La industria cayó 1,7% en 2023 y anticipan que seguirá en baja este año

El 2023 fue un año negativo para la industria, con una caída de la actividad de 1,7%, según el Indice de Producción Industrial del Estudio Ferreres. El relevamiento muestra que en diciembre la producción manufacturera se contrajo 6,4% al comparar con igual mes del año pasado.

El de diciembre fue el retroceso más marcado para este indicador desde diciembre de 2020.

«La actividad industrial terminó el año con una nota negativa, acelerando su proceso contractivo. Luego de un salto al comienzo del año, la tendencia general en la industria fue de caída, llevando a una contracción de 4,5% intertrimestral en el tercer cuarto, sobre la cual ahora se suma una baja de 1,8% del cuarto trimestre respecto del anterior», indica el informe.

Entre los rubros, en diciembre sorprendió la fuerte retracción que mostró la industria de metales básicos, con una pérdida de 25,8% anual, seguido por nuevas bajas en alimentos y minerales no metálicos, los dos sectores que en el acumulado del año mostraron las mayores caídas.

Las trabas para contar con insumos importados es la causa principal de la caída de diciembre. Según la Cámara Argentina del Acero, la dificultad para el acceso a insumos y materias primas importadas que se viene repitiendo desde hace más de seis meses terminó por impactar en la actividad productiva del sector.

«La perspectiva para 2024 no es buena: el consumo interno permanecerá por lo menos por varios meses en niveles bajos, afectando la demanda agregada, y quedan aún dudas sobre la evolución que tendrán varios sectores industriales en el modelo económico y productivo que impulsa el actual gobierno», apuntan desde el Estudio Ferreres.

Una de las caídas más drásticas del año fue la del sector alimenticio, que registró una baja de 8,8% en diciembre, la decimotercera de forma consecutiva. Con esto acumula para el total del 2023 una contracción de 8,2%.

Aquí tuvo un efecto central la sequía. Como en los anteriores meses, el bajo nivel de actividad en los molinos producto del faltante de grano fue el factor fundamental para explicar la merma.

A esto se suma una contracción de la faena bovina de 11,2% anual, en un contexto donde los productores restringieron la oferta ante la incertidumbre del cambio de gobierno, los anuncios macroeconómicos y la devaluación del peso.

Por su parte, el sector automotriz la producción mostró una merma en la comparación anual de 0,4% para diciembre, alcanzando un total de 610.715 vehículos, un 13,7% más que lo registrado en 2022.

Para las pymes la situación es más compleja. La producción de las pequeñas industrias según datos de la CAME descendió 26,9% interanual en diciembre y cierra el 2023 con una caída de 2,6%.

«La significativa depreciación de la moneda, la escalada de la inflación posterior a las elecciones y los cambios en las regulaciones de importación, que impidieron realizar compras durante algunas semanas, entre otras cuestiones, crearon un entorno marcado por la elevada incertidumbre y la disminución del consumo, factores que obstaculizaron los niveles de producción en el conjunto del sector manufacturero», sostiene la CAME.

Además, detallan que por la suba de precios hubo períodos sin cotizaciones, «con tasas elevadas de escasez de insumos, lo que llevó a que numerosas empresas suspendieran operaciones durante algunos días o adelantaran las vacaciones de su personal».

En diciembre, el 53,4% de las pymes industriales reportó dificultades para reponer stocks, especialmente en la obtención de materias primas e insumos.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Ciudad corta otro tramo de la calle San Juan por obras de AYSAM

La empresa provincial de servicios AYSAM avanza en las...

Perdonar no es olvidar

Muchas de las relaciones humanas finalizan por...

Un Gobierno monotemático

Hay una frase de Mahatma Gandhi que podría parecer...