la-nacion-cerraria-gran-mendoza-y-preocupa-el-impacto-economicoSociedad 

La Nación cerraría Gran Mendoza y preocupa el impacto económico

Aunque pocos hablaron, los intendentes mendocinos comenzaron a prepararse esta noche para la vigencia de restricciones más duras que las que ellos habían acordado con el gobernador Rodolfo Suarez a comienzos de esta semana.

Esto ocurriría al menos en los distritos de Mendoza que quedaron en zonas rojas por el alto nivel de contagios: buena parte de Gran Mendoza y dos del este.

Uno de los jefes comunales consultados consideró que todo Gran Mendoza quedará adentro de esas medidas, ya que sería “ilógico” fijar las áreas por departamentos sin tener en cuenta los conglomerados.

El intendente de Capital, Ulpiano Suarez, mostró en este sentido preocupación por el cierre anticipado de los negocios gastronómicos, que pondrán atender una hora y media menos: la Provincia les permitía funcionar hasta las 0.30, pero la Nación sólo los habilita para atender hasta las 23. 

También consideró Suarez que, ante el desfasaje de la restricción de circulación nocturna dispuestas por Nación y Provincia, regirá la que anunció Alberto Fernández: desde las 0 hasta las 6 (Mendoza la establecía entre las 0,30 y las 5,30).

A pesar de las diferencias entre las medidas nacionales y provinciales, Suarez también consideró que los anuncios de Alberto “en líneas generales y al menos en lo discursivo, siguen el ‘modelo Mendoza’: equilibrio entre cuidado de salud y de la economía”.

Por su lado, el intendente de Godoy Cruz, Tadeo García Zalazar, actuó como el Poder Ejecutivo y señaló directamente: “Vamos a esperar el decreto nacional para opinar”.

García Zalazar recalcó también que, mientras tanto, “rige el decreto provincial”.

En efecto, esta noche y la del jueves, todavía se podrá circular y permanecer en bares hasta más tarde, ir al casino, festejar en un salón de fiestas y practicar todos los deportes que hay en espacios cerrados, entre otras cosas. Desde el viernes, ya no, por lo menos en buena parte de la provincia.

En tanto, Marcelino Iglesias, de Guaymallén, quien se recupera precisamente del covid en su casa, dijo a MDZ que no había terminado el análisis de las medidas, que no serán iguales para todas las provincias. Sostuvo además que hay que actuar con “prudencia” ante el potencial infeccioso de las nuevas cepas de coronavirus.

Al menos los intendentes oficialistas, estarán también atentos a las reacciones de otras provincias grandes, como Córdoba y Santa Fe, con las cuales normalmente se asimila Mendoza.

Los que prefirieron el silencio más estricto fueron los intendentes justicialistas. El año pasado hubo rispideces entre los jefes comunales del PJ y el Gobierno por las medidas: los opositores querían cerrar todo y Suarez mantenía “abierta la economía”. Pero esta semana, celebraron las medidas que dio a conocer al gobernador.

Que esas decisiones hayan sido menos duras que los anuncios de Alberto Fernández probablemente desacomodó al peronismo, que se guardó para no meter la pata. 

Articulos relacionados