Cruel espera de 60 familias que reclaman contra reloj un alimento clave para sus hijos

Una lata de leche medicamentosa de 400 gramos cuesta como mínimo 20 mil pesos y alcanza para tres días. Multiplicado por el mes son 200 mil pesos. Pese a que la cobertura al 100 por ciento para chicos con algún tipo de alergia, trastorno digestivo o enfermedad metabólica está prevista por ley, la realidad indica que el derecho no siempre está garantizado.

Desde febrero, un padre que sufrió el problema de acceso en carne propia decidió ponerse el obstáculo al hombro y no sólo tratar de resolver su caso, sino también ayudar a otros que están pasando por lo mismo. Cuenta que desde entonces ya recibió reclamos de 240 familias, de las cuales 85 tuvieron que judicializar la demanda y 60 todavía esperan el fallo definitivo.

“Los mayores obstáculos los ponen las obras sociales sindicales y las prepagas más chicas. Las prepagas más grandes cuando se dicta un amparo lo cumplen, pero con las chicas pasa que los ignoran y ya hay que entrar en la alternativa de que las multen por incumplimiento, se hace muy difícil”, cuenta a Clarín Leandro Desplats, que recibe unos diez reclamos por semana de este tipo.

Según sus registros, la cifra de reclamos se duplicó en el último tiempo: “Son familias con hijos que presentan disfagia, síndrome de Down, hidrocefalia, alergias alimentarias, duodenitis y trastorno motor del esófago. Muchos tienen Certificado Único de Discapacidad y, aun así, las prestadoras les niegan la provisión de las fórmulas medicamentosas”.

Desplats agrega que “la mayoría de los reclamos son directamente por negativas o bien limitaciones en la prestación. Muchas negativas son infundadas y las limitaciones más frecuentes son por la edad del niño o niña o topes en la cantidad de latas que incumplen las cantidades mensuales que pide el médico”.

La leche medicamentosa de prescribe para determinados cuadros digestivos o de alergia a la leche común. Foto: ThinkstockLa leche medicamentosa de prescribe para determinados cuadros digestivos o de alergia a la leche común. Foto: ThinkstockLa ley nacional 27.305, sancionada en 2016, conocida como Ley de leches medicamentosas, obliga a las obras sociales y prepagas o -en el caso de que la familia no cuente con seguridad social- al Estado a cubrir este producto al 100 por ciento.

Pero lo que debería ser un trámite transparente bajo el amparo de la norma, a veces alcanza ribetes oscuros. La nutrición de los bebés es puesta en juego, con la crisis como telón de fondo. Una coyuntura tormentosa que por un lado acota las posibilidades de acceso y por otro parece tolerar ciertas transgresiones sin paraguas legal que aguante.

Las leches más litigadas son las fórmulas “Comfort” (indicada para trastornos digestivos) y las fórmulas especiales para chicos con alergias alimentarias. “Las leches especiales son indispensables tanto para el crecimiento como para el óptimo desarrollo de los niños”, subraya.

La APLV (alergia a la proteína de leche de vaca) es la alergia más frecuente de la infancia. La prevalencia se encuentra en aumento y distintas investigaciones indican una incidencia de entre el 2 y el 3% durante el primer año de vida.

Las leches medicamentosas necesitan prescripción médica. Cuando el pediatra -o en su defecto el especialista- las receta debe justificar el diagnóstico, luego de lo cual el sistema debería proveer el alimento sin costo. Sin embargo, cuando eso no fluye la puja suele terminar en Tribunales.

“Frente a una negativa, apoyamos a las familias en forma totalmente gratuita y, cuando es necesario, acudimos a la Justicia con amparos. Pero todo esto implica una carga emocional muy grande para toda la familia y muchas veces una interrupción en la alimentación del niño, que conlleva una gran angustia de todo el grupo familiar”, alerta Desplats.

Las leches se retiran en las farmacias que la cobertura médica le indica al afiliado. Foto: Los AndesLas leches se retiran en las farmacias que la cobertura médica le indica al afiliado. Foto: Los Andes“Llamativamente, muchos financiadores persisten con la estrategia de negar o limitar sistemáticamente la prestación, dificultando el acceso con burocracia e infinidad de requisitos para acceder a la autorización. Llevan a las familias a niveles altos de desesperación, agotamiento, frustración e impotencia”, describe.

Dicho panorama, según este padre y abogado, hace “que muchos desistan del reclamo, ya sea haciendo un gran esfuerzo económico para adquirir las leches, acudiendo a grupos de donaciones o intercambios en redes sociales, o inclusive adquiriendo latas en un mercado paralelo en donde se desconoce la procedencia y el estado. Muchas veces son víctimas de estafas”.

Un escenario dispar

¿Es realmente tan difícil lograr que la ley se cumpla para acceder a las leches medicamentosas? El escenario es dispar y todo depende de la obra social o prepaga con la que cada persona cuente. Clarín consultó a dos grandes actores del sistema, OSDE y Galeno, que contaron cómo manejan el tema con sus afiliados.

“Es muy simple acceder a la cobertura, no hay trámite ni autorización alguna. Lo único es que la mamá debe tener la credencial del Plan Materno Infantil (PMI) que se otorga a todas las mamás hasta el año del vida del bebé (12 meses cumplidos)», explicaron fuentes de Galeno.

«Con esa sola condición y en caso de necesitarlo se otorga la cobertura automáticamente de hasta 4 kilos al mes, y la pueden adquirir al 100 por ciento de descuento en toda la red de farmacias adheridas, que son las habilitadas para la compra de cualquier medicamento con descuento”, agregaron.

Desde OSDE dijeron: «Las leches medicamentosas son fórmulas destinadas al tratamiento de cuatro patologías o condición específicas en lactantes: ERGE (Enfermedad por reflujo gastroesofágico), APLV (Alergia a la proteína de la leche de vaca), IL (Intolerancia a la lactosa) y RNPT (Recién Nacidos Pre Término, Prematuros). Cubrimos lo que indica la Dirección Nacional de Maternidad e Infancia del Ministerio de Salud”.

Y agregaron que “en todos los casos es necesaria una indicación médica. Se analiza cada caso particular y se ajusta a cada paciente, según lo que aconsejan la Sociedad Argentina de Pediatría y las guías de práctica clínica en pediatría. Se consensúa con expertos y se evalúa según evidencia científica”.

Las familias que estén sufriendo negativas o demoras en la provisión de las leches medicamentosas pueden contactarse al Instagram al sitio web www.lechesmedicamentosas.com.ar o al teléfono + 54 9 11 6554-3565.

PS

Más Noticias

Noticias
Relacionadas