Profesores de educación física: la docencia implica «versatilidad y poder reinventarse»

Adriana Carim Foto Alejandro Santa Cruz

Adriana Carim. / Foto: Alejandro Santa Cruz.
La práctica de la docencia de educación física implica «tener plasticidad, versatilidad y poder reinventarse», al tiempo que permite generar un impacto positivo sobre la autoestima en niños, niñas y adolescentes y detectar problemáticas como situaciones de violencia, sostuvieron docentes de esta asignatura en el marco del Día del Profesor de Educación Física que se celebra el domingo.

Adriana Carim (39) es profesora de Educación Física, mamá de Francisco y Federico, en su tiempo libre juega al básquet y desde el 2010 trabaja como docente en el Liceo N°5 D.E. 11 del barrio porteño de Flores.

Durante la primaria, Carim adquirió la convicción de que quería estudiar Educación Física al ser inspirada por Inés, docente de esa asignatura que logró incorporar a uno de sus compañeros con movilidad reducida en las clases, luego de que el joven fuera excluido por otras profesoras.

«En ese momento, llegó Inés a nuestras vidas y nuestro compañero pasó a ser un compañero más. Por este motivo yo quería ser como Inés, además de que siempre me había gustado mucho el deporte», recordó en diálogo con Télam.

Para la profesora, la educación física como asignatura «hace valer el derecho primordial de los niños, niñas y adolescentes a ver, escuchar y sentir físicamente al otro», y agregó que «si a un pibe le pasó algo, en el movimiento se expresa, se puede percibir cómo están, si están felices o tristes».

A su vez, la mayor parte de los estudiantes que van al Liceo 5 provienen de barrios como el 1-11-14, Presidente Illia y Soldati, donde «padecen el tema habitacional, a veces llegan embarrados por las calles de tierra o tratan de venir en grupo porque les roban».

Esta particularidad implicó para Carim desarrollar nuevas estrategias pedagógicas, diferentes a las que había estudiado en un primer momento durante el profesorado.

«Mi forma de ser como profe cambió un montón, a medida de cada grupo que fue pasando fui leyendo otra cosa que no era la misma con la que arranqué. Comencé llena de contenidos y vi que en realidad es por otro lado, como el de mi profe de primaria», sostuvo.

De esta forma, a lo largo de su trayectoria como docente dijo que fue «modificando un montón de cosas con la lectura grupal e individual de los estudiantes» porque «no solo es importante el lanzamiento de handball o el golpe de manos altas, sino cómo llegar a los pibes y pibas de otra forma».

A su vez, el trabajo con la corporalidad durante las clases de educación física también permite visibilizar y detectar diferentes problemáticas que ocurren entre los estudiantes que, en otros casos, pasarían desapercibidas.

«Muchas veces, el profe de matemáticas no se entera si a un alumno le pasó algo en la casa. Me pasó con una alumna que tenía anorexia, ella se sentía mal, estaba más delgada, no comía, pero nadie lo percibió hasta que vino a educación física», relató Carim.

Adriana Carim Foto Alejandro Santa Cruz

Adriana Carim. / Foto: Alejandro Santa Cruz.
Para esta docente, las principales herramientas que su profesión le empujó a desarrollar son «la escucha atenta, cuando un pibe llega y te cuenta algo, junto con la construcción de la confianza y de un espacio de intimidad en la escuela».

Entre los proyectos que llevan adelante con el departamento de expresión del liceo, Carim destacó el proyecto de la celebración del Inti Raymi, que nació de un esfuerzo conjunto durante la pandemia entre los profesores de teatro y música para hacer frente a los alumnos que se alejaban de la escuela durante el aislamiento.

«En el primero que hicimos, se conectaron 70 alumnos y alumnas, hicimos todo un evento en un contexto porque los chicos no tenían dispositivos, tuvimos que buscar estrategias y al final no se querían desconectar», concluyó la docente sobre la experiencia, que desde entonces repiten cada año.

Gabriela «Cuchi» González Campa (33) es profesora de Educación Física recibida en la Universidad Nacional de José C. Paz (Unpaz) y desde hace dos años trabaja en los programas Campamentos Educativos y Colonias Itinerantes del municipio bonaerense de General San Martín.

Estas iniciativas, de las que participan miles de niños, niñas y adolescentes de escuelas públicas del partido, «hacen la diferencia desde el lugar de la empatía y la contención a través del juego, al combinar cuerpo, movimiento y lo lúdico con lo recreativo», señaló González Campa.

La docente, que se caracteriza a sí misma como una «apasionada del deporte», señaló que su trabajo implica el intercambio con estudiantes de diversos sectores, muchos de ellos de barrios vulnerables, pero que «no hay diferencia entre clases», en lo que referido a las situaciones de violencia como el bullying.

En concordancia con Carim, González Campa coincidió que el trabajo con la corporalidad permitió detectar diversas problemáticas, incluidos casos de abuso.

Gabriela Cuchi Gonzalez Camp Foto Alejandro Santa Cruz

Gabriela Cuchi Gonzalez Camp. / Foto: Alejandro Santa Cruz.
Para hacer frente a las situaciones de violencia grupal, destacó la importancia de la «transversalidad» de la educación física «en todo lo que sucede a los pibes, desde lo corporal, lo emocional, la integridad», más allá de lo que ella «pueda enseñar con el cuerpo, con el movimiento, con su cuidado y salud».

En este sentido, remarcó que los profesores son «agentes de salud».

«Saber qué les pasa a los pibes en el intercambio, así sea desde los chistes, para que los docentes podamos brindar otras oportunidades y perspectivas a través del juego», explicó sobre su trabajo diario.

Y agregó que en esos casos también se pone en juego la «plasticidad y versatilidad docente», que representa un «planteo» para generar motivación.

Además, remarcó el impacto de la pandemia, ya que «motriz y socialmente para los pibes fue duro, fue una brecha en la que estuvieron ausentes con su cuerpo y un montón de cosas», pero señaló que desde la docencia «hay que buscar las herramientas».

«La educación física es transversal e impacta en la autoestima porque brinda las posibilidades para hacer cualquier tipo de actividad y de que a alguien se le presente un trabajo o una situación y lo pueda resolver. Entonces, ese es nuestro trabajo para generar como docentes», concluyó.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Ciudad y Malargüe buscan promover el intercambio turístico y cultural

Los intendentes Ulpiano Suarez, de Ciudad de Mendoza,...

El sueño de cuatro estudiantes secundarios: buscan ayuda para viajar a las Olimpíadas de Informática

El equipo argentino de Informática, integrado por cuatro estudiantes...

La desaparición de Loan. Uno por uno, quiénes son los seis detenidos y qué rol habría cumplido cada uno

Tras la decisión de la Justicia federal de Goya...