valeria-frias,-una-pionera-de-la-mineria-cripto-en-el-hogarEconomía 

Valeria Frías, una pionera de la minería cripto en el hogar

Las criptomonedas estaban llamadas a transformar el mundo, pero últimamente con cotizaciones que se derrumbaron parecen estar perdiendo ese orgullo inicial. Hay muchos que amasaron una fortuna en este negocio. Y muchos más los que sostienen que seguirán en pie.

Valeria Frías jamás admitirá que estas monedas virtuales no tienen futuro. Y ha montado una micro empresa alrededor de la minería cripto en el living de su hogar. Más aún, acaba de publicar una guía para evangelizar sobre esta iniciativa.

Al compás de la energía subsidiada

Se desconoce el número exacto de estos emprendedores, peo en la Argentina, al compás de la energía subsidiada, se instalaron las llamadas granjas que lo hacen en gran escala. Sobre todo en las zonas frías como Ushuaia por las bajas temperaturas que necesitan las PC de alta potencia para funcionar.

Una granja de criptomonedas

Valeria, 53 años, es licenciada en administración y se desempeña en el aeropuerto de Ezeiza en el área de atención a los usuarios VIP. Se acercó a este filón cuando se separó y tuvo que mantener a sus dos hijos. Intentó invertir en cocheras, inmuebles y hasta en un puesto de flores con el que supo ganarse la vida su abuelo. Al final, se inclinó por “minar”.

Apunta que destinó todos sus ahorros, unos US$ 20 mil, a la compra de una PC de alta potencia, tarjetas gráficas, una placa madre, memoria extra, un disco sólido, ventiladores y hasta una estructura metálica.

Cuneta que estudiar el cómo le llevó dos años. Y detalla que el equipo se prepara con una configuración a través de una aplicación que en su caso está conectada a la red mundial de Ethereum y a una billetera virtual. El servicio se presta las 24 horas todos los días. Y el sistema operativo se puede controlar por el celular. Por cierto, la minería es la piedra angular de la bitcoin, nonero y ether que es la cripto de Ethereum y son las tres monedas virtuales más famosas.

Para eso se necesitan computadoras que con cálculos complejos garantizan el resguardo de esas monedas. Reciben como recompensa un bitcoin o un ether, que es la segunda más valiosa del mercado.

El tamaño del equipo es el de un lavarropa, que gasta la misma energía claro que funciona todo el día. Valeria no teme a la suba de tarifas. Dice que son gastos a asumir en una operación en la que se paga en cripto valuadas en dólar blue. “No cambia demasiado la ecuación”, afirma. Y desliza que si hay cortes, se resetea la PC. Eso sí, cuenta con una zapatilla inteligente que hace sonar la alarma ante los imprevistos.

Bitocin y Ethereum

El servicio que brinda permite validar la transacción a nivel global. Algo característico de la criptomonedas ya que al no haber bancos es el sistema el que se encarga de garantizar.

La potencia del minado parte de los 100 mega hash, que es la unidad de medida. Se arranca con placas de memoria que van de los 4 a los 24 gigas. Estas últimas permiten una potencia de 120 mega hash.

Esta actividad es, sin embargo, observada como el lado oscuro de las monedas virtuales. El consumo intensivo de electricidad que requiere el proceso es visto como un sinónimo de daño al ambiente. En el caso de las granjas se suma el ruido de máquinas que trabajan todo el tiempo.

La advertencia de Redrado

Martín Redrado

Valeria asegura que no es el caso cuando se trata de un mini emprendimiento familiar. Hay muchos que se miran en su espejo. Martín Redrado prologó su guía con la sentencia de que se trata de una tecnología que llegó para quedarse. Y advierte sobre lo imperioso de regular el sistema.

Si bien es cierto que en marzo de 2020, el bitcoin cotizaba US$ 3.500, la semana pasada se vendía a US$ 28.228, muy lejos de los US$ 68.000 de noviembre de 2021. El ethereum cotiza hoy US$ 1.914 y seis meses atrás arañaba US$ 4.800. Pero Valeria les tiene fe.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados