vacunatorio-vip:-el-gobierno-dio-una-lista-pero-crece-el-escandaloSociedad 

Vacunatorio vip: el gobierno dio una lista pero crece el escándalo

Desde el presidente Alberto Fernández, pasando por Eduardo Duhalde, parte de su familia, funcionarios, empresarios y periodistas. La lista tiene 70 nombres de personas que lograron vacunarse contra el Covid-19, en su mayoría de forma indebida: sin inscribirse y esperar su turno, como lo hicieron más de 700 mil personas en el país. La divulgó el propio Gobierno, por orden de la flamante ministra de Salud, Carla Vizzotti, con el propósito de suavizar la peor crisis política de la gestión del Frente de Todos, que, de todas maneras, no cede. Más bien tiende a crecer.

El esfuerzo de Vizzotti por demostrar transparencia tras el escándalo que produjo el despido de su antecesor, Ginés González García, parece ser un intento de tapar el sol con un dedo. Y por varios motivos.

El primero es que ya hay al menos 11 denuncias judiciales, además de pedidos de informes y de suspensión de diputados vacunados, y un allanamiento, que se realizaba en la noche de este lunes, por pedido del fiscal Guillermo Marijuán, al Ministerio de Salud, ubicado en el emblemático edificio que adornan dos murales gigantes de Eva Perón.

Allí es donde se vacunaba a los amigos del poder, con el consentimiento del exministro Ginés González García, echado el viernes. Vizzotti, que entonces era viceministra, dijo que no sabía nada.

El segundo motivo es que la ministra ordenó difundir sólo una lista: la de los vacunados a pedido del Ministerio de Salud de la Nación y la de las personas vacunadas el jueves pasado por enfermeros del hospital nacional Posadas en la sede ministerial, lo que se dio en llamar “vacunatorio VIP”. Pero en el país hay más vacunados que eludieron el trámite y lograron vacunarse gracias a sus contactos.

Se supo que Alfonso Massa, Fernando Galmarini y Marcela Durrieu, el padre y los suegros del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, respectivamente, se inocularon contra el coronavirus. Tras esa noticia, ventilada en Twitter por la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, la familia Galmarini hizo saber que los vacunados habían sacado turno.

El viernes en que explotó el escándalo, por la renuncia de González García tras la revelación del periodista Horacio Verbitsky, de que consiguió vacunarse gracias a su amigo ministro, también se confirmó que se inocularon Hugo Moyano; su esposa, Liliana Zulet, y uno de sus hijos, Jerónimo, de 20 años.

Días antes, se había conocido el caso de dos intendentes de ciudades de Santa Cruz y del diputado nacional por esa provincia Juan Benedicto Vázquez, del Frente de Todos.

Es decir que el escándalo podría aumentar una vez que se conozcan los casos de vacunados VIP en el interior. Los nombres deben constar en el Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (SISA), la base de datos donde se cargan los contagios y las muertes por Covid-19.

El tercer motivo que podría agitar aún más el huracán institucional es que hasta el momento no se conocen todas las fechas de las vacunaciones, ni los lugares donde se realizaron a cada uno ni si se dieron solo la primera o las dos dosis. Tanto la Sputnik V, desarrollada por Rusia, como la del laboratorio AstraZeneca y la Universidad de Oxford (Reino Unido) son de dos aplicaciones, y son las únicas que llegaron al país.

En este contexto, ya se produjeron los primeros estudios de opinión pública relacionados con el escándalo: según la consultora Management & Fit, el 56% de las personas está en desacuerdo con la designación de Vizzotti y el 71% cree que los funcionarios que recibieron la vacuna de manera irregular deberían renunciar.

La crisis no sólo soterró el relanzamiento de la gestión planeado con la creación del Consejo Económico y Social sino que pone en aprietos al Gobierno, que capea una grave crisis económica y sanitaria, a menos de seis meses de sus primeras elecciones de medio término, en que se juega la gobernabilidad frente a una oposición no peronista que, a diferencia de años anteriores, ahora permanece unida.

Los nominados son…

Vizzotti asumió el sábado en una agridulce ceremonia realizada en la quinta presidencial de Olivos y dos días después instruyó al hospital Posadas, ubicado en la Provincia de Buenos Aires, y a las áreas involucradas de la cartera sanitaria nacional, que informen qué personas se vacunaron a requerimiento del Ministerio.

En la lista, que se difundió en la tarde del lunes, figuran, entre otros, el presidente Fernández; su vocero, Juan Pablo Biondi; el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello; el canciller, Felipe Solá; el ministro de Economía, Martín Guzmán; el embajador en Brasil, Daniel Scioli; el embajador en Paraguay, Domingo Peppo; y el procurador del Tesoro, Carlos Zannini, quien en el SISA aparece como vacunado el 22 de enero como “personal de salud”.

También, González García y su sobrino y jefe de Gabinete, Lisandro Bonelli, quien habría hecho vacunar a familiares y amigos, y este mismo lunes renunció, al igual que Martín Sabignoso, quien estaba a cargo de la Secretaría de Equidad de la cartera de Salud, que también fue vacunado.

Los Duhaldes

En la nómina figuran, además, el expresidente Duhalde; su esposa, la exsenadora Hilda “Chiche” González; y las hijas de ambos Juliana y María Eva; el fotógrafo del presidente Fernández, Esteban Collazo, que tiene 34 años, y el director general de Audiencias Presidenciales, Nicolás Ritacco, de 27 años, entre otros funcionarios, empleados del Estado y periodistas, como Gabriel Michi, de C5N.

Trabajadores del Ministerio de Salud se quejaban porque no daban crédito a que estuvieran vacunados personas que no figuran en los grupos de prioridad de vacunación y los funcionarios jerárquicos antes que los que están realmente expuestos a los contagios.

Por ejemplo, entre los vacunados figura Analía Rearte, directora de Epidemiología e Información Estratégica. “Todo bien con que se vacune, pero nadie de su equipo fue inmunizado y son los que viajan al interior y a los hospitales personalmente a seguir el manejo de la situación”, criticó en off the record con este medio un trabajador de la cartera sanitaria.

En México, consultado por el diario Clarín sobre el escándalo, del que el mundo ya se hizo eco, el presidente Fernández dijo: ”Todo lo que había que hacer ya se hizo”.

Articulos relacionados