Macri volvió a defender al Gobierno tras la caída de la ley ómnibus

Mauricio Macri salió a defender este viernes al gobierno de Javier Milei tras la derrota sufrida este martes en el Congreso, cuando la ley ómnibus no consiguió apoyo en Diputados y fue regresada a comisión por decisión del oficialismo. El expresidente compartió en redes sociales un mensaje de quien fue su ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, que escribió: “SI QUEREMOS CRECER HAY QUE ROMPER EL SISTEMA -Diagnóstico: Argentina está quebrada”. Tras ello sumó: “En muchos sentidos pero, sin dudas, está quebrada económicamente. Y está así principalmente porque gran parte de la política, que desconoce el concepto de “bienes escasos”, viene planteando sistemáticamente como solución normativas enfermizamente regulatorias”.

Dietrich apuntó contra los políticos que, según él, “no saben cómo administrar un kiosco, el riesgo de invertir, no tener para pagar sueldos o tener una demanda laboral”. En esa misma línea, y en un gesto de apoyo al Presidente, analizó: “La gente hoy entiende la realidad mejor que los políticos. Sabe que como país estamos económicamente quebrados, que las cosas tienen un valor y que todo lo que se promete como gratis o barato, alguien lo paga, generalmente los que menos tienen. Por eso votó como votó”.

Y reforzó la idea de que no se puede cambiar el sistema a partir del “consenso absoluto”, ya que “ese consenso, hoy, es no cambiar”, y apuntó así contra los legisladores. “No les conviene [cambiar]”, escribió.

“Tienen que entender que realmente nuestro país está quebrado. Claramente será una dinámica compleja y los próximos meses van a ser realmente duros. Durísimos. Y si el Gobierno Nacional gana esta batalla contra el sistema que nos trajo hasta acá, es probable que el país cambie, que desaparezcan aquellos que se perpetuaron en un estado cada vez más grande”, agregó el exfuncionario.

Mauricio Macri y Guillermo Dietrich.

Para cerrar, compartió su conclusión: “Hay una oportunidad histórica de patear con todo el avispero y hacer lo que nunca se hizo en nuestro país. Nosotros marcamos el camino entre el 2015 y el 2019. La situación actual requiere algo mucho más profundo. Algo que no sé si hubiésemos podido hacer nosotros en esta nueva etapa. No importa quién lo haga. La situación requiere grandeza, despojarse de especulación partidaria. Sólo así podemos ganar estas batallas que nos generó la mala política y encauzar la vida diaria y el futuro de todos los argentinos. Como ya dijo alguien alguna vez: ¡Es hoy, es acá, es ahora!”.

La defensa de Macri a la decisión del líder de La Libertad Avanza (LLA) se da además horas después de lo decretado por la Secretaría de Transporte el jueves, que anunció que los subsidios al transporte público en el interior serán a partir de ahora materia provincial, ya que el Gobierno enviará menor dinero al Fondo Compensador del Interior.

Esta decisión sucede luego de que Caputo advirtiera que el ajuste fiscal a las provincias sería mayor si el proyecto oficialista no se convertía en ley.

“SI QUEREMOS CRECER HAY QUE ROMPER EL SISTEMA

-Diagnóstico: Argentina está quebrada.

En muchos sentidos pero, sin dudas, está quebrada económicamente. Y está así principalmente porque gran parte de la política, que desconoce el concepto de “bienes escasos”, viene planteando sistemáticamente como solución normativas enfermizamente regulatorias. También está quebrada porque un gran porcentaje de los políticos argentinos no saben cómo se administra ni un kiosco, no saben lo que es el riesgo de invertir, el estrés de no tener para pagar sueldos o de tener una demanda laboral que te lleve a la quiebra. Y a eso se suman las corporaciones empresarias de la política, pero esto, creo yo, es una consecuencia de lo anterior. Este sistema nos trajo a ejemplos como el del gobernador de La Rioja, que explica la razón de las 42 empresas públicas, entre ellas una fábrica de pasas, una bodega y una empresa de internet (?) y que por su “valor social”, a su entender, es indiferente que ganen o pierdan plata. Tristemente hay miles de ejemplos en todo el país: como ministro escuché a intendentes hablar durante horas de proyectos faraónicos, sin tener en cuenta el costo que tendría la operación del servicio, quién lo pagaría, ni cómo se financiaría. El tren de pasajeros a Mendoza es un ejemplo que supera todos los récords. Hay miles y miles más. Vuelvo a La Rioja, donde el gobernador hizo una empresa estatal aérea hace un par de años y ya la cerró.

La gente hoy entiende la realidad mejor que los políticos. Sabe que como país estamos económicamente quebrados, que las cosas tienen un valor y que todo lo que se promete como gratis o barato, alguien lo paga, generalmente los que menos tienen. Por eso votó como votó.

-La oportunidad de crecer: cambiar radicalmente el sistema.

Lamentablemente no hay chance de hacerlo por medio del consenso absoluto. Ese consenso, hoy, es no cambiar. Porque muchos de los que legislan, muchos de los que gobiernan no quieren cambiar. A ellos no les conviene. Estoy convencido de que para que la política entienda, tienen que estar en la misma situación que todos los argentinos. Tienen que entender que realmente nuestro país está quebrado. Claramente será una dinámica compleja y los próximos meses van a ser realmente duros. Durísimos. Y si el Gobierno Nacional gana esta batalla contra el sistema que nos trajo hasta acá, es probable que el país cambie, que desaparezcan aquellos que se perpetuaron en un estado cada vez más grande. Tal vez ahí, se potencien los valiosos y los nuevos que llegan a la política para transformar y hacer. Y esta batalla contra el sistema que está enraizado en cada trámite, cada papel, cada formulario, y cada normativa que nos empobrece día a día, será sólo la primera de muchas, pero la más importante.

Es una batalla entre el cambio profundo con desarrollo y el status quo decadente. Ayer pareció ganar el status quo decadente. Ya sabemos quienes apuestan a que el Gobierno Nacional pierda la pulseada. Pero si la gana cambiará Argentina, quizá para siempre, subiéndose al tren del desarrollo y el crecimiento. Sin dudas, eso generará un quiebre, un cambio profundo en la forma de hacer política en Argentina.

Hacer requiere política y la política sin gestión, no existe, es verso. Acá veo una enorme oportunidad de mejora. Hay cientos de argentinos capaces, profesionales y honestos que están listos para liderar los procesos de gestión y transformación que hacen falta. Gestionar bien, no es ni más ni menos que la titánica tarea de llevar adelante los cambios que empuja, por ejemplo, la ley que está en debate hoy. La política está para habilitar que se puedan hacer transformaciones profundas, porque las normas no cambian un país por sí solas, pero sí posibilitan que suceda. Las buenas leyes, le quitan las cadenas a un país apretado por un sistema que no le permite a los argentinos ser en el libertad. Con una buena gestión, en cada organismo y en cada decisión que se tome, hará que eso transforme la vida de los argentinos.

*Concluyendo: Hay una oportunidad histórica de patear con todo el avispero y hacer lo que nunca se hizo en nuestro país. Nosotros marcamos el camino entre el 2015 y el 2019. La situación actual requiere algo mucho más profundo. Algo que no sé si hubiésemos podido hacerlo nosotros en esta nueva etapa. No importa quién lo haga. La situación requiere grandeza, despojarse de especulación partidaria. Sólo así podemos ganar estas batallas que nos generó la mala política y encauzar la vida diaria y el futuro de todos los argentinos. Como ya dijo alguien alguna vez: ¡Es hoy, es acá, es ahora!”

LA NACION

Conocé The Trust Project

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Un hincha le dio una ayuda a un jugador de River antes del Superclásico y recibió una respuesta inesperada

A través de las redes sociales se viralizó este...

La Ciudad realizará unacolecta de residuos electrónicos

La Ciudad realizará una nueva colecta de Residuos de...