lucia-galan,-sobre-la-muerte-de-maradona:-”claudia-me-pidio-que-no-vaya-a-la-despedida-de-diego”Espectáculos 

Lucía Galán, sobre la muerte de Maradona: ”Claudia me pidió que no vaya a la despedida de Diego”

“Sé que fui un gran amor en la vida de Diego Maradona”, confesó Lucía Galán esta mañana en el piso de Los ángeles de la mañana. Si bien la cantante siempre mantuvo esta historia en su intimidad, esta vez abrió su corazón y recordó sus años junto al astro de fútbol. Tras hablar de cómo era el verdadero Maradona, la intérprete de Pimpinela aseguró que quiso ir a la despedida del exfutbolista, pero que Claudia Villafañe se lo impidió.

“Jamás me arrepentí de mis ex, pero he estado con cada uno”, fue la frase de Galán que habilitó a Ángel De Brito a indagar sobre su pasado amoroso. “¿Quién fue el amor de tu vida?”, lanzó el conductor sin vueltas. Tras asegurar que “el amor de la vida de uno depende del momento” que se esté atravesando, la artista eligió al padre de su hija y a Pablo Alarcón como sus relaciones más importantes.

Sin embargo, el tema ineludiblemente llevó al periodista a preguntar por la muerte de Diego Maradona, uno de sus romances de juventud. “Fue difícil porque más allá de la persona importante que es para todo el país, para el mundo, atesoro en mi recuerdos y anécdotas muy agradables y lindas”, respondió sin vueltas. Y enseguida habló de sus días junto al exfutbolista allá por 1984. “Teníamos veintipico. Era el Diego sano, divertido, simpático, familiero, el mejor Maradona. Nunca fue secreta nuestra relación. En ese momento era la explosión de “Olvidame y pega la vuelta”, no existían los celulares y las salidas las vivíamos con mucha naturalidad. En ese momento él me dijo que estaba separado de Claudia (Villafañe) y estuvimos mucho tiempo juntos”, reveló.

Además aseguró que a lo largo de los años siempre mantuvo una buena relación con Villafañe: “He hablado con Claudia y nos hemos acercado en momentos difíciles de Diego. Sabíamos las dos todo, no hacía falta hablar en detalle. Ella me mandó un mensaje muy cálido cuando falleció mi mamá. Si hubiera estado todo mal, no lo hubiera hecho”. Sin embargo, a los minutos confesó que le hubiera gustado ir a la despedida de Maradona, pero que ella se lo impidió. “Me hubiese gustado ir a la despedida, no solo porque fue parte de mi vida sino porque sentía admiración por él, pero me dijeron que no y respeté esa decisión. Ella me contestó con cariño que las hijas decidieron que iba a ser muy familiar y yo respeto esos momentos”, contó.

En cuanto a su relación con la estrella futbolística, advirtió: “Nunca tuve duda de sus sentimientos. Sé que fui un gran amor para él”. Sin embargo, una nueva pregunta de De Brito la descolocó. “¿Estuviste embarazada de Maradona?”. Tras unos segundos en silencio, Lucía eligió cuidadosamente sus palabras: “Si fuera verdad o mentira eso forma parte de mi vida y jamás hablaría de eso en un programa de televisión. Por respeto a mí misma, a él y a un montón de situaciones. Ni lo afirmo ni lo niego. Eso sí, fue un amor importante para mí, para él y para las dos familias, aunque digan otra cosa”, advirtió al tiempo que reveló que su relación terminó porque Diego empezó a salir con Cristiana Sinagra (la mamá de Diego Junior).

Si bien dijo que nunca llegaron a hablar de casamiento ni de hijos, también quiso dejar en claro que el Maradona de esos tiempos era muy distinto al de su última etapa. “Si en ese momento tenía alguna adicción yo no me di cuenta. No hubo ninguna situación en la que yo percibiera algo”, señaló y enseguida hizo referencia a cómo terminó sus días: “Creo que él tenía miedo de quedarse solo consigo mismo. Él siempre estaba rodeado de bufones que le decían todo que sí, que reafirmaban su mote de campeón, que alimentaban ese ego que terminó por destruirlo. Él era una persona muy sensible, creo que no pudo reencontrarse con esa parte de su vida”.

Y si de adicciones se trata, Lucía sabe muy bien lo que es convivir con un adicto: su padre era alcohólico. “El alcohol es complicado porque es una droga aprobada por la sociedad y muchas veces se confunde y se le quita seriedad al tema. Dicen: ´Ay, mira, está en pedo. Qué gracioso´. Nuestro papá era un papá maravilloso, divertido, le encantaba cantar y tocar la gaita y después tenía esa enfermedad que no la podía manejar hasta que falleció a los 64 años”, confesó emocionada.

“No pudo con la enfermedad, eso que familiarmente hicimos de todo. Ir a Alcohólicos Anónimos, a otro grupo de apoyo para las familias. Es muy difícil salir porque tenés alcohol al alcance de la mano siempre”, agregó. En cuanto a cómo vivió la familia esta adicción, reveló: “La familia se vuelve disfuncional. Pasás de la alegría porque llegó a casa en horario hasta que al día siguiente se atrasaba media hora al llegar del trabajo y entonces teníamos la incertidumbre de cómo vendrá, hará lío y eso que mi papá no era violento. Tuvimos que ir a buscarlo varias veces para que no estuviera por ahí dando vueltas”.

Y enseguida, advirtió la importancia del apoyo de la familia en situaciones así. “Mamá fue una leona toda la vida, trató de mantener la familia unida, enseñarnos lo importante que era apoyarnos los unos a los otros y a papá para que saliera adelante. Es la única manera. Cuando familiarmente no estás al lado de la persona adicta, cuando lo sacás de su familia la soledad es más profunda, la adicción se profundiza”, concluyó mientras advirtió que el objetivo de contarlo en su libro fue para ayudar a mucha gente que tiene la fantasía de que detrás de un artista todo es perfecto.

LA NACION

Más información

Articulos relacionados