la-gente-de-menores-recursos,-casi-sin-acceso-a-los-“precios-justos”Economía 

La gente de menores recursos, casi sin acceso a los “precios justos”

Es porque el sistema de precios congelados se negocia con las grandes cadenas de supermercados. Los autoservicios y almacenes, donde compra la población más necesitada, quedan afuera y cobran más caro.

25/01/2023 19:54

Actualizado al 25/01/2023 19:54

El Gobierno, a través de la secretaria de Comercio concentra toda su atención en negociar con las empresas proveedoras y los supermercados, los acuerdos de precios que logren contener, en alguna medida la inflación. Lo hace a través de la canasta de Precios Justos que mantiene unos 2.000 productos con precios congelados durante cuatro meses y también en el resto de los productos que se comercializan en las góndolas, a los que puso un tope de aumentos del 4% durante el mismo lapso.

 Sin embargo, se trata de estrategias aplicadas sólo para las grandes superficies, donde compran los consumidores de ingresos medios y altos y en cambio, no llegan a los comercios de proximidad donde compran  los consumidores de los segmentos más bajos, precisamente quienes más necesitan beneficiarse con los precios más bajos.

Al quedar excluidos de los acuerdos antiinflacionarios, los comercios de cercanía como los almacenes y autoservicios chinos, que concentran el 60% del consumo, experimentan una brecha de precios cada vez mas grande con el canal “moderno”, como se conoce a los supermercados. Según datos de la consultora Scentia, “desde abril de 2020 se produjo un quiebre en la velocidad de cambios de precios entre canales”.

En agosto del año pasado, la diferencia de precios era del 25% y la tendencia siguió profundizándose. En parte, los súper pueden tener mejores precios al consumidor por el mayor poder de negociación que tienen con sus proveedores a quienes compran mayor cantidad de volumen.

Pero también porque las políticas oficiales de contención de precios, los tiene como históricos y exclusivos protagonistas. La razón principal de esta realidad es el mayor poder de fiscalización de pueden tener los funcionarios en las góndolas.

Algo casi imposible de concretar en los comercios de cercanía caracterizados por una mayor polarización. Yolanda Duran, titular de la Cámara que agrupa a los autoservicios chinos (CEDEAPSA) señala que este sector no está en Precios Justos “no porque no querramos sino porque el Gobierno no nos convocó”, explica.

Según la directiva, los recursos de los comerciantes para no perder clientes, no obstante, pasa por “buscar los mejores precios y y calidades en distintos lugares como mayoristas y distribuidores. Con eso y a pesar de que nos están entregando entre 30% y 40% de la mercaderia que encargamos, estamos haciendo frente a la situación”, describe.

Según Durán, hay escasez de distintos productos como harina, aceite, azucar y polenta entre otros. “Ojala Tombolini y Massa nos tengan en cuenta para entrar en Precios Justos pero como siempre negocian para los grandes y nosotros somos el ultimo eslabón”, dice.

Como resultado, las ventas están muy caídas, según Durán, salvo en los puntos turísticos, actualmente. En 2022, el consumo masivo logró aumentar (1,9%), por primera vez en seis años, según Scentia. Pero esa tendencia positiva se explicó por una suba de las ventas del 3,2% promedio en las grandes cadenas versus una caida del 4,7% en los autoservicios y negocios de proximidad.

Articulos relacionados