carlos-raimundi-quedo-corrido-de-la-presentacion-de-la-protesta-en-la-oea-por-el-iraniPolítica 

Carlos Raimundi quedó corrido de la presentación de la protesta en la OEA por el iraní

En febrero de 2020, cuando Carlos Raimundi presentó su postulación ante la Comisión de Acuerdos del Senado como embajador en la Organización de Estados Americanos del gobierno de Alberto Fernández​, provocó una ola de críticas entre los legisladores de la oposición.

“Vamos a ver lo que está sucediendo en las calles de Caracas con el mismo interés que lo que está sucediendo en las calles de Santiago de Chile, porque ahí también hay una situación de derechos humanos”, sostuvo quien fue cuatro veces diputado, militante del Frente Grande y devenido ultra cristinista.

Desde entonces, su posición no cambió, según se evidencia en sus reiteradas declaraciones como militante en lugar de asumir su cargo de un diplomático que representa al Estado argentino ante la OEA. Tanto es así que su sintonía con el Instituto Patria y la vicepresidenta Cristina Kirchner resultan ahora incómodas para el acercamiento a los Estados Unidos que buscan Fernández y su canciller Santiago Cafiero a los Estados Unidos.

Ello se vio reflejado en las últimas ausencias de Raimundi en las sesiones de la OEA. Aunque el Gobierno se niega a reconocer que hasta pensó en desplazarlo por su postura intransigente en favor de Venezuela y Nicaragua -opina que son víctimas de los “medios hegemónicos”-, Raimundi apareció corrido en las dos ultimas sesiones del organismo interamericano.

En la sesión del Consejo Permanente de la OEA de este miércoles, en la que se aprobó una resolución promovida por Argentina y Estados Unidos para condenar la presencia del iraní Mohsen Rezai en la asunción de Daniel Ortega en Nicaragua, representó al país Cecilia Villagra, la número dos de la misión. Una diplomática  de carrera en línea con el tono que tuvo en la gestión de Mauricio Macri, el ex vicecanciller y embajador en OEA, Daniel Raimondi. Es decir que por sus postura profesional puede representar al Estado con cualquier gobierno.

La otra sesión importante en la que fue corrido Raimundi fue la del 12 de noviembre pasado, cuando Argentina votó en favor de una resolución de la OEA que criticó  la re re elección de Daniel Ortega. Entonces representó al país el vicecanciller Pablo Tettamanti, un diplomático de carrera peronista y kirchnerista, quien sin embargo mantuvo una posición de las posturas argentinas también de caracter técnico y explicativo.

Raimundi es un problema para la cancillería de Santiago Cafiero, como lo fue para la del desplazado Felipe Solá. Ocurre que no quiere cumplir con las instrucciones que le imparten desde Buenos Aires, y suele reportar a Cristina y Maximo Kirchner, supo Clarín de fuentes diplomáticas. Cuando se votó contra Nicaragua -fue esa única vez porque en general el gobierno se abstiene como las que son contra Venezuela- opinó que era arrodillarse ante el Imperio.

Ahora, en esta última sesión del Consejo ocurrió algo elocuente. Las negociaciones con Estados Unidos para pedir la resolución por las alertas rojas y los iraníes las llevaron directamente Cafiero, su equipo en Buenos Aires y el embajador en Washington, Jorge Argüello. Raimundi tenía pedidas vacaciones hasta el 2 de febrero. Pero mientras, seguía tuiteando , en favor de la libertad de Milagro Sala, y sobre la necesidad de incrementar la “voluntad popular” incluso en lo que hace al “endeudamiento externo” que convierte a un país -dijo- en “soberano o dependiente”.

Al enterarse de que estaba esta sesión del Consejo, interrumpió sus vacaciones, pero no comandó la sesión que llevó al hombro Villagra.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados