tiktok,-la-red-social-que-se-volvio-el-inesperado-canal-de-desahogo-y-denuncia-ante-la-violencia-en-colombiaTecnología 

TikTok, la red social que se volvió el inesperado canal de desahogo y denuncia ante la violencia en Colombia

En medio de las protestas y los disturbios que hacen que se viva un clima de máxima tensión en Colombia, la periodista Paola Ochoa sugirió que el Gobierno debería analizar bloquear las redes sociales para evitar “convocatorias a hacer vandalismo” y suscitó así un inmenso debate en el que predominan las críticas hacia su postura.

Se trata de un procedimiento cada vez más frecuente: según informó la organización Access Now en un informe, 25 países cortaron la red internet en 196 ocasiones durante 2018 frente a diferentes situaciones de inestabilidad social y política.

Lo cierto es que en el país presidido por Iván Duque, las redes sociales están cumpliendo un rol protagónico, aunque no para promover los hechos delictivos, sino para denunciar, informar y visibilizar desde el centro de la escena hacia el resto del mundo las consecuencias que dejan las fuertes disputas entre la Policía Nacional y la población civil.

Pese a que no se trata de un fenómeno inédito, tiene una particularidad: el contenido no se viraliza principalmente a través de TwitterFacebook, ni tampoco de Instagram, sino que lo hace a través de TikTok, pese a que, luego, las primeras se retroalimenten de esta última.

La aplicación es la misma, pero el pueblo colombiano la adaptó a sus necesidades.

Los mini sketches humorísticos se transformaron en desesperados pedidos de ayuda, las cámaras ocultas pasaron a ser crudos relatos en primera persona en medio de los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, los bailes le dejaron lugar a los monólogos informativos y los divertidos playbacks de canciones pasaron a ser denuncias por los abusos de la policía.

Marchas y represión en Colombia

TikTok como canal de protesta


Ante la cruda realidad colombiana el perfil festivo de TikTok se retrotrajo a sus orígenes poco conocidos, cuando las juventudes chinas lo usaban como vía para evitar la censura del gobierno comunista. Ahora, son los jóvenes colombianos quienes marcan su nueva agenda politizada.

Jordan Rosas es uno de los tantos usuarios que utilizaron su alcance masivo para difundir las manifestaciones. Con más de 4.7 millones de seguidores, publicó tres videos donde se lo ve formando parte de una marcha, bajo las consignas de “Resistencia” y “El pueblo unido jamás será vencido”.

“Mi país necesita ser escuchado”, escribió junto a los posteos, que acumulan mas de 400.000 ‘me gusta’ y más de 9000 comentarios.

Por su parte, Mara Ochoa usó la aplicación para visibilizar el caso de Santiago Murillo, un joven de 19 años que fue asesinado de un disparo en el pecho por parte de la policía cuando se encontraba a solo dos cuadras de su casa.

Marchas y represión en Colombia

TikTok como canal de protesta


Frente al silencio de los principales medios de comunicación, casos como el de Santiago y tantos otros encuentran resguardo en TikTok. En ese sentido, el posteo que pedía Justicia para Santiago logró viralizarse y alcanzó 315.000 ‘me gusta’ y 5.000 comentarios.

Muchos otros se aseguran de dejar una prueba fehaciente de los abusos de las fuerzas de seguridad. Yerlithdiaz, por ejemplo, difundió un video donde se ve a un grupo de personas corriendo por la calle mientras efectivos policiales los persiguen en motos. De fondo, se escuchan disparos. Casi 150.000 ‘me gusta’ y 4.500 comentarios evidencian que difundir el contenido no es en vano.

Sin embargo, conseguir el material no está exento de consecuencias. Mariyn Julieth Higu mostró cómo varios efectivos detenían a una mujer que utilizaba su celular para grabar el procedimiento policial y, ante su resistencia, la subieron a la fuerza al camión.

Protestas y represión en Colombia

TikTok como canal de protesta


“Ojito!! Cómo solo por grabar se están llevando a la gente“, destacó en la publicación, que reúne 80.000 ‘me gusta’ y 1.000 comentarios.

Entre los más explícitos, hay un video de la mañana del 5 de mayo de 2021 que muestra cómo los policías disparan desde un helicóptero hacia un grupo de personas en una calle de la ciudad de Buga. 

Nos están censurando y al video que subí en la madrugada sobre lo que pasó anoche me lo eliminaron. Levantemos la voz, nos quieren callar y hacer como si esto ya hubiera pasado, cuando no es así”, se lee en la descripción. 

Aun así, también hay quienes mantienen la esencia de la aplicación y crean contenido cómico, aunque la intención es la misma: apuntar contra el Gobierno.

Protestas y represión en Colombia

TikTok como canal de protesta


Ese es el caso de “Mapusa”, quien hizo mímica de las frases más torpes del presidente Iván Duque: “Así lo vi, así lo conocí, así lo querí…”, “Esa Colombia con P mayúscula es la que necesitamos” y “A alias ‘guacho’ se le acabó la guachafita”.

Se conservan, además, los populares playbacks. No obstante, de fondo no se escucha la última canción de moda, sino una letra que refleja la tristeza propia que causa la crisis en Colombia.

“Una reforma necesaria, pero esa no es la manera. El pueblo está cansado, el pueblo se desespera. Sé que hay que pagar impuestos, pero aquí exageran. El rico será más rico y la pobreza se acelera. Somos de los países que más pagan IVA”, se reproduce en la publicación de “Yuzney”, que alcanzó más de 20.000 ‘me gusta’ y 300 comentarios.


Enfrentamientos entre la Policía Nacional y la población civil en Colombia. Foto AFP.

Miles de videos se agrupan bajo la utilización de hashtags tales como “#soscolombia” (218 millones de reproducciones), “#nosestanmatandocolombia” (107 millones) y “#policiaasesina” (8 millones). Cada vez que se actualiza la sección, se agregan decenas de nuevas publicaciones, que actúan como desahogo, reclamo, información y evidencia de la triste realidad que atraviesa Colombia.

Las redes como canal de protesta: antecedentes

La Primavera Árabe es uno de los principales ejemplos de movilización ciudadana a través de las redes sociales. Durante las manifestaciones por la democracia y los derechos sociales organizadas por la población árabe entre 2010 y 2012, Twitter fue uno de los canales de activismo principales.

Así fue como el por entonces presidente de Egipto, Hosni Mubarak, cerró el acceso a la red social creada por Jack Dorsey en todo el país. Lejos de terminar con las protestas, logró que se intensificaran. ¿El resultado? El mandatario fue derrocado.

Luego, en julio de 2019, las redes sociales volvieron a ser determinantes en el pedido de renuncia del gobernador de Puerto Rico Ricardo Rosselló, tras el “escándalo del chat” (se publicaron conversaciones de miembros del Gobierno, entre ellos Rosselló, con comentarios ofensivos hacia mujeres, homosexuales y víctimas del huracán María).

Tanto Twitter como, en especial, Instagram se vieron invadidos por el hashtag “#RickyRenuncia”. En paralelo, referentes del país caribeño como Ricky Martin, Bad Bunny y René Pérez, más conocido como Residente, utilizaron sus cuentas oficiales en las redes para liderar y promover las protestas.

En Colombia, muchos manifestantes presionaron para que celebridades internacionales se pronunciaran y condenaran la situación local. Tuvieron éxito en casos como el de Shakira y el astro futbolístico James Rodríguez.

DB

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados