Crimen del comisario en Banfield: «Si no lo mataba, me mataba a mí»

Gustavo Alejandro Martins (23) fue capturado en Transradio, una localidad de Esteban Echeverría lindera con Lomas de Zamora. Estaba junto a su suegro, en Camino de Cintura y Salta.

Lo encontraron después de varios allanamientos realizados por la DDI de Lomas de Zamora. Martins confesó el crimen a su pareja: «Me mandé una macana, maté al policía. Si no lo mataba, me mataba a mí«, le dijo, según confirmaron fuentes judiciales a Clarín.

Martins fue indagado el martes por «homicidio agravado» en la fiscalía N° 3 de Lomas de Zamora, a cargo de Lorenzo Latorre, y se negó a declarar.

Fuentes judiciales confirmaron a este diario que Martins tiene dos causas previas por robo agravado y que, por la última, cumplió pena hasta el 25 de agosto de 2023, a disposición del Juzgado de Ejecución Penal N° 1, también de Lomas de Zamora.

Estuvo alojado en la Unidad 37 de Barker, en el partido de Benito Juárez, provincia de Buenos Aires, hasta que terminó de cumplir su condena.

Pasaron 37 días hasta que Martins decidió salir a robar y mató a Gustavo Romero (43), un comisario de la delegación La Plata de la División Crimen Organizado de la Policía Bonaerense.

El crimen del policía

Fueron 25 segundos los que necesitaron para cometer el crimen. Romero estaba esperando que su esposa, Daihana Karem Mesa (44), saliera de trabajar en una farmacia ubicada en Hipólito Yrigoyen y Vieytes, en Banfield, Lomas de Zamora.

Las cámaras de seguridad no registraron el homicidio, pero sí la secuencia previa y posterior. En las imágenes se ve cómo tres motos apenas sobrepasan a un auto estacionado y una dobla en U hacia la derecha para retomar por la vereda y regresar unos metros.

El entierro del oficial inspector Diego Romero, de la Policía Federal. Su hermano Gustavo (izq.) sería asesinado once años después. Foto: Andrés D'Elía.El entierro del oficial inspector Diego Romero, de la Policía Federal. Su hermano Gustavo (izq.) sería asesinado once años después. Foto: Andrés D’Elía.Una de las principales hipótesis es que Martins se bajó de la moto en la que iba de acompañante con una campera celeste y se acercó al comisario Romero, parado esperando a su esposa.

Las otras motos se detuvieron en el mismo lugar. Un segundo delincuente, que iba solo, se bajó y se dispuso a acompañar al primero, pero rápidamente volvió sobre sus pasos y escapó. Lo mismo ocurrió con el acompañante de la tercera moto que participó del hecho.

Una de las hipótesis que investiga la Justicia apunta contra Martins. Sería él, según las primeras sospechas, quien abordó a Romero. El resto de sus cómplices no llegó a participar de la escena.

Lo cierto es que, según los testigos, fue en ese momento, que no quedó registrado por los videos, en que Romero sacó su arma reglamentaria para evitar el robo, que finalmente no se concretó.

Video

Se dieron a conocer las imágenes, registradas por cámaras de seguridad, que muestran el momento en el que Gustavo Romero es asesinado por los criminales que pretendían llevarse su moto

El policía murió de cuatro balazos (dos en el pecho, uno en la espalda y otro en la cabeza). Si bien no se llevaron la moto, sí le habrían robado la pistola.

En la escena hallaron seis vainas. No está claro (y dependerá de las pericias) si Romero llegó a disparar dos veces antes de que lo mataran y le quitaran el arma.

La tragedia de la familia

Sobre esa misma avenida al sur del conurbano, en 2012, asesinaron a Diego Fernando Romero (35), hermano de Gustavo, que también era policía pero de la Federal.

Aquel 16 de diciembre de 2012 había ido al supermercado Plaza Vea de Remedios de Escalada, en Hipólito Yrigoyen al 6100.

Diego Fernando Romero, policía de la Federal asesinado durante un robo a un supermercado en Lanús en 2012.Diego Fernando Romero, policía de la Federal asesinado durante un robo a un supermercado en Lanús en 2012.Estaba con su esposa, su hijo y un sobrino. Eran las 18.40 cuando tres asaltantes armados entraron al supermercado para robar la plata de las cajas.

Dos de los asaltantes amenazaron con armas a los cajeros y fueron robando el dinero de cada una ellas. En una esperaba Romero, que ponía los productos en la cinta. Estaba vestido de civil y tenía la pistola en la cintura.

«El policía vio a los dos delincuentes que venían robando las cajas y cuando llegó a la que estaba él con su familia, desenfundó su arma reglamentaria y pretendió evitar el robo», dijo un jefe policial a Clarín en 2012.

Gustavo Romero, padre de dos hijos, aparece junto a su madre en las fotos del velorio de su hermano. Este martes lo despidieron a él en el panteón policial del Cementerio Municipal de Avellaneda.

EMJ

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Cómo decorar tu hogar con plantas de interior: ideas y consejos

Las plantas de interior no solo agregan frescura y...

Taxis y remises se suman al programa Ojos en Alerta de Ciudad

El intendente Ulpiano Suarez junto a los referentes de...

Alertan por un repelente de mosquitos adulterado

Godrej es una empresa multinacional creada en...