Es abogado, defendía a los presos en las cárceles y dejó todo para vivir de la respiración en Costa Rica

Mario Novaro Hueyo renunció a su trabajo como defensor oficial luego de visitar una comunidad ecológica en Brasil. Con el propósito de superar traumas del pasado, se mudó a un pueblo paradisíaco junto a su pareja y transformó su vida.

Mauricio Luna

18 de noviembre 2023, 05:55hs

Video PlaceholderMario abandonó su trabajo como abogado y ahora ofrece terapias para respirar mejor en Costa Rica (Video: Instagram @marionovarohueyo).

Mario Novaro Hueyo se define como un coach de la vida que con especialización en trauma. Un renacedor. Un hombre que saltó al vacío para dejar atrás un dolor familiar que lo llevó a estudiar una carrera que ni siquiera se atreve a mencionarla en su biografía.

Nacido en Capital Federal, hijo de un psiquiatra y una artista plástica, hermano de una cantora y un cocinero, sufrió la separación de sus papás cuando tenía solo seis años. “Mi papá cayó en las drogas. Él trabajaba con adictos y sentía tanta presión que lo llevó a consumir. Eso ocasionó que mi mamá y él no volvieran a estar juntos”, explicó a TN.

Leé también: El amor prohibido de Mara: se enamoró a los 18, su mamá se interpuso y 40 años después lo fue a buscar

La historia de Mario se hizo viral luego de compartir su testimonio en un video que superó el millón de reproducciones en Instagram. Actualmente radicado en Costa Rica, ofrece un programa de respiración luego abandonar su trabajo como abogado en el Ministerio Público de la Defensa y formarse como terapeuta.

“La separación de mis viejos fue desafiante para mí. De chico comencé a buscar respuestas al sufrimiento y de adolescente me empezó a interesar la filosofía y la psicología. Me hice muchas preguntas, sobre todo cuál es el sentido de la vida”, recordó.

Mario abandonó su trabajo como abogado luego de vivir en una comunidad ecológica en Brasil (Foto: Instagram @marionovarohueyo).

Mario abandonó su trabajo como abogado luego de vivir en una comunidad ecológica en Brasil (Foto: Instagram @marionovarohueyo).

Por temor a repetir la historia de su padre, la cual consideró como un fracaso, se apoyó en el ejemplo de su abuelo materno, abogado comercial, que luego de terminar la secundaria lo incentivó a estudiar lo mismo.

“Era ir a lo seguro”, dijo Mario, que agregó: “A los 19, en medio de la carrera, hice un viaje a Bolivia y Perú que cambió mi perspectiva de la vida. Observé alternativas a lo que tenía como referencia en mi familia y encontré que podía elegir entre otras opciones”.

A su regreso, continuó y terminó la carrera, aunque abandonó la rama comercial para dedicarse a los derechos humanos. “Busqué una veta social, y al año comencé a trabajar como defensor público para quienes estaban privados de su libertad”, contó.

Mario está en pareja con Sofía, con quien vive en Costa Rica (Foto: Instagram @marionovarohueyo).

Mario está en pareja con Sofía, con quien vive en Costa Rica (Foto: Instagram @marionovarohueyo).

“Pero sentía un vacío enorme, porque por más que lo que hacía contribuía a la sociedad, no era yo. No le podía dar canal a mis dones y mis talentos. Era lindo socialmente, pero mi ser no podía expresarse a través de ese instrumendo”, sostuvo Mario.

Decidió tomarse vacaciones y visitar a su hermana, que por aquel entonces vivía en una comunidad ecológica en Brasil, precisamente en un lugar llamado Piricanga. “Entré en una depresión muy grande y ahí vi mucha gente que vivía en coherencia con ellos mismos. Coherentes entre los que decían, pensaban y hacían”, precisó.

Este año, Mario viajó a la India para continuar formándose en el yoga (Foto: Instagram @marionovarohueyo).

Este año, Mario viajó a la India para continuar formándose en el yoga (Foto: Instagram @marionovarohueyo).

“Fue tan fuerte el impacto de ver desde afuera lo que mi corazón intuía que era posible, que en ese momento decidí renunciar a la Defensoría. Mandé un mail desde la comunidad y anuncié que me quedaba. Pasé dos años y medio allí”, agregó.

Allí se formó como cocinero vegetariano. Aprendió de alimentación consciente y distintas terapias alternativas. Cuando regresó a Buenos Aires, se formó como coach y comenzó a dar talleres en las cárceles. “Volví a los penales, pero ya no como abogado”, dijo.

Una nueva vida en Costa Rica: en qué consiste la terapia de respiración

“Con el tiempo me di cuenta de que tenía una respiración vieja, que pertenecía a otro cuerpo. El bienestar que estaba sintiendo ya necesitaba una respiración más libre. Ahí me formé como terapeuta de respiración”, indicó Mario.

Luego continuó: “Después de varios años de hacer recorridos de Oriente y Occidente, de lo que nos ofrece la ciencia del yoga, el trauma, llegamos con mi mujer (Sofía) a crear nuestro propio método, que lo que hace es unir las distintas herramientas para usar la respiración y sanarnos a nosotros mismos. Aprender a centrarnos, autoregularnos y calmarnos. La respiración es la única parte de nuestro sistema nervioso que podemos controlar e intervenir”.

Actualmente ofrece terapias de respiración, tanto presenciales como virtuales (Foto: Instagram @marionovarohueyo).

Actualmente ofrece terapias de respiración, tanto presenciales como virtuales (Foto: Instagram @marionovarohueyo).

“Fuimos a Estados Unidos a generar dinero para poder vivir en Brasil. En medio de la estadía, llegó la pandemia. Cerraron todos los países y los únicos que quedaron abiertos eran Costa Rica y México. Tuve la corazonada de venir a Costa Rica, así que tomamos el último avión que dejaron entrar”, explicó.

A las pocas semanas de su arribo, comenzó a brindar sus terapias que “encajaron como anillo al dedo con este lugar”. Junto a su esposa se instalaron en el paradisíaco pueblo de Santa Teresa, en donde lograron comprarse un terreno para construir su casa y brindar programas de respiración, tanto presenciales como virtuales.

Mario abandonó sus tareas sociales en las cárceles para dar un vuelco de 180 grados en su vida (Foto: Instagram @marionovarohueyo).

Mario abandonó sus tareas sociales en las cárceles para dar un vuelco de 180 grados en su vida (Foto: Instagram @marionovarohueyo).

“El salto al vacío fue renunciar al trabajo y quedarme a vivir en la comunidad ecológica. Hoy estoy en Costa Rica, después de cuatro años sigo acá. Lo que aprendí es la importancia de seguir a mi corazón. Durante mucho tiempo dejé de seguirlo por miedos y creencias, pero cada vez que salté al vacío una red me sostuvo. Cada vez que elegí el corazó, la vida me dio lo que necesitaba para hacerlo. Y por muchos momentos fue muy desafiante y tuve mucho miedo, pero hoy estoy infinitamnetw agradecido de haberlo hecho. Porque vivir una vida coherente entre el adentro y el afuera no tiene precio”, remarcó Mario.

“No puedo dar consejos, porque creo que los consejos se piden. Pero sí comparto que lo que más me ayudó es trabajar mis miedos, mis dolores, mis sombras, que abrieron espacio para que este corazón se pudiera expresar”, completó.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

La nueva función antirrobo para Android que bloquea el celular ante un ladrón: cómo funciona

Cualquiera que sufrió el robo de su celular y...

Messi no aparecía, pero Busquets dio una asistencia magistral e Inter Miami volvió a ganar

Con una receta inusual, Inter Miami consiguió una victoria...