Alberto Rodríguez Saá también lanzó polémicas frases sobre los porteños: “No están presentes en la actividad productiva”

El gobernador de San Luis, el peronista Alberto Rodríguez Saá, defendió los dichos de su par pampeano Sergio Ziliotto​ sobre los porteños y sumó varias frases propias a la polémica: consideró que “salvo talleres clandestinos, fábricas no tiene la Ciudad de Buenos Aires”, y que sus habitantes “no están presentes en la actividad productiva” del país.

Con Ziliotto a su lado tras la firma de un acuerdo de “libre paso” entre ambas provincias para flexibilizar la cuarentena, Rodríguez Saá remarcó que compartía las palabras del pampeano, quien había asegurado que “a la Argentina productiva le sobran muchos porteños”.

“Lo que dijo es que sobran porteños para trabajar (sic) y se puede decir de otra manera. Fue un giro literario hermoso. Capaz que no lo entendieron”, afirmó el gobernador puntano.

Y continuó con el tema: “Lo que quiso decir, y lo comparto, es que el interior del país o la Argentina federal y gran parte de la provincia de Buenos Aires, son todos los productores del campo, de la industria… Somos los que construimos la riqueza del país“.

Luego lanzó una de sus polémicas definiciones: “Yo que sepa, en la Ciudad de Buenos Aires no plantan soja, no crían ovejas, no crían ganado. Yo que sepa, salvo talleres clandestinos fábricas no tiene la Ciudad de Buenos Aires”.

“Entonces la frase de que los porteños no están presentes en la actividad productiva, es la misma frase. No es una frase hiriente, es una verdad”, interpretó el mandatario puntano en su afán de avalar las palabras de Ziliotto, quien aclaró que con su frase apuntó a los manifestantes anti-cuarentena.

Después Rodríguez Saá intentó matizar su descarga contra los habitantes de la Ciudad de Buenos Aires.

“También es una verdad que es el centro financiero del país. Quién duda. Y también se puede convertir en la capital de la revolución de la inteligencia”, aseguró.

Muerte e indignación

Rodríguez Saá quedó en las últimas horas en medio de duros cuestionamientos por el terraplén que levantó su provincia para cortar el paso de los cordobeses que viven en La Paz, un pueblo pegado a Merlo cuyos habitantes desarrollan actividades y tienen familiares en ambos lugares. En ese talud murió Mario Javier Cortes (41), quien fue aplastado por su auto tras encajarse al intentar cruzarlo y bajar del vehículo.

“Una desgracia, una desgracia”, indicó Rodríguez Saá. Y buscó justificar la medida: “El terraplén se puso con un fin noble, que es cuidar el estatus sanitario de la provincia” porque “Córdoba tiene circulación comunitaria” del coronavirus. 

Mirá también

Ahora el gobernador aseguró que tienen buena comunicación entre los intendentes de Merlo y La Paz, y que ambos comités de crisis provinciales están en conversación para buscar una solución.

“Vamos a hacer una mesa de trabajo. Son 15, 20 ó 30 el grupo (de personas) que quiere ir a Merlo. Entonces veamos las causas. Para que nadie tenga problema: que se respeten los derechos sociales, los derechos humanos y la comunicación. Pero cumpliendo el protocolo”, afirmó Rodríguez Saá en un giro de su posición después de la tragedia.

Corresponsal en La Pampa.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados

Leave a Comment