asi-fue-el-gol-de-claypole-ante-bocaDeportes 

Así fue el gol de Claypole ante Boca

Claypole, equipo recientemente ascendido a la Primera División C del fútbol argentino, vivió este miércoles un histórico minuto de gloria con el gol que Leonel Landaburu marcó ante Boca Juniors y puso en ventaja al Tambero en el partido que disputan por los 32avos de final de la Copa Argentina.

Fue en el minuto 28:42 del primer tiempo cuando el defensor marcó el tanto que quedará en los registros del club de Almirante Brown que estableció el Claypole 1 Boca Juniors 0 que sorprendía a los hinchas del fútbol argentino.

El defensor anotó el tanto para el Tambero, recientemente ascendido a la Primera C (Fotobaires).Por: Nicolas Aboaf

Claypole, el club de Boca

El flamante campeón de Primera D, Claypole, se puede decir que “es de Boca”, porque le debe al club de la Ribera su presencia en el fútbol de AFA, y de hecho no es el de esta noche por Copa Argentina en cancha de Lanús, el primer enfrentamiento entre ambos, ya que ambos se cruzaron cuando el Tambero inauguró su estadio apenas finalizado el Mundial de 1978.

La impronta mundialista por el primer título mundial de Argentina llevó al presidente de entonces, Rodolfo Vicente Capocassa, a bautizar ese escenario levantado bajo el puente de la Avenida Monteverde (es la continuidad de la Ruta 4), camino al cementerio público más grande del sudeste del Gran Buenos Aires, con el nombre de César Luis Menotti.

Eso ocurrió un 12 de noviembre de 1978, pero poco más de nueve años después, el 19 de diciembre de 1987 el nombre del Flaco mutó al de Capocassa y desde entonces se llama así este estadio que empezó con capacidad para 1.000 espectadores y hoy alcanza los 8.000 en su retorno a la Primera C.

Claypole subió tres veces a la C desde su afiliación a la AFA en 1978, siendo la primera en 1986 al terminar en segundo lugar, una década después, en la temporada 1996-1997 cuando fue campeón invicto de la D, y ahora, en este bisoño 2021, cuando también volvió a codearse con el título.

Pero nada de esto hubiera sucedido sin la participación fundamental de Boca, que fue el club de primera división que ofició de “garante” para que Claypole pudiera afiliarse, ya que ese era un requisito excluyente para que una entidad pudiera sumarse a las huestes afistas.

Claro que ese respaldo boquense tuvo un protagonista clave que fue su presidente de entonces, el icónico Alberto J. Armando, a la sazón íntimo amigo de Capocassa, quien a partir de ello lo nombró padrino de la institución que se levanta a un costado de las vías del Ferrocarril Roca, junto a un enorme baldío que aún existe y un humilde barrio de casas bajas donde el concepto de “sangre, sudor y lágrimas” surge apenas se conjuga el verbo “vivir”.

Por eso Armando estuvo como invitado de honor en ese partido en que se inauguró el modesto estadio del equipo albinegro, que presentó a su primera división enfrentando a una formación mixta de Boca, que terminó ganando el encuentro por 4 a 2.

Para entonces ya habían pasado 55 años de la fundación del club, en un lejano 1 de octubre de 1923, cuando sus modestas instalaciones se levantaron sobre el duro terreno donde anteriormente había funcionado un tambo, lo que derivó en el mote que el club conserva a dos años de cumplir su centenario.

El club funcionó hasta su ingreso al mundo del fútbol como una entidad más social que deportiva, y en su amplio salón de baile se entronizaban las más prestigiosas orquestas de tango como la de Juan D’Arienzo, que contaban entre sus selectos espectadores al propio Armando y actores de la talla del humorista Tato Bores, que la frecuentaban asiduamente.

Recién cuando en esa zona rural empezó a rodar informalmente la pelota, fue el tiempo de ponerse una camiseta para sus jugadores, y los colores blanco y negro tienen dos versiones sobre su elección: la primera es que se prefirió por una gira que el club inglés Sunderland había realizado por Argentina en aquellos tiempos.

Pero muchos prefieren volcarse por la segunda, mucho más romántica, y que refiere que en ocasión de un amistoso con Defensa y Justicia, del lindero partido de Florencio Varela, fundado 12 años después que Claypole, como ambos equipos tenían camisetas blancas, dos viudas que vestían de luto y eran hinchas del Tambero, decidieron rasgarse sus vestidos negros y con ellos hicieron los bastones que pegaron sobre esas casacas.

Dentro de la comuna en la que se levanta el club que esta noche enfrenta a Boca Juniors por segunda vez en la historia, la primera por los puntos, la institución futbolística que está más cercana es Brown de Adrogué, que casualmente hoy está cumpliendo 76 años de existencia, aunque el tradicional rival de Claypole es San Martín de Burzaco, con el que este año volverá a reeditar un clásico que moviliza como pocos a sus dos numerosas y apasionadas parcialidades.

Y esta noche, como si fuera una celebración por haberse consagrado campeón de Primera D, igual que en aquella jornada del 12 de noviembre de 1978, Claypole instalará el 3 de marzo de 2021 como una fecha que marcará uno de los jalones más importantes de su historia. Y otra vez Boca Juniors será parte esencial de ella.

Ascendió a la C en 2021

Claypole obtuvo el ascenso a la Primera C, cuarta categoría del fútbol argentino, en enero pasado, tras derrotar como visitante y en forma agónica a Liniers, por 1-0, en la final del torneo de la Primera D del fútbol argentino.

El conjunto Tambero se llevó la victoria en el tiempo adicionado, con un penal anotado por el zaguero central Emanuel Díaz (St. 48m.), luego de una infracción en el área cometida a Lucas Carballo.

Así, Claypole, que estuvo a punto de quedar desafiliado en 2018 y que regresará a la Primera C luego de 23 años, cumplió el objetivo. Además, el equipo del DT Roque Drago se ilusiona con concretar la hazaña de eliminar al poderoso Boca Juniors, en la ronda de 32vos. de final de Copa Argentina.

Articulos relacionados