Quiénes investigan los casos sospechosos de Covid-19 en Mendoza

En la instancia en la que Mendoza se encuentra actualmente frente a la pandemia del nuevo coronavirus el seguimiento de los infectados y sospechosos de estarlo es fundamental. Esto es poder identificarlos, testearlos para verificar el positivo y aislarlos.

En este marco, seguir el recorrido de la infección, es decir cómo adquirieron el virus es un punto fundamental, es lo que se llama nexo epidemiológico y con lo cual se puede controlar la proliferación de la infección. Esto dado que el gobierno local asegura que no existe circulación comunitaria en la provincia, es decir que aún puede seguirse ese recorrido, aislar a quienes tienen el virus y evitar más contagios.

Por ello hay toda una red de seguimiento para actuar ni bien se activa el protocolo cuando se detecta un Covid-19 positivo.

Un equipo de al menos 75 personas están a cargo del rastreo de los contagios de Covid-19 en la provincia, acompañamiento y toma de decisiones sobre cómo actuar en cada caso. De todas formas, en el ministerio de Salud aclaran que todo el sistema está involucrado y a disposición en función de las demandas.

La infectóloga Andrea Falaschi, miembro del equipo de asesores del gobierno dio como ejemplo que en el caso de la familia de Las Heras (el último) trabajó mucha gente. Colaboró el centro de Salud número 18 y se dispuso de 4 brigadas de agentes sanitarios que llegaron hasta las casas de posibles contactos estrechos.

En red

Quienes definen las estrategias forman parte de un grupo selecto instalado en la casa de gobierno: se trata de los referentes de la dirección de Epidemiología, 4 infectólogos y los epidemiólogos Rubén Cerchiai y Gonzalo Vera Bello, director y jefe respectivamente. A ellos se suman 3 infectólogos como asesores.

Ellos se han instalado en una oficina contigua a la de la ministra de Salud, Desarrollo Social y Deportes, Ana María Nadal. Reciben la información que se obtiene “en terreno” de cada caso que está en investigación y los sospechosos asociados y a partir de ello, y de acuerdo a los protocolos, se deciden los pasos a seguir.

Falaschi explicó que cuando se detecta un caso sospechoso el primer médico que lo asiste debe realizar un interrogatorio para determinar si efectivamente cumple con la definición de caso (síntomas y posible nexo epidemiológico). Si así fuese es quien le pedirá que informe sobre los contactos con los que se vinculó y notificará de manera obligatoria al gobierno provincial.

“Por la etapa en que está Mendoza todos los casos sospechosos se internan”, detalló. Una vez en esa instancia se hace una cita epidemiológica donde se lo vuelve a interrogar sobre contactos, síntomas y nexo y esos datos se cargan en el sistema nacional de vigilancia. Se les realiza el test de PCR o el serológico según el estadío de la enfermedad en que se encuentren, si da negativo pero hay fuertes sospechas de que el paciente tuvo el virus, se repite.

Quienes tienen un rol fundamental son los profesionales que hacen el seguimiento telefónico de los casos sospechosos. Se trata de 30 médicos que hacen las consultas a los probables positivos (contactos estrechos) y los que luego, diariamente, se comunican con los aislados para conocer su estado de salud. Son profesionales de diversas especialidades que han sido capacitados para abordar la situación. El vínculo se mantiene durante 21 días, ya que así lo determina el protocolo provincial. Desde que comenzaron los primeros casos han realizado más de 4 mil llamados.

“El abordaje de los brotes es diferente en cada caso -dijo Falaschi- en el caso de Las Heras se fue a la casa de las personas, porque fue un cluster extenso”. Agregó que los que no tuvieron quedaron “escudados”, es decir en aislamiento preventivo durante 21 días. Esto pueden realizarlo en sus propias casas si se garantizan ciertas condiciones que evaluará el equipo sanitario. El brazo ejecutor son las 18 áreas sanitarias departamentales que disponen de 2 o 3 personas abocadas al seguimiento de casos locales y lo ampliarán en caso de necesidad.

Realizan operativos sanitarios en zonas vulnerables

El Ministerio de Salud comenzó con operativos en Godoy Cruz que anticipan luego se extenderán a otros departamentos. El área informó que el objetivo es prevenir y controlar posibles focos de contagio de Covid-19. Para ello el abordaje incluye el control sano de la población, de vacunas en niños y adultos mayores y la entrega de alimentos y elementos de protección entre otros recursos que se detecten necesarios. Pero por otra parte se estará alerta ante la posibilidad de encontrar personas con sintomatología sospechosa de infección del nuevo coronavirus.

Desde el municipio informaron que ya hacía un mes que trabajaban en esto y a partir de ahora actuarán de manera mancomunada con el área de gobierno.

Se comenzó por los barrios del Oeste, en particular en el Barrio Sol y Sierra.

“Vamos a vacunar a menores de 24 meses y mayores de 65 años y población en riesgo. A su vez, a quienes tengan síntomas vamos a trasladarlos a la Posta Sanitaria 515 para que la unidad centinela pueda hisopar el caso sospechoso. También, cada familia recibirá un kit de desinfección compuesto de lavandina, detergente, alcohol, jabón líquido y tapabocas”, dijo el intendente Tadeo García Zalazar.

__

Articulos relacionados

Leave a Comment