en-un-ano-se-triplicaron-las-compras-en-el-exterior-con-tarjeta-de-creditoEconomía 

En un año se triplicaron las compras en el exterior con tarjeta de crédito

Para el Banco Central, cada dólar cuenta. Para frenar la caída de reservas apunta a los grandes demandantes de divisas y también al llamado chiquitaje. Esta semana hubo muestras concretas para los dos extremos. Les cerró el grifo a los importadores y también a quienes tienen en la tarjeta de crédito una comunicación con el mercado exterior, para poder comprar fuera del país lo que se pueda.

Para las compras “puerta a puerta” el apretón vino por el lado de prohibir la financiación en cuotas de dichas operaciones. Se están popularizando y los proveedores de este servicio ya hacen publicidad no solo en la web -su hábitat natural- sin que en estos días, como el caso de Tiendamía, se las pudo ver en las transmisiones de los encuentros por Copa Libertadores.

Mirá también

El radar del Banco Central detectó que se está incrementando la salida de dólares por el uso de la tarjeta de crédito para compras en el exterior. Tanto que en el último informe cambiario se puede ver que llegaron a los 1.226 millones de dólares entre enero y mayo. En el mismo período de 2021, esa cifra era de apenas 424 millones de dólares. En otras palabras, en un año se triplicó el monto que se va en dólares por compras con tarjeta de crédito.

Mirá también

Es decir que con el dólar tarjeta (oficial más impuestos) subiendo muy despacio, los usuarios de tarjetas de crédito volvieron a ver ahí una oportunidad, potenciada porque con el dólar paralelo más o menos congelado, y los ingresos en pesos subiendo más o menos cerca de la inflación -los que están regidos por paritarias- creció el poder adquisitivo en dólares. Y ya se sabe lo que pasa cuando el argentino mejora sus ingresos en dólares, aunque sea por poco tiempo, y una devaluación fuerte, como la del mes pasado, vuelve a hacer retroceder varios casilleros a los bolsillos de los argentinos.

Lo cierto es que el dólar tarjeta sigue rezagado frente al resto de los dólares alternativos legales, lo cual permitía hacer un pequeño “arbitraje”. Para compras con tarjeta se paga hoy un dólar a $ 215, mientras que el dólar Bolsa está en $ 248 y el dólar contado con liquidación $ 252. Es decir que vendiendo dólares por la bolsa se obtiene un 15% de diferencia sobre el dólar-tarjeta, lo cual es un incentivo más a hacer compras con la tarjeta si el usuario ya tiene un “canuto” de dólares, siempre que esos dólares están en blanco y se puedan operar a través del mercado bursátil.

En los últimos días, justamente a la par de la mayor cantidad de dólares que se van por la tarjeta de crédito, se empezó a hablar de que el Gobierno estaría estudiando la posibilidad de que los consumos en dólares se paguen con dólares billete. Pero cada vez que surge el rumor en el Banco Central se encargan de desmentirlo.

En verdad la salida de dólares por compras con tarjeta es insignificante si se mira en perspectiva. Los 1.226 millones del período enero -mayo representan apenas el 0,35% del total de dólares -US$ 34.468 millones- que se aplicaron entre enero y mayo al pago de importaciones, según surge del mismo informe cambiario del Banco Central.

Más allá de ese detalle, es evidente, como se dijo más arriba, que el Banco Central pone la lupa sobre cada dólar que sale del país. Y lo de las tarjetas habrá que seguirlo de cerca sobre todo en un año donde, a partir del 21 de noviembre, se juega un Mundial de fútbol y se espera que -pese a todo y como se dice en las canchas “cueste lo que cueste”– habrá muchos argentinos en Qatar.

En resumen: la realidad muestra que el Banco Central insume cada vez más horas hombre en sumar nuevas restricciones para hacer cada vez más difícil el uso de los dólares. La verdad es que ese esfuerzo no hace más que demostrar la inviabilidad del cepo cambiario aunque el Gobierno no tiene chances de levantarlo, aún con récord de exportaciones y los mejores términos de intercambio de la historia.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados