo a los laterales del paragolpes.

En el interior la consola central trae un rediseñado apoyabrazos con dos nuevos puertos USB tipo A (uno adentro y otro mirando hacia el asiento trasero) con un 25% más de capacidad; flamantes tapizados en los asientos y cargador inalámbrico de celulares. Además, cuenta con el nuevo sistema multimedia Nissan Connect compatible con Android Auto y Apple CarPlay que se comandan desde la pantalla táctil de 8″ e incorpora un sistema de audio con 8 parlantes premium Bose, de los cuales 2 están integrados en el apoyacabeza del conductor.

Espacioso para cuatro pasajeros adultos, ofrece una muy buena posición de manejo (fácil de encontrar debido a las múltiples regulaciones que ofrecen la butaca y la dirección) y un equipamiento que tiene como elementos destacados control de velocidad crucero, aire acondicionado, encendido por botón, etcétera.

El Nissan Kicks sumó elementos de tecnología

Volviendo a los méritos del Kicks, fue galardonado como el SUV más seguro de su segmento en las pruebas realizadas por el CESVI. De ahí que en lo que hace a la seguridad realmente se destaca. Para empezar, cuenta con el conjunto de tecnologías del denominado Nissan Safety Shield (compuesto por diferentes elementos que monitorean, protegen y responden de manera autónoma ante situaciones durante la conducción) que incluye cámara de 360°, alerta de tránsito cruzado trasero, monitor de punto ciego, alerta predictiva de colisión frontal (percibe hasta dos automóviles por delante y advierte al conductor con alarmas sonoras y visuales cuando el sistema detecta una desaceleración repentina), frenado de emergencia inteligente y asistente de luces altas (de noche y con las luces altas en modo Auto identifica cuando otro vehículo viene en dirección contraria y baja automáticamente el nivel de iluminación para evitar encandilamiento), además de los sabidos controles de tracción y estabilidad, 6 airbags, anclajes Isofix y más.

Desde su aparición, el Kicks mantiene inalterable la mecánica: motor naftero de 4 cilindros en línea, 16 válvulas y 1.6 L de cilindrada, que genera 120 CV a 6300 rpm y 15,2 kgm a de par a 4000 rpm, transmisión automática de variador continuo (CVT) con 6 marchas pre programadas para el uso manual-secuencial con la selectora y tracción delantera.

Es una fórmula que le dio muy buenos resultados y que no desentona en este modelo que claramente está dirigido a un público familiar: es ágil, ligero y flexible al moverse en el tránsito, con el impulsor trabajando muy relajado y una caja que pasa los cambios de manera suave y sin tironeos. Lo mismo aplica al conducirlo en ruta o autopista (a 130 km/h trabaja a 2300 rpm), aunque es en esas circunstancias que se nota cierto delay en la reacción cuando se lo pisa de golpe (algo que se relaciona más con la CVT que con el impulsor).

En cuanto de los números, acelera de 0 a 100 km/h en 11,5 s, cubre los 400 m en 18,2 s y recupera de 80 a 120 km/h en 9,2 s. Por otra parte, es bastante lógico en cuanto a consumos: gasta 10,2 L/100 km en ciudad y 8,7 L/100 km en ruta a 120 km/h constantes.

Intachable es el confort de marcha (es muy placentero y silencioso para manejar y viajar) y el buen balance de la carrocería, las suspensiones y la precisa dirección hacen que se comporte muy bien tanto en rectas como en curvas rápidas.

El precio sugerido para este mes es de $27.200.000.

autos

Conocé The Trust Project

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Una calle de Ciudad cambia a doble sentido de marcha

La Ciudad de Mendoza informó que el tramo de la calle...

La increíble anécdota que contó Mauro en Gran Hermano que dejó a sus compañeros sin palabras

Durante un distendido momento en el patio...