Nicolas Cage, a punto de cumplir 60 años, y un sueño que se transforma en pesadilla

El 7 de enero cumple 60 años y Nicolas Cage está más permeable que nunca a la voluntad de sus hijos. Fue Weston (32), el mayor, el que lo obligó el año pasado a mirar la serie Breaking Bad, justo él que era un negado de la televisión, y se convirtió en una epifanía, ahora quiere estar como sea en ese medio.

En el otro arco, su beba August Francesca, que cumplió un año en septiembre, lo hace querer priorizar la familia por sobre el trabajo.

Se la escucha “hablar” en una habitación cercana a la de Nick, mientras realiza una conferencia de prensa virtual con medios de todo el mundo. Se nota que la beba está pidiendo atención y que sus gemidos forman parte de la banda sonora de su casa.

Nicolas Cage lleva casi 40 años haciendo películas, más de 100 en total, y ahora asegura que le quedan todavía unas más por contrato, pero que después va a explorar la TV, sobre todo la que se da por episodios (léase series).

Aunque llega tarde al fenómeno, aprecia lo que puede realizar si elige personajes ricos como Tony Soprano (de Los Soprano) o Walter White (de Breaking Bad).

Se imagina lo fantástico que podría haber sido si su película Dream Scenario, por la que acaba de ser nominado a un Globo de Oro, hubiera estado en TV. Un sueño por capítulo.

Como sea, se ve viajando menos, quedándose cerca de su esposa, la japonesa Riko Shibata, y de Francesca.

Nicolas Cage cuenta que se tuvo que acostumbrar a ser un meme. Foto: AFP Nicolas Cage cuenta que se tuvo que acostumbrar a ser un meme. Foto: AFP

Lo que sueña la gente

En la película, una comedia negra dirigida por un cineasta noruego, Nicolas Cage interpreta a un profesor de biología con poco carisma, que lleva una vida gris hasta que un día se vuelve viral cuando empieza a entrar involuntariamente en los sueños de la gente.

Lo llevan a la TV, le ofrecen publicidades y hasta un encuentro con el ex presidente Obama. Disfruta de su nueva fama hasta que los sueños en los que simplemente pasaba caminando se convierten en pesadillas. Lo comparan a Freddy Krueger. Empiezan a odiarlo. Lo cancelan.

Dice que el guión le encantó, que es uno de los mejores que leyó en su vida, junto a Adiós a Las Vegas (con el que ganó un Oscar), Educando a Arizona y El ladrón de orquídeas.

Pero que también le hizo acordar de una experiencia personal que pensó que podía llegar a volcar en la construcción del personaje.

“Un día decidí googlearme y encontré que habían hecho un collage con escenas de mis personajes más perturbados, totalmente fuera de contexto. Y me tuve que acostumbrar a ser un meme, como en el que estoy diciendo que voy a robar la Declaración de la Independencia en la película La leyenda del Tesoro Perdido. Verme convertido en meme me confundió, me frustró, perdí el control de mi imagen y esa emoción es la que quise poner en ese profesor al que le van a pasar cosas tremendas sin que pueda evitarlo”, dice.

Nicolas Cage, en Nicolas Cage, en «El agran asalto». Ahora quiere hacer televisión.Su papá, al que remite todo el tiempo en sus entrevistas, era profesor de literatura y murió a los 75, por eso asegura que ahora que va a cumplir 60 sabe que le quedan por lo menos 15.

Caprichosa aritmética que lo fuerza a planear sus probables últimos 15 años de vida, siempre experimentando aunque seguramente visitando otros géneros. ¿TV? ¿Broadway?

El eterno estudiante

Se define como un estudiante y le gusta usar el cine independiente como un laboratorio.

Actuar le parece terapéutico. Ha tenido películas muy taquilleras, como Contracara, pero se niega a repetir su experiencia del año pasado, cuando hizo de Nicolas Cage en El peso del talento.

«Todo actor se esconde detrás de su personaje y yo tuve que hacer de mi mismo. Fue una experiencia horrible y genial a la vez. De esas en las que aprendés, porque te incomodan”. No volverá a pasar, promete.

Convertirse en fenómeno viral no le gustó. La cancelación que sufre su personaje en la película menos, pero entiende que no va a desaparecer.

«Adiós a Las Vegas», la película con que Nicolas Cage ganó el Oscar. Cita a Alan Moore, el creador de la novela gráfica Watchmen. Lo vio en un documental y le impactó que mucho antes del nacimiento de la internet la estuviera prediciendo a lo Nostradamus, “de cómo la información iba a llegar rápido y todos íbamos a saber cómo usarla, como si fuera una especie de inconsciente colectivo, como decía Jung”.

«Cuando te hacés famoso hay quienes dicen que vos firmaste para eso y que ahora te la tenés que bancar -reclama Nicolas Cage-. Y no es así, vos no firmás nada, simplemente actuás”

Más Noticias

Noticias
Relacionadas