billetes-de-$1.000:-por-la-inflacion-ya-circulan-mas-que-los-de-$500Economía 

Billetes de $1.000: por la inflación ya circulan más que los de $500

El Gobierno sigue acelerando la impresión de billetes a tal punto que los altos niveles de inflación obligan a apretar especialmente la reproducción de los de $ 1000, que ya hasta superan a los de $ 500, que lideraban las marcas. El revés electoral que sufrió en septiembre pasado, puso al Gobierno en la necesidad de elaborar un plan que apunta a poner “platita” en el bolsillo de la gente de acá a las legislativas del 14 de noviembre, con la intención de revertir el resultado anterior en las urnas.

En el último mes, la Casa de la Moneda puso en circulación más billetes de $ 1.000 que de cualquier otra denominación, lo que demuestra el alto nivel de devaluación que registra el país y por la cual cada vez se necesitan más pesos y circulan más de mayor denominación para adquirir bienes y servicios. Desde mediados de septiembre, se imprimieron 53,7 millones de horneros. De esta forma, al 15 de octubre, alcanzó a las 1.238,2 millones de unidades, lo que representa casi un 18% del total circulante.

Con este panorama, es la primera vez que la reproducción de horneros superan a los yaguaretés, es decir, los billetes de $ 500. Estos últimos, sumaron 10,8 millones de unidades en un mes y alcanzaron así un total de 1.199,6 millones de billetes en circulación.

El billete verde con la figura del yaguareté creció en volumen impreso un 1% en septiembre respecto a agosto de billetes y acumula un alza interanual del 21%. En tanto, al 30 de septiembre se llevan impresos 492 millones de billetes de $200.

Los devaluados billetes de $ 20 aparecen en el tercer lugar, representan apenas el 4% del circulante total. Y los billetes de $ 100, en cambio, registran una merma de 30,8 millones de unidades, aunque siguen siendo los de mayor circulación.

Sin embargo, la cantidad de papeles en manos de entidades financieras y personas creció poco más del 30% en lo que va del Gobierno de Fernández. Esto es porque, debido a la pérdida de valor del peso y la reducción en la cantidad de billetes de $5 y de $10, el crecimiento de los billetes de papel se concentró, más que nada, en los de mayor denominación.

De los 1.629 millones de nuevos billetes que se crearon hasta fines de septiembre, 872 millones fueron billetes de $ 1.000 y 414 millones de $ 500. Son casi el 80% del total.

En la primera quincena de septiembre, en cambio, se imprimieron 26 millones de billetes de $ 1000, una cantidad similar a la de todo agosto.

Con la inflación interanual corriendo por encima del 50% anual el Banco Central se concentró en encargar la producción de billetes de la más alta denominación posible. Los de $ 1.000 se mantienen en el centro de la escena dada la negativa oficial de imprimir papel moneda de mayor valor, como el proyecto de los billetes de $ 5.000.

Qué podemos comprar con $ 1.000

Un relevamiento hecho por Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) muestra qué compraban los argentinos cuatro años atrás con $ 1.000 y para qué alcanza hoy. En 2017, con $ 1.000 se podían comprar ocho kilos de asado, ahora solo alcanza para 1,5 kilos.

Cuatro años atrás, con lo que llenaba el tanque de un auto chico con 40 litros de nafta súper, ahora se pagan sólo 10 litros, un 75% menos de combustible.

En el último informe del Changómetro de FADA, sobre desayunos, el indicador muestra que en cuatro años perdimos 132 tazas de leche, 33 kilos de azúcar, 47 kilos de naranjas, 17 paquetes de manteca, 15 de pan y 20 potes de dulce de leche. La inflación golpea apenas despertamos.

Pérdida del poder adquisitivo

“En esta ocasión planteamos una comida específica, la primera del día. Comprar los mismos productos para preparar el mismo desayuno que en 2017 nos costaba $287, hoy nos cuesta $1.171. Así nos afecta la inflación, hace que esos billetes que tenemos en el bolsillo nos alcancen para muchos menos productos”, advierte Natalia Ariño, economista FADA.

SN

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados