Cayeron “Dientón”, “Quesito” y “Pimientito” por un crimen envuelto en disputas familiares

Axel Barrionuevo fue ejecutado de un tiro en el pecho en la Triple Frontera.

Los Andes

Por Ariel Cubells – [email protected]

Cuando el caso parecía encaminado y el fiscal ya tenía detenidos a los cuatro sospechosos, varias declaraciones cambiaron el panorama y dos podrían ser liberados a pesar de que recientemente han sido imputados. Dos bandas enfrentadas y acusadas y un trasfondo familiar por el crimen de Axel Barrionuevo (20) en el barrio La Gloria.

El primer arresto fue el golpe para que, de a poco, fueran cayendo los demás. Hace una semana la Policía detenía a un menor de 17 años en la misma barriada donde se cometió el homicidio el pasado 18 de abril.

Este adolescente y tres jóvenes estaban sindicados en la muerte de “Axelito”, luego de una serie de testimonios que los ponían en la escena del hecho de sangre.

Tras su captura, el menor fue imputado por homicidio agravado por la premeditación de dos o más personas, delito con pena única de perpetua. Para él se espera una prueba que podría ser reveladora: los peritos tratarán de determinar si debajo de las uñas de Barrionuevo quedó ADN del acusado,  a quien en las redes sociales lo vieron con la cara lastimada tras el crimen.

Posiblemente, la víctima pudo haberse defendido y lo hirió en el rostro. La sospecha se completa porque el detenido hizo un posteo de Facebook con la frase “Te partimos”.

A quien también la Policía le seguía los pasos era a Lucas Rojas (27), alias el “Dientón”, capturado el lunes tras un operativo en un domicilio de calle Chenau de Ciudad. Fue imputado por el mismo delito que el primer arrestado y lo llevaron a la cárcel.

Distinta podría ser la suerte de los otros dos apuntados que, ante las detenciones anteriores, decidieron entregarse. Ellos son Víctor “Quesito” Gómez (18) y Maximiliano “Pimientito” Garate (19), domiciliados en La Gloria y en el barrio Renacer de Maipú, respectivamente.

Bandas antagónicas

Gómez y Garate también quedaron imputados pero no fueron trasladados al penal porque sus familiares declararon cuando los llevaron a la comisaría. Estos parientes aseguraron que los jóvenes no podrían haber participado del asesinato de “Axelito” porque son de un grupo opuesto al de “Dientón” y el menor, los principales sospechosos. Estos son de la banda de los Miraval, mientras que “Quesito” y “Pimientito” son de la gavilla de Omar “Tanga” Gómez, delincuente reconocido y condenado a perpetua por homicidio y asalto a un camión de caudales en 2014.

Apoyaron esta versión con relato de hechos y hasta una denuncia por una balacera de “Dientón” en la casa de uno de los Gómez. Los testimonios sonaron convincentes para los investigadores, por lo que el fiscal Gustavo Pirrello espera una serie de pruebas para terminar de comprobar esto. De ser así, decidirá liberar a los dos últimos detenidos.

El juicio que quebró a una familia

Para llegar al móvil del crimen de Barrionuevo, los pesquisas se remontan a otro homicidio en La Gloria, ocurrido en 2018. La víctima en esa causa fue Lucas Morales (19) y a juicio llegaron “Axelito” y el hermano de su novia, Leonardo Miraval.

Este último fue condenado a 18 años y su cuñado fue sobreseído. Ante este desenlace los Miraval quedaron con bronca con Barrionuevo y su pareja, quien decidió ponerle del lado de su novio y no de su familia. Por esta situación creen que se la “tenían jurada” y que en el amanecer del 18 de abril le hicieron una emboscada para matarlo de un balazo en el tórax. No se descarta también un problema de drogas.

Articulos relacionados

Leave a Comment