duque-de-kent.-quien-es-el-hombre-mas-admirado-y-respetado-por-la-reina-isabelTecnología 

Duque de Kent. Quién es el hombre más admirado y respetado por la reina Isabel

El príncipe Eduardo, primo hermano de Isabel II, nació hace 85 años y se convirtió en duque de Kent cuando era un niño, al morir su padre en un accidente de aviación. Se sabe que Isabel II siente un gran respeto y admiración por él, que ha participado en gran cantidad de compromisos oficiales en nombre de la Reina desde hace más de medio siglo. Por eso resultó el elegido para acompañarla en la tradicional celebración del Trooping the Colour por su cumpleaños número 95, el segundo fin de semana de junio, en reemplazo del duque de Edimburgo, quien murió hace dos meses. Suena lógico que, aun con las mismas limitaciones que en 2020 debido a la crisis sanitaria, la soberana no esté sola en el cuadrilátero del Castillo de Windsor en un día tan especial. Por eso se parará a su lado este hombre delgadísimo y discreto, de su absoluta confianza.

El duque de Kent besa la mano de su prima la Reina después del servicio de la Orden de San Miguel y San Jorge en la Catedral de St. Paul en Londres, el 16 de julio de 2008.
Getty Images
Isabel II, la princesa Margarita, condesa de Snowdon (1930-2002), y el príncipe Eduardo, duque de Kent, en el hipódromo de Ascot, en junio de 1968.Getty Images

¿QUIÉN ES EL DUQUE DE KENT?

Nieto de Jorge V, Eduardo –nació el 9 de octubre de 1935– fue el primogénito del matrimonio que formaron el príncipe Jorge, duque de Kent y la princesa Marina, hija del príncipe Nicolás de Grecia y de la Gran Duquesa Elena Vladimirovna de Rusia (lo que la hace descendiente de los reyes de Grecia y Dinamarca y de los zares de Rusia). La familia de los Kent se amplió un año después con la llegada de la princesa Alejandra y, en 1942, con el nacimiento del príncipe Miguel. Ese mismo año murió el príncipe Jorge en un accidente aéreo durante la guerra, mientras estaba en servicio activo. Y fue entonces cuando Eduardo, de 6 años, heredó los títulos de duque de Kent, conde de St. Andrews y barón Downpatrick. El pequeño duque hizo la preparatoria Ludgrove en Berkshire (la misma a la que años después asistió el príncipe Harry), luego estudió en Eton, donde practicaba remo, y más tarde se instaló en Suiza para cursar en Le Rosey, donde se consagró como capitán de esquí de regimiento en los campeonatos del ejército. En 1952, cuando murió su tío el rey Jorge VI, Eduardo escoltó el ataúd del monarca durante el funeral de Estado. Y, un año después, asistió a la coronación de su prima, la reina Isabel II.

14 de noviembre de 1937. El duque de Kent (19021942) con su esposa, la princesa Marina, y su hijo, el príncipe Eduardo, en el jardín de su casa de campo Coppins, en Iver, BuckinghamshireGetty Images
Después de la ceremonia de su boda con Katharine Worsley, los recién casados llegan a Hovingham Hall para la fiestaGetty Images
Los duques de Kent posan con sus hijos George, Helen y Nicholas en su casa de Londres el 10 de septiembre de 1970.
Getty Images

FAMILIA Y OBLIGACIONES REALES

A principios de 1961 Eduardo de Kent se comprometió con Katharine Worsley, una joven maestra hija de una familia burguesa con quien se casaría el 8 de junio de ese mismo año, en una boda espectacular celebrada en la ciudad de York. Al enlace dijeron presente todos los miembros de la familia real británica, más los representantes de varias monarquías europeas, como la entonces princesa heredera Margarita de Dinamarca, el heredero del trono griego Constantino, con su hermana Sofía, Irene de Holanda y el príncipe heredero Harald de Noruega, entre otros. La familia se instaló en Anmer Hall en Sandringham Estate de la Reina (ahora hogar de los duques de Cambridge), y allí criaron a sus tres hijos: George, conde de St. Andrews, Lady Helen y Lord Nicholas. Según testigos, el duque era bastante tímido y, en ese sentido, fue su esposa Katherine la influencia más positiva para él cuando asumió sus cargos reales en el extranjero. Katherine era una duquesa muy moderna para la época –fan de Pink Floyd– y quien más lo apoyó cada vez que le tocó asumir el cargo de Consejero de Estado, en las ocasiones en que la reina Isabel se encontraba en el extranjero.

Padre devoto y fotógrafo apasionado (todavía ahora disfruta retratando escenas familiares), al duque de Kent le interesan la ópera, la ingeniería, la ciencia y la historia militar. Involucrado en más de ciento cuarenta organizaciones benéficas, ocupa el puesto número treinta y nueve en la línea de sucesión al trono británico y fue uno de los treinta asistentes al funeral de Felipe de Edimburgo. Ese hombre paciente, memorioso (dicen que recuerda con precisión los nombres de personas que vio una sola vez) y con buen ojo para los detalles, el 12 de junio tiene otra vez una cita impostergable que lo llena de orgullo: acompañar a su prima la Reina en el desfile por su cumpleaños.

Escoltada por los duques de Edimburgo y de Kent, Isabel II inaugura el primer colegio de socorristas y botes salvavidas de la Royal National Lifeboat Institution, en PooleGetty Images
En julio de 2007, el príncipe William junto al Scout Alistair Frankel y el duque de Kent durante la ceremonia de apertura del Jamboree Scout Mundial 21st en Hylands Park.
Getty Images
Serena Williams, subcampeona de Wimbledon 2019, saluda al príncipe Eduardo (presidente del All England Lawn Tennis and Croquet Club) después de recibir su trofeoGetty Images
La tapa de la revista ¡Hola! Argentina de esta semanaCordon Press
Conocé The Trust Project

Articulos relacionados