martes, 16 julio, 2024

Cuáles son las razones por las que Kicillof quiere que la Bonaerense no investigue más los casos de narcotráfico

El planteo fue sorpresivo y contundente. Axel Kicillof quiere quitarle a la Justicia bonaerense la intervención en los delitos conocidos como “narcomenudeo”. Es decir, que una denuncia por venta de drogas en un barrio o por tráfico de “pocos gramos” no pueda ser investigada por un fiscal de la provincia. Y propuso volver a un esquema previo a 2005, en el que esas acciones penales eran tratadas por el fuero federal.

El gobernador dijo este viernes en un acto por el 202° aniversario de la creación de la Policía provincial, en la Escuela Juan Vucetich: «Necesitamos que el tratamiento de los delitos vinculados al narcotráfico, a los delitos complejos y al narcomenudeo se vuelvan a integrar». Y agregó que «es el ámbito federal el que debe hacerse cargo de algo tan complicado«.

Hasta 2005 funcionaba como lo pidió ahora. Desde las actividades de una organización con formato de “cartel” hasta el “transa” que estaba en una villa del conurbano o en la puerta de un espectáculo masivo: todo se denunciaba en la Justicia Federal.

Entonces, el ministro de Seguridad, León Arslanián, y su jefe político, el ex gobernador Felipe Solá, empujaron y lograron modificar la ley para “desfederalizar” los casos de narcomenudeo y delitos menores relacionados con estupefacientes.

Solá sostenía este argumento. Los juzgados federales sólo persiguen a las grandes bandas y dejan sin castigo el menudeo de drogas ilegales. La reforma buscaba que la población tuviera mayor número de ventanillas, y más cercanas, para denunciar casos de venta de drogas, porque consideraba que la falta de infraestructura en la Justicia Federal hacía que “se deje de lado al chiquitaje” que “inunda de droga a nuestros pibes”.

Eso hizo que la Policía Bonaerense entrara de lleno en el “combate” contra las drogas. Y que los tribunales provinciales queden abarrotados de expedientes sobre este delito.

Kicillof quiere revertir esa situación. Es otra muestra del formato pendular que adoptaron las políticas de seguridad pública en la Provincia en los últimos 25 años. Algunas de sus razones: «Una de las problemáticas más graves y preocupantes del planeta es el narcotráfico. En estos cuatro años de su gestión se iniciaron 98.000 causas y sólo hubo resultados en 9.200. Otras 82.600 están en espera». Son los números del desborde.

Kicillof en el acto en la Escuela Juan Vucetich en el que planteó cambios en la investigación de las causas por narcotráfico.Kicillof en el acto en la Escuela Juan Vucetich en el que planteó cambios en la investigación de las causas por narcotráfico.Pero habría otros motivos que no se exponen en público. Uno sería que la Bonaerense termina involucrada en casos cada vez con mayor frecuencia. Y la posibilidad de derivar hacia fuerzas que maneja la Nación estas causas complejas. Que se haga cargo Patricia Bullrich, ministra de Seguridad del gobierno de Javier Milei, sería otro de los argumentos que se mezclan con la política.

«Hay que unificar los delitos de narcotráfico en la esfera federal. Vamos a trabajar con los instrumentos necesarios para que esto vuelva a ocurrir. De otra manera, no vamos a resolver este problema más allá de los esfuerzos del Ministerio de Justicia o de la Policía, porque hay una separación en la cadena de investigación y en el tratamiento judicial de un delito que, al final, es el mismo: narcomenudeo y organizaciones internacionales«, reflexionó Kicillof.

Sería necesaria una reforma en el Congreso de la Nación. Es que la llamada «desfederalización» de los delitos de menor cuantía (previstos en la ley 23.737) derivó en el dictado de ley 26.052. Habría que derogar esa normativa.

O está la alternativa de revertir la adhesión de Buenos Aires a la ley 26.052. Porque el Congreso dictó la reforma y las provincias debían sumarse de manera voluntaria como dicta el sistema federal de gobierno. Otras jurisdicciones que adhirieron son Salta, Entre Ríos, CABA y Córdoba.

En el resto del país funciona como pretende ahora Kicillof. Por eso, en La Plata explicaron que «buscaríamos un acuerdo con el resto de las provincias para enviar una nueva ley al Congreso«.

No es momento de discutir este tema. Reconocemos que existe un conflicto sobre todo por problemas con la Bonaerense, pero ahora la Policía Federal no tiene elementos, logística ni infraestructura para ese abordaje tan amplio en especial en el Conurbano”, dijo un funcionario del área de Seguridad de Nación a Clarín.

El fuero penal de la Justicia Federal tiene menos del 10% de la estructura judicial de Provincia en territorio de Buenos Aires. Investiga los casos de organizaciones narcos, pero el gobernador pretende que los de narcomenudeo y vinculados a delitos complejos -hoy a cargo de la justicia ordinaria- también sean investigados bajo esa órbita «para que haya coordinación».

Desde el Poder Ejecutivo se indicó que la idea es impulsar una reforma «para conectar la justicia federal y provincial y que no haya disociación en las investigaciones de delitos por droga».

La presentación en la Vucetich fue el primer acto del nuevo ministro de Seguridad provincial, Javier Alonso. Reemplazó a Sergio Berni, quien completó los cuatro años del primer mandato de Kicillof. Ahora, el militar y médico que exhibe un alto perfil con presencia en medios fue elegido senador provincial y ocupará una banca en ese recinto. También seguirá vinculado a la fuerza como rector del Instituto Universitario Juan Vucetich.

La Plata. Corresponsalía

AS

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

La Ciudad emitióBonos Verdes por 500 millones de pesos

La Municipalidad de la Ciudad de Mendoza realizó su primera emisión...

Asaltos de carne: el brutal plan de Rusia para ganar terreno en la guerra de Ucrania

En el frente, los soldados ucranianos utilizan un término...

El drama que vivió Matt Damon y su esposa argentina en Grecia: Los amenazaron con

Matt Damon es uno de los actores...