deepfakes-del-pasado:-myheritage-ofrece-animar-tus-viejos-retratos-familiaresTecnología 

Deepfakes del pasado: MyHeritage ofrece animar tus viejos retratos familiares

Con animaciones que le dan vida a viejas fotos en blanco y negro, el sitio de análisis genealógico MyHeriate acaba de lanzar DeepNostalgia, una herramienta que permite animar los retratos familiares gracias al uso de la tecnología conocida como deepfake. “MyHeritage utiliza la licencia de una tecnología de animación de fotos especializada en la reconstrucción de video utilizando el aprendizaje profundo”, dijo la compañía sobre esta función.

Según el tipo de retrato, DeepNostalgia puede lograr diversos tipos de gestos y movimientos del rostro tras aplicar diversos modelos preparados de forma previa. A su vez, este sistema de D-ID apela al uso de herramientas de inteligencia artificial para generar retratos animados, lo que se conoce en la jerga como deepfakes.

Con un origen polémico, las deepfakes fueron utilizadas en sus comienzos para intercambiar los rostros de celebridades en películas porno. Luego, este tipo de herramientas pasaron a ser adoptadas con otros fines prácticos y lúdicos, como el conductor chino del noticiero y el Tom Cruise falso en TikTok.

“Los gestos en los videos modelos que se utilizan para crear las secuencias de animación son gestos humanos reales y los actores en la mayoría de estos videos son empleados de MyHeritage. Sin embargo, el resultado final no es auténtico, sino más bien una simulación tecnológica de cómo se habría movido y cómo habría lucido la persona en su foto si hubiera sido capturada en video”, aclara MyHeritage sobre el uso de la tecnología de inteligencia artificial en la producción de los retratos animados.

D-ID es la firma israelí detrás de esta herramienta de los retratos vivientes que MyHeritage también utilizó para promocionar sus servicios de investigación de historia familiar con un video que muestra a Abraham Lincoln, en una producción donde cuenta su historia familiar en primera persona, basada en un retrato de época y con las mismas técnicas de deepfake.

LA NACION

Articulos relacionados