La dura crítica de un escritor español a Nadal por su desembarco en Arabia Saudita: No vayas, Rafa

Alejado de la acción del circuito mientras se recupera de un microdesgarro muscular que sufrió en el arranque de su temporada en Brisbane, el primero que jugó tras un parate de un año, Rafael Nadal quedó en el centro de la polémica cuando fue anunciado el lunes como nuevo embajador de la Federación de Tenis de Arabia Saudita, donde en el futuro planea instalar una nueva sede de su academia. El español afirmó que su objetivo «promover el tenis y llevar más oportunidades a las nuevas generaciones de jugadores saudíes». Pero se transformó en el blanco de las críticas, que condenaron su nueva sociedad con un país con un largo historial de violaciones de los derechos humanos.

Desde sus seguidores en las redes sociales hasta conocidas personalidades del España levantaron la voz para cuestionar su relación con el régimen saudí y expresar su desilusión por la elección de quien es una leyenda viva de la raqueta y un ídolo mundial, no solo por su carrera deportiva, si no también por su calidad humana (que muchos hasta se animaron a cuestionar).

Una de las opiniones que más ruido hizo en el Viejo Continente fue la del periodista y escritor Manuel Jabois, que en su columna para el diario El País titulada «No vayas, Rafa» se pregunta: «¿Qué lleva a una figura como él a anunciar un acuerdo con Arabia Saudita?». Y concluye: «Es dinero, son negocios».

Tras hacer un pantallazo por un par de las transgresiones cometidas por el gobierno de ese país y algunas de las reglas del conservador régimen saudí, Jabois asegura que Nadal -«considerado uno de los grandes deportistas de la historia y alguien que protege extraordinariamente aquello que no puede ganar con la raqueta ni con el dinero: el cariño de los millones de fans, su extraordinaria reputación como tenista ejemplar, de comportamiento intachable, solidario, generoso, atento»- es «un hombre informado, sabe esas cosas».

Growth and progress that’s important to see and the STF is working on that.

In a recent visit I saw the interest in both aspects and I want to be part of that role of growing the sport of tennis around the world.

The kids are looking to the future and I saw they are passionate… pic.twitter.com/vF3VaJXazH

— Rafa Nadal (@RafaelNadal) January 15, 2024 «¿En qué momento no cree que él, o Jon Rahm, o Cristiano, o Karim Benzema, no son felices instrumentos con aspiraciones legitimadoras de la tercera dictadura del mundo que más aplica la pena de muerte, uno de los países que más asfixia la libertad de expresión, la libertad sexual, los derechos humanos? Si no es dinero, ¿por qué elige ese país y no otro?», reflexiona.

Y cierra: «El tenista español, inmerso probablemente en su último año en el circuito, no necesitaba esto. (…) Esta vinculación le deja en la posición delicada».

Arabia Saudita fue ganando terreno y protagonismo en los últimos años en el «negocio» del deporte mundial, atrayendo estrellas y eventos de disciplinas tan diversas como el fútbol, el automovilismo, el golf y, ahora, el tenis, entre otros. Desde ese país aseguran que el objetivo es diversificar una economía que hoy depende exclusivamente de la producción y exportación de petróleo. Sin embargo, en el Mundo Occidental sostienen que esa «avanzada» encubre un intento de lavar su imagen. Y para quienes se encolumnan detrás de esa opinión, Nadal se transformó en una nueva herramienta del régimen saudí.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Un árbitro ayudó a un equipo a ser campeón y festejó con el plantel: la tajante decisión que tomaron con él

El colegiado había sido suspendido en 2021 por “conductas...

El ajuste avanza y ya hay miles de trabajadores menos desde el cambio de gobierno

En medio de un proceso de fuerte sinceramiento de...

Se viene otra edición de la Mateada Patriótica en la Ciudad

La Ciudad de Mendoza invita a mendocinos y turistas a...