Otra ahogada en la Patagonia: se zambulló para rescatar a su hijo y murió en una trampa de un canal de riego de Neuquén

En la calurosa tarde del último día del 2023, la paz se volvió una pesadilla en la localidad de China Muerta, en Neuquén. Alejandra Fredes (41) pasaba el día junto con su hijo de seis años. De pronto, el chico comenzó a ahogarse en un canal de riego en el que se refrescaba. Ella se zambulló, desesperada, para rescatarlo. Logró salvarlo, pero la mujer quedó atrapada en una trampa del canal, un efecto conocido como «sifón», y murió.

Alejandra Fredes era de La Plata, pero hace algunos años se había mudado a Neuquén junto con su hijo, que este miércoles cumple 7 años. Trabajaba como preceptora en una escuela de Plottier, 14 kilómetros al oeste de la ciudad de Neuquén, además de algunos emprendimientos personales.

El domingo se instaló a pasar la tarde a orillas de un canal de riego, junto con su hijo. El momento crítico llegó cerca de las 16, cuando el nene jugaba con un inflable dentro del agua y quedó atrapado en un remolino. Los gritos alertaron a Alejandra, que no dudó y se zambulló para salvarlo. Contra la corriente y la fuerza del agua, lo logró.

Si bien consiguió sacar del agua a su hijo, ella quedó presa de una trampa de los canales de riego: un peligroso efecto al que llaman «sifón».

El canal no estaba habilitado para el baño, aunque sea popular entre los vecinos refrescarse en él en días de altas temperaturas.

Alejandra Fredes, la maestra jardinera que se ahogó en Neuquén. Foto FacebookAlejandra Fredes, la maestra jardinera que se ahogó en Neuquén. Foto FacebookA esa altura ya no sólo los bañistas ayudaban en su rescate. También llegó el personal médico y de urgencias. Lograron sacarla del canal. Una ambulancia la trasladó al Hospital Senillosa, el más cercano. De ahí fue derivada a otro centro médico, el Hospital Castro Rendón, pero fue entonces que se confirmó su muerte a causa de un paro cardíaco.

El niño no sufrió lesiones y está fuera de peligro, aunque aclararon que quedó afectado por el accidente y no brindaron demasiados detalles sobre la situación que se desató el domingo.

«Una persona solidaria»: dolor por la muerte de la maestra jardinera y risoterapeuta que murió en Neuquén

Fredes, que en noviembre había celebrado su cumpleaños número 41, era maestra jardinera. Tenía experiencia en establecimientos de la Provincia de Buenos Aires, donde también trabajó en una escuela rural de Arroyito. Pero hace algunos años, según relató el diario platense El Día, había apostado a su espíritu en busca de naturaleza y se mudó al norte de la Patagonia.

Desde febrero era preceptora titular en una escuela de Plottier, donde estaba afincada. También era profesora de yoga y se maquillaba para convertirse en payasa: era terapeuta de risa infantil, un oficio que aprendió en Chile.

Entre mensajes de tristeza y recuerdos, algunos colegas de Alejandra compartieron su pesar en las redes sociales, destacando su espíritu solidario.

“Abrazamos a las y los compañerxs de la Escuela 267 de Arroyito ante el trágico fallecimiento de la compañera de Nivel Inicial Alejandra Fredes”, indicaron desde la comisión directiva del sindicato docente y agregaron: “Nuestra solidaridad con toda la comunidad educativa y su familia ante tan triste momento”.

Algunos colegas se sumaron a las muestras de dolor y acompañamiento a sus familiares. «¡Tristeza! ¡Abrazo fuerte a la familia y compañeros de una persona solidaria!», escribió un colega de Fredes.

«Es un dolor inmenso tener que despedirte», agregó otra compañera. Otros se acordaron de sus familiares en tan doloroso momento: «Mis condolencias a la familia.Tristeza total», agregó Viviana.

Morir ahogados para salvar a sus hijos: otras dos tragedias recientes en la Patagonia

En los últimos días, además del inicio de las vacaciones, otro factor impulsó a los patagónicas a acercarse a los espejos de agua. Es que la región atraviesa días de altas temperaturas, que llegaron a los 38 grados.

Pero el calor a veces hace olvidar los riesgos y es por eso que en los últimos días otros casos similares se repitieron en la Patagonia.

Javier Francisco Mora (52 años) se refrescaba el sábado en Isla Jordán, a orillas del Río Negro, en Neuquén. Al igual que ocurrió con Alejandra, su hijo se arrojó al agua a buscar una pelota, pero comenzó a ahogarse. Entonces, el hombre se tiró a salvar al chico. Lo logró, pero ya no pudo salir del río. Estuvo cinco días desaparecido hasta que finalmente las autoridades locales encontraron su cuerpo.

El hombre que se ahogó al salvar a su hijo en el río Negro. El hombre que se ahogó al salvar a su hijo en el río Negro. Todo comenzó el sábado 23 de diciembre a las 17, cuando Mora compartió un día de paseo con sus hijos en Isla Jordán, al sur de Cipolletti (la ciudad en la que vivía) y justo en el límite con la provincia de Río Negro.

Minutos más tarde de iniciar el paseo, uno de los jóvenes se tiró al río para recuperar la pelota de fútbol, que había caído al agua. La corriente comenzó a arrastrarlo. Entonces fue su padre quien se arrojó al cauce para salvarlo. El chico salió ileso, pero el hombre fue llevado por la fuerza del río.

A partir de allí comenzó una búsqueda que concluyó cinco días después en la misma zona donde fue visto por última vez.

Judith Yamile Aillapan, de 35 años, murió ahogada tras rescatar a sus hijos. Foto FacebookJudith Yamile Aillapan, de 35 años, murió ahogada tras rescatar a sus hijos. Foto FacebookLa muerte de Mora se produjo horas antes del fallecimiento de la policía Judith Yamile Aillapan, que el lunes 25 de diciembre, en plena celebración por Navidad, se arrojó al río Azul al norte de Lago Puelo para rescatar a sus hijos. Consiguió salvarlos, pero ella fue sacada del agua con graves síntomas de asfixia e ingresó sin vida al hospital.

Según el relato de testigos, a pesar de lograr poner a salvo a sus hijos, la suboficial había quedado presa de las turbulentas aguas, lo que desencadenó una intensa operación de rescate.

Julián Cayún, director de Defensa Civil de Lago Puelo, detalló que el incidente tuvo lugar a unos 200 metros de la confluencia de los ríos Blanco y Azul, donde la turbulencia y el importante caudal complican las situaciones de rescate.

A estos casos se sumaron, también sobre el cierre del año, dos personas que murieron ahogadas en Mina Clavero con menos de 48 horas de diferencia.

AGE

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

La revolución de los esports en Argentina: 9z y Globant firmaron una alianza estratégica

La Globant Tower de Retiro fue sede del anuncio...

Pavos, ovejas y paz: así es la casa de campo de Nicole Neumann que considera su lugar en el mundo

Nicole Neumann se retiró de la vorágine de la...

Brindan cursos anuales y gratuitos de inglés en Ciudad

La Ciudad de Mendoza brindará cursos anuales y bimestrales de...