Coronavirus en la Argentina | Polémica en Córdoba por un sistema de control facial para que los alumnos no se copienSociedad 

Coronavirus en la Argentina | Polémica en Córdoba por un sistema de control facial para que los alumnos no se copien

Algunas facultades de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) compraron la licencia de un sistema de reconocimiento facial para evitar que los alumnos se copien durante la toma de exámenes virtuales, en medio de la pandemia de coronavirus. La decisión desató la polémica porque el procedimiento implica la captura de datos personales que, advierten, podrían usarse luego. Referentes de la institución desmintieron que el software vulnere la privacidad de los estudiantes

El decano de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Pablo Recabarren aclaró en diálogo con TN que, a través del sistema, se busca aportar transparencia al proceso de evaluación virtual después de que algunos docentes detectaran “conductas inadecuadas”.

“Todo está aprobado por el Consejo Directivo de la facultad. El uso es voluntario, el docente que lo pida puede utilizarlo y tiene que avisar a los estudiantes. Los datos permanecen muy poco tiempo en los servidores”, explicó Recabarren.

Además, precisó que solo el 10 por ciento de los profesores pidieron la asistencia del software. “Lo que pasa es que en las universidades públicas estas decisiones se politizan”, analizó.

El secretario de Tecnología y Educación Virtual de la UNC Jorge Finochietto explicó: “El reconocimiento de rostro del sistema es para detectar si hay una persona o no. No estamos hablando de detectar quién es o comparar la información con una base de datos, sino saber si hay una cara o no”.

En este sentido, especificó: “Una vez que el docente accede a la grabación, puede saber si la persona se ausentó o si había dos rostros, por ejemplo. El objetivo es ayudar a la función del maestro, no se habla de analizar los datos para ver si esa persona es quien dice ser o tomar más datos que lo necesario”.

“En general, la experiencia del estudiante es como trabajar como con un navegador web. Ellos acceden al examen a través del software que, durante el tiempo que dure, no les permite consultar otros sitios o abrir alguna aplicación que los pueda poner en contacto con terceros”, detalló.

Finochietto defendió el sistema y sostuvo que la experiencia “es muy natural para los estudiantes”. “No tienen problema en adaptarlo”, dijo.

“Lo que registra este software es, principalmente, el video. Se captura el sonido de fondo, pero no es la idea, a menos que uno quiera hacerlo. Todo esto termina a disposición del docente y el sistema hace que se suba a un servidor. Estamos tratando de resguardar la privacidad. La ventaja es que el único que tiene acceso al momento privado del examen es el docente, a diferencia de otros sistemas como zoom”, concluyó.

Articulos relacionados

Leave a Comment