El viceministro de Salud de Axel Kicillof pide volver a la fase anterior de la cuarentena

Lo designaron ahí para fijar la posición y realizar el empuje principal. El viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak (38), cumple el rol de segunda línea en el scrum sanitario del gobernador Axel Kicillof en la Provincia.

El funcionario es el encargado de advertir que el 44% de las camas de terapia intensiva de Buenos Aires está ocupada. Y que la tendencia de contagios por coronavirus es ascendente. Hace horas, sugirió volver a la fase anterior de aislamiento. Previsión que el propio Axel Kicillof relativizó.

La certeza del riesgo es que el virus, además del Conurbano, observa una expansión moderada en distritos del Interior donde había relativa carga viral. Pero, como en toda comprobación científica también los datos certifican la realidad. Kreplak dice que hay 4.000 camas de terapia intensiva entre el sector privado y público. Están ocupadas 1.700 por pacientes con todo tipo de patologías. Sólo 212 por pacientes de COVID 19. Representa el 12% del cupo cubierto.

¿Hay alguna otra comprobación que determine tanto apremio?. La evidencia de la villa Azul, en Avellaneda-Quilmes, donde fue certificada la capacidad de expansión del virus entre tanta carencia de infraestructura y control sanitario. Hay 1800 asentamientos de esas características en la Provincia. El peligro es el virus. Menos grave que esa pobreza porque la potencia, y porque queda.

El viceministro milita esta idea. Su agrupación, “La Cámpora”, liderada por el diputado nacional Máximo Kirchner, participa del espacio del peronismo que dice representar a estos sectores amasijados en años de historia. Aún de la propia partidaria que se encargó de gobernarla por décadas.

Mirá también

El dos de Daniel Gollán es hermano del juez federal Ernesto Kreplak, de esmerada notoriedad por la investigación contra el sindicalista del SOEME, Marcelo Balcedo, con arresto domiciliario en Uruguay. Difieren en las semánticas. El viceministro provincial está más cerca de las alocuciones dramáticas de Gollán, quien vaticinó que el levantamiento de la cuarentena determinaría “cadáveres apilándose en cámaras frigoríficas”, con las formas de un Goya gigantesco.

Hay más de una coincidencia entre ambos. Gollán preside la fundación Soberanía Sanitaria. Su colaborador directo es el mismo Kreplak. Idéntica ruta tuvo el tandem, con ese orden, en el ministerio de Salud de la Nación. Fue durante el último año de gestión de Cristina Fernández.

Gollán reporta a la ahora vicepresidenta. Kreplak a su hijo diputado en el plano político. Lealtad repartida con Kicillok. El gobernador prevalece por antigüedad. Su viceministro explica que ya admiraba a “Kici” desde sus tiempos de militante en Medicina, en la UBA. Ponderación que traslada también a Eduardo “Wado” De Pedro, y Mariano Recalde. Tops de La Cámpora. Nucleamiento con mayor capacidad de crear poder en el PJ, y de ocupación de cargos públicos (véase listados).

El laboratorio con el gobernador funcionó últimamente en la Universidad Nacional José Clemente Paz, en las comarcas del intendente Mario Ishii, desde 2015 hasta 2019. Allí también estuvieron Federico Thea y Agustina Vila, quienes también integran el gabinete bonaerense.

Kreplak se reconoce como “una trabajador de la salud”. Una especie de proletarización de la profesión, a la manera de Roberto Baradel (Suteba) en el momento de asumirse como educando.

Al joven viceministro lo asiste cierta experiencia exitosa. En su momento, fue uno de los creadores del plan PRISMA (Programa Interministerial de Salud Mental Argentino) que procura la reinserción de privados de su libertad con padecimientos mentales. En ese plan estuvieron con resultados óptimos el músico “Pity” Alvarez y la falsa médica Giselle Rimollo, entre otros.

Mirá también

El programa continuó con la gestión de Mauricio Macri. Las buenas ideas, dicen algunos, desconocen cuños “neoliberales”, tanto como aquellas tendencias denominadas “populistas”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados

Leave a Comment