Lali: “No hay que exponerse al virus, pero el virus te expone a todos los aspectos de la vida”


Lali volvió a Madrid para continuar con la filmación de Sky Rojo, la serie del creador de La casa de papel; con nueva canción, “Lo que tengo yo”, habla de su video y del disco que saldrá en los próximos meses

Acaba de arribar a Madrid. Sin embargo, deberá privarse de los paseos por Lavapiés, Chueca o Chamberí.

Lali Espósito está cumpliendo con los catorce días de cuarentena obligatoria

que le impone España a los viajeros que llegan desde el exterior como resguardo ante la pandemia del

Covid-19

que, en el país lorquiano, se cobró más de 27.000 vidas.

Sin embargo, Lali está eufórica por la repercusión que obtuvo “Lo que tengo yo”, su reciente single, cuyo video arrasó con las visualizaciones ni bien fue dado a conocer públicamente por Sony Music. “Estoy muy contenta y sorprendida con la respuesta que tuvo. El tema no estaba en los planes, pero surgió por el contexto. Evidentemente, hacer este aporte para pasarla bien es muy bienvenido”, cuenta a

LA NACIÓN

a través de una de las plataformas de imagen y sonido que hoy permiten acortar distancias, en una charla en la que se muestra fiel a sus modos simpáticos, desbordante de palabras, y enfática.

Lali Style

cien por ciento.

A pesar del contexto pandémico, la chica, nacida artísticamente en las huestes del semillero Cris Morena tiene motivos de sobra para disfrutar su presente. Es que, además de la satisfacción por la repercusión del nuevo tema, que formará parte de su nuevo material a editarse en el último cuatrimestre del año, la moviliza

la posibilidad de continuar con las grabaciones

de


Sky Rojo

, la serie pensada por Álex Pina, creador de

La casa de papel

y

Vis a vis


, y Ester Martínez Lobato, responsable de

El embarcadero

y

Vis a vis

. La serie, producida por Vancouver Media y que distribuirá Netflix, comenzó a filmarse en noviembre, pero debió suspender su plan de rodaje debido a la parálisis mundial de la industria del entretenimiento que provocó el coronavirus.

El nuevo tema y video de Lali, “Lo que tengo yo”

02:33

Video

El video de “Lo que tengo yo”, grabado a través de celulares, no solo muestra a Lali danzando divertida y sensual, sino a jóvenes contagiados con la coreografía impartida por la estrella teen y la música pegadiza. Un video coral que apela a lo inclusivo y que resignifica el aislamiento en una experiencia compartida. “La canción surge en este contexto, no la tenía planeada ni estaba en mi agenda musical. Creo que, en cuarentena, todos tenemos que conectar con lo creativo”, reconoce Lali, quien logró convertir ese apodo en una verdadera marca registrada y exitosa. En este nuevo single, la cantante trabajó junto a Mau & Ricky (hijos de Ricardo Montaner), Camilo y Tainy.

Mi madre siempre me dice que lindo es lo que a uno le gusta, no lo que se dice que es lindo

Lali

-¿Cómo fue el proceso de grabación del clip?

-Lo hice en mi casa con un celular y trípode. No tenía más opciones, pero lejos que eso me aterre, me pareció bonito tener un material que tenga que ver con el momento que estamos pasando, que distraiga. Es una canción que invita a bailar y a pasarla bien.

-La diversidad define la concepción estética e ideológica del video.

-Es la manera en la que yo me manejo en la vida. En mis canciones siempre voy a referirme a cómo pienso, a lo que creo que es lindo. Mi madre siempre me dice que lindo es lo que a uno le gusta, no lo que se dice que es lindo. Todos tenemos eso que nos diferencia y no es una cuestión romántica. Siento que esta es una canción que empodera, palabra muy usada, por suerte, en el último tiempo. El video invita a que todos podemos hacer nuestro video, bailando y con la ropa que se nos cante, porque así tendría que ser todo.


“En mis canciones siempre voy a referirme a cómo pienso, a lo que creo que es lindo”

-En lo coral del video se puede observar diferentes contextos y situaciones. Una persona en silla de ruedas danzando es un claro ejemplo de ese aspecto inclusivo del material.

-Es una posibilidad de todos, así como la pandemia es de todos y no discrimina nada. La situación actual nos enseña que, en un mundo con diferencias sociales, el coronavirus no diferencia nada ni a nadie. Siento que el compartir, la música y el amor son para todos.

-El video se apoya en una idea de belleza auténtica, reconocible, sin caer en estereotipos alejados o inaccesibles.

-Se ven distintos cuerpos y así debe ser. Es medio una locura hablar de esto, sorprende, y no debería ser así. Que hoy haya marchas por víctimas del racismo como estamos viendo es loco y doloroso, pero es lo que es.

-El reciente asesinato de George Floyd por parte de fuerzas policiales en Estados Unidos vuelve a visibilizar cuestiones aún no superadas.

-Creo que somos más los buenos que los malos, así que las masas buenas debemos seguir buscando un mundo más agradable.


“Puedo vivir mi sexualidad con total libertad”, señala Lali

-La peste, en términos de Antonin Artaud o Albert Camus, ¿se puede resignificar en algo positivo? ¿Sentís que la pandemia permite visibilizar desigualdades extremas y con ello una posibilidad de cambio?

-Exposición es un buen término. Define esta circunstancia que expone todo, lo bueno y lo malo de cada sociedad. Y también sucede a nivel individual. Nos expone a todos. No hay que exponerse al virus, pero el virus te expone a todos los aspectos de la vida. Si no sacamos nada bueno de todo esto seríamos muy poco inteligentes.

Cuestión de principios

“Lo que tengo yo” apela a las seguridades individuales. A esa posibilidad del libre albedrío de plantarse ante el mundo desde la autenticidad. Y en esa aventura, Lali plantea la potencialidad de enamorar o sofocar al otro con seducciones propias y genuinas: “En términos positivos y negativos, me sofocan muchas cosas”, reconoce la intérprete.

-Comencemos por lo negativo.

-Me sofoca ver en las redes, y en la sociedad, la agresividad porque sí, el decir cualquier cosa de una persona. Esto no sucede solo con la gente famosa, la gente se critica entre sí.


Lali, en Madrid, recién llegada y transitando ya una nueva cuarentena

-Se te percibe una mujer muy segura, no laberíntica, frontal. ¿Cuáles son tus miedos en torno a la exposición pública?

-Me da miedo que, alguna vez, no diga lo que pienso por ciertas represalias de quien no piensa como yo. Eso me da miedo, pero no creo que me suceda. Aunque nunca se sabe cómo te puede pegar, en cierto momento de la vida, la opinión del otro. Me da miedo llegar a sentirme no tan genuina.

-Mostrás un personaje muy fortalecido que no pareciera condicionarse por el afuera.

-Tengo un montón de miedos, aunque eso no quiere decir que me condicionen. Quizás el principal sea dejar de ser frontal, auténtica. No es un esfuerzo eso que vos decís que ves de mí, surge natural. Lo que sale de mi boca tiene que ver con mi crianza y con mi manera de ver la vida.

-Si bien sos muy joven, ¿sentís que los años te plantan diferente?

-Sin duda. A los 28 estás más segura de las cosas que pensás y vas aprendiendo otras que se van afianzando en tu persona.

-¿Cómo se manifiesta lo positivo de esa sofocación que planteás en “Lo que tengo yo”?

-En el amor, en el sentirme enamorada, seductora. La canción es eso, te invita a decir que lo que tenés vuelve loco al otro. A mí me sofoca la gente que se maneja de esa forma, la que es segura y que va al frente con lo que es y lo que tiene para dar. Así me he enamorado de las personas que me he enamorado y me sucede en la calle con la gente que es igual, contagia.


Lali, durante su entrevista con LA NACIÓN

-Hablabas de la mirada ajena y, en ese sentido, hace una semana fue criticada Susana Giménez por su viaje a Uruguay, más allá de que contaba con todos los permisos legales. En tu caso hubo alguna crítica, no muy enfática, al respecto. ¿Qué tenés para decir ante las críticas a tu partida de Argentina en plena cuarentena?

-Me parece mal que se

bardee

a una persona por este tema o por cualquier otro, pero, ante todo, entiendo. La gente está en su casa, muchos necesitan salir a laburar porque la están pasando, realmente, como el culo. Así que no me enojo. Además, comprendo que la gran mayoría no tiene por qué saber cómo se manejan permisos, trámites en embajadas, vuelos de repatriación. Está bueno contar, entonces, en mi caso, que

mi viaje está vinculado a una cuestión laboral

. Esto tiene que ver con Netflix España y Vancouver, que es la productora para la que estoy trabajando. Y vamos a volver a grabar porque España está comenzando una apertura.

-Si bien hace pocas horas que estás en España, ¿qué panorama encontraste en Madrid?

-Acá se empezaron a abrir los negocios, la gente sale a pasear para despejarse. Pero todo se hace con horarios establecidos: los adultos mayores salen en determinado momento del día, los jóvenes en otro. En la calle ves a la población saliendo hacia esa nueva normalidad, como se dice acá. Lo mismo sucede con las producciones de cine y televisión, aunque todavía faltan algunas semanas para mi rodaje, porque

tengo que estar en mi casa durante dos semanas ante la posibilidad de cualquier contagio durante mi traslado

. Viajé con anticipación porque la productora se tenía que cubrir y tener en cuenta estos tiempos.Tenía que volver y fue por una cuestión laboral como le sucede a tanta gente, ya que hay miles de permisos tramitados por trabajo. Incluso

tuve que hacerme chequeos médicos antes de realizar el viaje.

Sin ese ok sanitario tampoco se puede.

-¿Cuándo viajaste?

-En el último vuelo de repatriados de mayo, con pasajeros con visa de trabajo, como es mi caso. Nadie viaja porque se le ocurre de un país a otro y, mucho menos a España que tuvo tantas muertes. No es simple subirse a un avión en este contexto, no es lo más feliz del mundo que te puede suceder.

-¿Cómo fue ese vuelo? ¿Notabas temor en los pasajeros?

-Había gente más hipocondríaca que otra. Pero todo el mundo fue muy respetuoso de la situación, nadie quería levantarse cuarenta veces para ir al baño, ni tocar nada demasiado. Percibí mucho respeto por el otro y por la tripulación que estaba trabajando en una situación atípica. Fue raro, pero acá estoy.

-¿Era un vuelo de Aerolíneas Argentinas?

-Si.

-¿Iba completo?

-Estaba completa la parte Turista. El sector Business no se podía comprar porque estaba cerrado para la tripulación. Nos pidieron no levantarnos porque sí, llevar la mascarilla puesta durante todo el vuelo, y todo el mundo tenía su alcohol en gel.


“Es una serie que va a generar una saludable controversia”, dice Lali sobre Sky Rojo Crédito: Instagram

Empoderada

En su llegada a Madrid, Lali Espósito lució una gorra con la inscripción “Feminist”. A la foto, en sus redes sociales, le sumó un elocuente “obvio”. Comprometida con las luchas de las mujeres en torno a una equidad social y a detener esa otra pandemia que es la violencia de género que se cobra cientos de víctimas por año.

Sky Rojo,

la serie que continuará grabando en dos semanas, la sumerge en el universo de un club nocturno, en el ejercicio de la prostitución y el flagelo vigente de la trata de personas. “Estoy aprendiendo sobre cuestiones que no tenía ni idea cómo funcionaban. La historia muestra a tres mujeres que están dentro de un club en una situación de trata. Es impresionante cómo se engaña, cómo se miente a esas chicas para que terminen integrando esa red enorme. Esto es algo que no está ni cerca de extinguirse. Desde ya, se trata de una historia de ficción, pero los creadores, con Alex Pina a la cabeza, han indagado en este universo, se investigó en profundidad sobre el tema”.

-¿Qué expectativa tenés en cuanto a la mirada del televidente sobre el material?

-Es una serie que va a generar una saludable controversia. Habla de la cabeza del proxeneta, de la víctima, y de quién elige trabajar en la prostitución. La serie se plantea entretener, pero el tema es bien profundo.

-Tú ultima participación televisiva fue en

Esperanza mía. L

uego de algunas participaciones en cine, regresás a la actuación. ¿Cuál fue la motivación para involucrarte en esta experiencia?

-Me da orgullo estar en la serie. Está relacionada con las cosas que me interesan contar. No actúo siempre, me involucro cuando aparecen historias que me parecen copadas para involucrarme.

Sky Rojo

es un gran desafío profesional y personal.


“El hecho de tener una profesión a los 14 años ya es poco habitual. Mis amigas, en la adolescencia y más también, no sabían qué hacer de su vida, y eso es natural”, recuerda Lali Crédito: Instagram

-Sos una mujer joven, de vida intensa y atípica, con una carrera laboral que arrancó en la preadolescencia. ¿Sentís que la profesión te quitó algo del plano personal?

-Si me pongo en los zapatos de alguien que no llevó una vida como la mía, seguro que encuentro mil cosas que no hice como una joven normal. Pero no hago esa lectura, trato de verlo al revés: la vida que me tocó es ésta, entonces pienso en todo lo que mi profesión me ha dado. El hecho de tener una profesión a los 14 años ya es poco habitual. Mis amigas, en la adolescencia y más también, no sabían qué hacer de su vida, y eso es natural. En cambio, yo sabía lo que quería ser desde los once. Es más lo que he ganado que lo que he perdido. Seguro que me perdí mil cosas normales como cumpleaños de amigos o familiares, nunca me fui a un viaje de egresados, pero puedo tocar en un país como Israel ante miles de fans. Tengo que mirar el vaso medio lleno, porque ese vaso está lleno de cosas muy positivas.

De novia con Santiago Mocorrea, transcurrió junto a él la cuarentena en Buenos Aires. Toda una excepción para la agenda de ambos: “Fue agradable, hermoso. Cuando comenzamos a grabar la serie mi novio pudo viajar a España muchas veces, pero era toda una movida porque él trabaja mucho. Ahora fue al revés. Yo jamás había estado más de una semana en mi hogar, así que fue súper positivo, incluida la convivencia. Tengo amigos que se han separado, no es fácil convivir en esta situación, la gente está nerviosa por la incertidumbre, así que es entendible los que no la pasaron bien”.

-¿Qué lugar ocupa la sensualidad y la sexualidad en la construcción de la figura pública y en tu vida personal?

-Todo. Soy súper relajada con el tema. Y soy relajada en como me sale, no es que me impongo ser sexy o sensual. Cuando hago una canción, coreografías o vestuario para el show, saco esa parte en un contexto donde surge posible. En lo personal, siempre estuve de novia, pero si no estoy de novia puedo vivir mi sensualidad y mi sexualidad con total libertad. Creo que se nota cuando alguien impone lo sexy. Me parece más interesante cuando no se impone, cuando sale natural, cuando se puede hacer un chiste con eso.

-Sin esa autenticidad, ¿se pueden tener millones de seguidores?

-Hay algo personal que hace que la gente te siga, pero no con todos los artistas sucede igual. Gran parte de la gente que me sigue lo hace porque vibra con mi persona, más allá de lo artístico. Sin embargo, hay muchos artistas que hacen un personaje para el afuera y son muy seguidos. No hay una regla que marque que, si sos más auténtico, más te quieren. En mi caso, sí siento que la autenticidad es un punto de conexión con mis fans.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment