La deuda con el FMI: el Gobierno empezará negociar un nuevo acuerdo entre septiembre y fin de añoEconomía 

La deuda con el FMI: el Gobierno empezará negociar un nuevo acuerdo entre septiembre y fin de año

Según fuentes del Gobierno el nuevo acuerdo con el FMI empezaría a negociarse entre septiembre y fin de año o principios de enero. Esa sería la ventana de oportunidad que las autoridades ven para sentarse con el organismo y acordar la reestructuración de una deuda de unos US$ 49.000 millones (capital más intereses) que se tomó a través del stand by firmado durante la gestión de Mauricio Macri.

La fecha más inmediata para arrancar las discusiones podrían ser un mes después de cerrarse el canje actual (4 de agosto). Por el contrario, el plazo máxim-o que en el Gobierno ven plausible-, sería a fin de año para que así el país tenga tiempo suficiente de conversar con el Club de París la rebaja de la tasa de interés de la última cuota que adeuda con esa entidad: son US$ 2.100 millones. Martín Guzmán había solicitado un año de prórroga para cumplir con esa obligación y eso finaliza el 5 de mayo de 2021. Para negociar con el Club de París, los países piden que la Argentina tenga un programa con el FMI y vigente el artículo IV. De ahí que el país tenga un cierto apuro para verse la cara con los burócratas del organismo.

Mirá también

El principal motivo por el cual la Argentina negociará la deuda con el FMI es que no puede afrontar la carga de vencimientos. El organismo aprobó un crédito stand by por unos US$ 56.000 millones en 2018, para enfrentar una salida severa de capitales que provocó una crisis de balanza de pagos y depreció el peso aumentando la tasa de inflación en 2018 y 2019. Fue el crédito más grande en la historia del organismo. El Fondo desembolsó US$ 44.100 millones -el resto de los giros no se produjeron-. El crédito stand by se empieza a devolver a los tres años. En la segunda mitad de 2021 empezarían los pagos. Pero el grueso de las cuotas caerían en 2022-2023. El Gobierno buscará estirar los plazos de pago en el tiempo. Se calcula que junto a los intereses, el monto a negociar son unos US$ 49.000 millones.

El FMI no acepta postergar vencimientos de pagos pero sí presta dinero para pagar las deudas. La devolución del préstamos puede ser más larga en el tiempo según el tipo de acuerdo que se firme. El programa que más plazos brinda a los países para tomar deuda con el FMIes el crédito de Facilidades Extendidas, que suele exigir a cambio una serie de reformas que el staff del organismo recomienda luego a hacer una evaluación a través del artículo IV.

La reestructuración de la deuda argentina envuelve cuatro etapas. La primera, fue la de la deuda en pesos y ahí el Ministerio de Economía lanzó una serie de canjes en la primera mitad del año. La segunda es la que se ha llevado la mayoría de las miradas: la negociación con los acreedores privados de deuda en dólares emitida bajo legislación extranjera (US$ 64.800 millones). La tercera será la que viene: reestructurar los vencimientos de la deuda en dólares emitida bajo legislación local (unos US$ 13.700 millones en manos privadas). Esta semana el Gobierno enviará un proyecto de ley al Congreso. La cuarta, finalmente, será con el FMI por el acuerdo stand by.

La negociación con el FMI es relevante además porque permitirá saber de manera definitiva el nuevo perfil de vencimientos en los próximos años. El organismo dijo en febrero que la deuda argentina no era sostenible. Y que el país debería lograr al menos un ahorro de US$ 50.000 millones en los pagos de deuda.

Mirá también

La oferta que presentó esta semana Martín Guzmán ante la SEC (Comisión de Valores de Nueva York) supone que Alberto Fernández pagará intereses de la deuda en dólares por US$ 2.100 millones hasta el final de su mandato. Bajo la estructura actual, la Argentina debería pagar unos US$ 28.000 millones hasta 2023. “Según nuestros cálculos el ahorro de Argentina para el período 2020-2028 superaría los US$ 40.000 millones comparando la oferta actual y la estructura vigente de pagos”, dice 1816.

Según ACM, “bajo la última oferta se pagarán US$ 16.000 millones más en los próximos 10 años que lo que se hubiesen pagado bajo el perfil de vencimientos de la primera oferta, en este sentido, dicha suma representa el costo fiscal de la mejora en la oferta final del gobierno”. Estos cálculos no tienen en cuenta la otra deuda que falta: la del Fondo Monetario.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados

Leave a Comment