Los robots que se adaptaron al mundo del coronavirus: son mozos, atienden pacientes y controlan el distanciamiento social

Robots que detectan fiebre, distribuyen desinfectante para las manos, esterilizan espacios, entregan alimentos y hasta responden preguntas médicas sobre el coronavirus son algunos de los desarrollos de las compañías de robótica en el mundo ante el nuevo escenario que se abre con la COVID-19.

Un caso paradigmático es la compañía Reliable Robotics, que alquilaba robots para eventos y fiestas. Pero cuando la COVID-19 llegó a Emiratos Árabes Unidos, donde tiene su base esta empresa, las cosas cambiaron y tuvieron que reconvertir sus modelos .

Aswin Sarang, director de Reliable Robotics company, con sus robots en Dubai, Emiratos Arabes Unidos. (Foto: EFE/EPA/MAHMOUD KHALED)

El director de Robótica e Inteligencia Artificial de Reliable Robotics, Aswin Sarang, tomó cuatro de los robots que tenían preparados, cambiaron el software y los transformaron en algo nuevo y necesario en un país con casi 35.000 casos de COVID-19 y cerca de 300 muertos.

Mirá también

Pepper es un pequeño humanoide blanco de 1,20 metros de altura, 28 kg de peso y con capacidad para operar durante unas 12 horas, y es probablemente el más sociable de la pequeña familia de cuatro robots desarrollada recientemente por Reliable Robotics.

Un robot atiende en un restauran chino en Holanda, como medida para prevenir los contagios de COVID-19. (Foto: REUTERS/Piroschka van de Wouw)

Este humanoide no solo entiende y habla 15 idiomas sino que además es capaz de detectar emociones en las personas e incluso reconocer sus caras, lo que le hace perfecto para “concienciar” y educar a la gente sobre el virus a través de conversaciones y su pantalla interactiva, de acuerdo con la página web de la compañía.

El robot Pepper sirve como asistente en un cine de Bangok, Tailandia. (Fuente: EFE/EPA/RUNGROJ YONGRIT)

Sarang explicó a Efe que Pepper puede ayudar a los médicos a comunicarse con sus pacientes de forma remota sin necesidad de estar en la misma sala, ayudando a limitar el contacto con el infectado para prevenir contagios.

Lo mismo sucede con los robots desarollados por Zora Bots, una empresa con sede en Bélgica, que donó tres unidades al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), y que actualmente fueron desplegados en varios hospitales de Ruanda.

Un profesional de la salud habla con un robot desarrollado por Zora Bots en el centro de tratamiento de coronavirus en Kigali, Ruanda. (Foto: REUTERS/Clement Uwiringiyimana

En ambos casos, estas máquinas se caracterizan por estar equipados con un sensor térmico altamente sensible y un sensor óptico para determinar si una persona tiene fiebre, así como un dispensador de desinfectante inteligente.

En un contexto de reapertura programada de la cuarentena, la mayoría de los robots están enfocados para colaborar en la lucha contra el virus en aeropuertos, centros comerciales u hospitales.

“Espejito”, uno de los nuevos robots esterilizadores en el hospital Quito Sur, del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS). (Foto: EFE/ Jose Jacome)

En esos mismos lugares, además de bancos y oficinas, pueden operar también unidades que logren esterilizar y desinfectar ambientes con luz ultravioleta cuando no hay personas dentro.

El robot ecuatoriano Espejito trabaja las 24 horas del día como complemento de la limpieza tradicional que se realiza en los hospitales de Quito. Asimismo, el UVR-bot emite radiación UV-C para eliminar el ADN y ARN de virus y bacterias de los subtes en Buenos Aires.

Una universidad de Malasia está realizando pruebas con robots para reemplazar a los estudiantes graduados, en medio de los temores sobre la propagación del coronavirus. (Foto: AFP)

Baristabot, también desarrollado por Reliable Robotics, se caracteriza por realiza entregas “libres de contacto” y es perfecto para hacer llegar productos básicos como medicinas y comida a pacientes en cuarentena en hospitales o centros de aislamiento.

Pero no todo es servicio y sanidad, al menos así quedó evidenciado con los modelos que comenzaron a utilizarse para las entregas de diplomas en Universidades y escuelas de Filipinas y Malasia, respectivamente. Por medio de robots, los estudiantes lograron recibir su título en forma remota como una medida para prevenir la propagación del coronavirus.

Los estudiantes de una secundaria en Filipinas recibieron su diploma durante una ceremonia de graduación vía Internet que se transmitió en vivo en Facebook como una medida para prevenir la propagación del coronavirus y la enfermedad COVID-19. (Foto: EFE/EPA/FRANCIS R. MALASIG)

También en Oriente, puntualmente en Singapur, el Gobierno apostó por el robot de la compañía estadounidense Boston Dynamics para prevenir los contagios y cuidar que se respete el distanciamiento social.

De cuatro patas y parecido a un perro, el modelo Spot cumple la función de vigilar que se cumplan los dos metros de distancia en los parques, como el de Bishan-Ang Mo Kio, y calles de la capital.

Una mujer es vigilada de cerca por el robot Spot en el parque Bishan-Ang Mo Kio de Singapur. (Foto: Roslan RAHMAN / AFP)

Estos robots forman parte de un programa de prueba que lleva adelante la Junta de Parques Nacionales y el Grupo de Gobierno Digital y Nación Inteligente de Singapur. El objetivo es automatizar, en parte, los controles y evitar así que humanos realicen la tarea.

Con información de EFE

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados

Leave a Comment