jennifer-en-el-paraiso,-los-entretelones-de-la-primera-imagen-photoshopeadaTecnología 

Jennifer en el paraíso, los entretelones de la primera imagen photoshopeada

El paso inaugural de los muchos retoques en fotografía digital ocurrió hace exactamente 34 años.

La primera demo de Photoshop, en 1988. (Video: Adobe)

Jennifer en el paraíso, una foto que muestra a una mujer de espaldas en una playa, tiene mucho en común con Vista desde la ventana en Le Gras, en la que apenas distinguimos dos edificios iluminados por el sol. Esta última fue capturada en 1826 y es considerada la primera fotografía de la historia; la otra inauguró en 1988 el retoque digital de imágenes, esa habilidad que todos conocemos como photoshopeo.

La magia del Photoshop aplanó abdómenes no tan chatos y estiró rostros arrugados, al menos para las portadas de las revistas, en afiches y publicaciones digitales. También creó singulares barrigas sin ombligo y derivó en retoques desastrosos como esa vez en la que Drew Barrimore “perdió” su cadera izquierda en la tapa de InStyle, por mencionar un caso entre los tantos.

Antes de los filtros de Instagram, Snapchat y TikTok, Photoshop fue el máximo emblema de la edición digital de fotografías. En buena medida lo sigue siendo. Esa historia tuvo su minuto cero: fue hace 34 años, cuando se retocó por primera vez una foto a color.

Jennifer in the paradise, el primer paso en la historia de Photoshop

El hombre que vemos en el video que abre este repaso es John Knoll, cineasta, experto en edición de imágenes y uno de los creadores de Photoshop. Allí lo vemos repasando los detalles del programa que creó y lanzó al mercado hacia 1990.

Leé también: Adobe presentó una herramienta que detecta si una imagen fue photoshopeada

La famosa Jennifer era por entonces su novia. La referencia al paraíso no es casual: la foto fue tomada en 1987 en una playa de Bora Bora, en la Polinesia, con la isla To’opua oficiando de paisaje junto a las aguas cristalinas, delante de un cielo celeste con algunas nubes que parecen algodón.

Un detalle de color antes de seguir hablando de los orígenes de Photoshop. Jennifer y John trabajaban en Industrial Light & Magic, una empresa de efectos especiales, y la imagen fue capturada durante sus vacaciones luego de haber trabajado arduamente en Quién engañó a Roger Rabbit, una película que se destacó por juntar en la pantalla a dibujos animados con actores reales.

Otro dato jugoso revelado por The Guardian: el muchacho le pidió matrimonio a Jennifer justo después de tomar esa fotografía. El momento mágico de la parejita se convirtió en histórico. Jennifer en el paraíso fue la primera imagen manipulada con Photoshop, el programa en cuyo desarrollo participó Knoll.

El 34° aniversario de la primera imagen photoshopeada

En Industrial Light & Magic, Knoll descubrió un programa que convertía imágenes en dígitos que podían ser manipulados. Ese software era complejo, muy costoso y requería hardware súper potente.

Leé también: El genio del Photoshop sigue atendiendo a todos los que le piden un retoque digital

Junto con su hermano Thomas, que estudiaba visión artificial en la Universidad de Michigan, John comenzó a desarrollar un programa similar aunque más económico y simple de usar. Según contaron los Knoll, al comienzo se trató de un pasatiempo pero con el paso de los días fueron agregando funciones y el desarrollo avanzaba.

En el camino se toparon con un problema: aunque ahora nos parezca irrisoria la posibilidad de que no existan imágenes digitales, en los 80′s no se conseguían fácilmente. Así, el naciente Photoshop no tenía materia prima para trabajar.

Knoll aprovechó una visita a un amigo que trabajaba en Apple, donde consiguió un escáner, que por entonces era un dispositivo poco frecuente. ¿Qué tenía a mano para escanear? La célebre imagen de su esposa en el paraíso.

Era una buena imagen para hacer demostraciones. Era agradable de ver y había un montón de cosas que podías hacer técnicamente en ella”, recordó Knoll, que tras avanzar en el desarrollo de su software comenzó a dejar una copia en las empresas que visitaba. Otro detalle: el pack incluía la foto de Jennifer, que comenzó a ser modificada.

La mujer que muestra todo el largo de su espalda a la cámara no hace berrinche por el uso de su imagen: “La belleza de Internet es que las personas puedan tomar cosas y hacer lo que quieran con ellas, para proyectar lo que quieren o sienten”, dijo.

Photoshop es como el martillo

Una reflexión tan evidente como cierta nota la ambigüedad del martillo, que puede utilizarse para construir o para destruir. Todo depende de cómo se lo emplee.

A Photoshop le cabe una lógica similar. El programa revolucionó la fotografía, es paradigma del desarrollo de softwares y su popularidad se tradujo en la invención del verbo photoshopear. Al mismo tiempo, con sus 34 años en el lomo este ingenio informático mutó en filtros y ediciones que en ocasiones distorsionan la realidad, con consecuencias en ocasiones peligrosas o nocivas. En todo caso, esto también dependerá de cómo se use la herramienta.

“Cualquier herramienta puede usarse para bien o para mal. Lo realmente (crucial) es la ética del artista que lo usa”, dijo al respecto John Knoll.

Leé también: La revuelta anti-filtros pone en jaque a las redes sociales y a los vanidosos digitales

¿Qué hay de la enigmática Jennifer? The Guardian cierra con una dosis de verdad y otra de poesía al señalar que ella fue “la última mujer en habitar un mundo donde la cámara nunca mentía”.

Articulos relacionados