ganancias:-las-dudas-que-quedaron-despues-de-los-anunciosEconomía 

Ganancias: las dudas que quedaron después de los anuncios

La suba del piso salarial del Impuesto a las Ganancias a partir del 1° de junio a $ 280.792 anunciada este viernes no solo exime del pago de ese impuesto a los que tienen un sueldo bruto inferior a ese importe. También exime de Ganancias al medio aguinaldo.

A su vez, como el empleador hace mes a mes en forma proporcional las retenciones de Ganancias sobre el aguinaldo, la suba del piso salarial – para los alcanzados por ese beneficio—implicaría que lo retenido por Ganancias de enero a mayo correspondiente al medio aguinaldo quedará como un valor a cuenta y en la liquidación final del año se harán los ajustes que correspondan. O deberá reintegrarse con el pago de los sueldos de junio.

El decreto deberá aclarar este punto porque altera el impacto sobre el bolsillo del trabajador. 

Por su parte, los que ganan entre $ 280.792 y $ 324.000 pagarán Ganancias en una proporción menor para evitar que se produzca un salto en el pago del impuesto. Y por encima de los $ 324.000 no hay ningún beneficio y seguirán tributando como hasta ahora.

A partir de julio, los números cambian porque la inflación sigue “haciendo de las suyas” y los aumentos salariales pactados en las paritarias y para los empleados fuera de convenio llevará a que el piso salarial de $ 280.792 vuelva a quedar corto y deba ser actualizado en pocos meses, mucho antes que llegue fin de año.

Por otro lado, los que ya estaban alcanzados por Ganancias por tener ingresos superiores al piso salarial seguirán pagando más porque el Minino No Imponible (MNI) se mantiene en el mismo valor de enero a lo largo del todo el año, cuando las proyecciones de inflación y salarios superan el 65%.

Para este segmento de trabajadores, el MNI es de $ 112.682 promedio mensual para un soltero sin hijos y de $ 149.063 promedio mensual para un casado con cónyuge y 2 hijos. Esto es pagan Ganancias por la diferencia entre lo que ganan y esos valores, brecha que se agranda porque los ingresos suben y esos Mínimos se mantienen sin cambios entre enero y diciembre.

El tributarista Cesar Litvin sostiene que, atento a la inflación, el MNI y todas las deducciones deberían ser ajustadas en forma trimestral porque los que apenas superan el piso salarial pagan Ganancias a partir de alícuotas altas, desde el 19% en adelante y rápidamente saltan al 35%.

Lo mismo pasa con los autónomos porque el MNI de este segmento de trabajadores o profesionales independientes es más bajo y a igual ingreso pagan mucho de Ganancias.

Desfasaje con los autónomos 

“Los autónomos anticipan el impuesto a las Ganancias por las retenciones que les realizan sus clientes. El Fisco debería modificar los Mínimos No Imponibles para estas retenciones a fin de equipararlos con los trabajadores dependientes”, dice el  tributarista Marcelo D. Rodriguez.

Distinto es el caso de los jubilados y pensionados porque disponen de un MNI equivalente a 8 haberes mínimos que, desde junio, equivalen a $ 300.200, con lo que tienen un ajuste trimestral automático según los incrementos de la fórmula de movilidad.

Este MNI se aplica si se cumplen ciertas condiciones, como no percibir otros ingresos y no estar alcanzado por Bienes Personales. No obstante, igualmente rige el mismo valor del “piso” salarial en caso de no corresponderles este MNI de 8 haberes mínimos.

Como se puede apreciar, aunque dispongan de iguales ingresos, el impuesto a las Ganancias se aplica de manera distinta según la categoría del trabajador.

NE

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados