la-lluvia-suspendio-boca-newell’s-y-los-problemas-en-el-drenaje-de-la-bombonera-quedaron-en-evidenciaDeportes 

La lluvia suspendió Boca-Newell’s y los problemas en el drenaje de la Bombonera quedaron en evidencia

La intensa lluvia que azotó la Ciudad de Buenos Aires (cayeron más de 40 milímetros en el transcurso de la jornada) postergó el juego entre Boca y Newell´s (se disputará este martes desde las 19.15) y volvió a poner en superficie las obras que el club debe hacer en Brandsen 805 por un problema que lleva años en el campo de juego de la Bombonera: el drenaje. Es que más allá de la cantidad de agua en poco tiempo, potenciado porque justo cerca del inicio del partido se dio uno de los momentos de mayor cantidad de lluvias, desde el club hace tiempo que confirmaron que deberán realizar una serie de obras en el estadio.

En agosto, ante Argentinos Jrs, se jugó un partido acuático con charcos por todos lados y un juego desnaturalizado. Tras ello, el club tomó la decisión de frenar la Bombonera y comenzar con los trabajos en el campo de juego, que incluirán sacar todo el terreno y realizar todo un drenaje en cuadricula de la cancha. ¿Por qué no se hizo? Es que días más tarde se anunció la vuelta del público a los estadios y por eso desde Boca decidieron postergarlo para el receso de fin de año. ¿Cuánto tiempo demorarán los trabajos? Un mínimo de 60 días.

Los hinchas de Boca bajo la lluvia, antes del partido suspendido. Foto Maxi Failla – FTP CLARIN _AAA6991.jpg Z

¿Cuál es el problema en el campo de juego? En el 2014, con la gestión de Daniel Angelici impulsando la construcción de otro estadio, se hizo una tarea parcial de drenaje que no se culminó en los 8 años de gestión. Y que quedó en el olvido con la búsqueda de emigrar de la Bombonera como idea principal. Un problema que incluso se trasladó a las canchas de Casa Amarilla, con un problema estructural también del barrio. “Reconocemos que faltaron obras de drenaje porque nos falló un proveedor”, admitió el entonces protesorero Diego Lajst. Incluso en noviembre de 2018, la final de ida de la Copa Libertadores ante River, tuvo que postergarse 24 horas por la inundación del campo de juego. Se trata de un problema de años que se buscará solucionar con esta nueva obra hidráulica que termine por sacar el agua que drene desde el campo de juego y no que simplemente la absorba, como se hizo en la última reforma.

Fue Patricio Loustau quien recorrió el campo de juego en dos ocasiones (con media hora de diferencia) para terminar de tomar una decisión que parecía lógica para todas las partes. ¿Por qué no se hizo antes? Es que en el transcurso de la tarde se había ido el agua acumulada durante las horas de mayores precipitaciones. Pese al pedido insistente del público, que se acercó en multitud más allá del clima, el aviso de la suspensión llegó por los altoparlantes tras la confirmación oficial y generó reprobación.

“Pedimos disculpas a los hinchas; estamos tristes pero estamos trabajando para hacer obras en el estadio que durarán dos meses. Estamos de acuerdo con la suspensión del partido porque no se podía jugar y el campo iba a seguir empeorando por el agua que tenía acumulada”, puntualizó Jorge Bermúdez, parte del Consejo de Fútbol de Boca.

Tras idas y vueltas, la Liga Profesional confirmó en la medianoche del domingo que el juego, clave para el local por un boleto a la próxima Copa Libertadores a través de la tabla anual, se jugará este martes a las 19.15. Desde la entidad explicaron que la nueva fecha obedeció a “cuestiones de seguridad” y a “la programación televisiva”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados