Aerolíneas: los gremios piden “estabilidad laboral”

En medio de un clima contemporizador transcurrió la primera primera reunión del titular de Aerolíneas Argentinas y Austral, Pablo Ceriani, con cinco de los seis gremios aeronáuticos, tras el anuncio del lunes de la empresa, que busca suspender entre 7.000 y 8.000 de sus empleados por dos meses. No hubo un acuerdo, pero los propios gremialistas salieron de allí manifestando su “voluntad de diálogo” y con una nueva fecha ya agendada, para el viernes.

“No vamos a renunciar a la defensa de los intereses de los trabajadores”, señalaron los gremios, agrupados bajo el paraguas de Sindicatos Aeronáuticos Unidos. “Ratificando nuestra voluntad de diálogo, las negociaciones continuarán el próximo viernes, para avanzar en el tema y buscar soluciones que no afecten la estabilidad laboral, ni las condiciones laborales y salariales“.

Con sus casi 80 aviones en tierra desde fines de marzo, Aerolíneas Argentinas sólo hizo vuelos de repatriación o de carga en los últimos dos meses y medio. La compañía, que históricamente fue auxiliada por el Tesoro desde su estatización en 2008, afronta ahora la caída total de sus ingresos. Según su titular, desde abril la facturación se redujo un 97%. 

En ese contexto, el lunes, Aerolíneas confirmó que quiere suspender entre 7.000 y 8.000 de sus 12.000 empleados, aplicando la ley de contratos de trabajo: la empresa quiere firmar con los gremios, en el ministerio de Trabajo, un acuerdo que contemple el pago de al menos 75% de los ingresos de bolsillo de los trabajadores suspendidos, así como los aportes a la obra social.

La contrapartida para Aerolíneas sería no sólo el ahorro de una porción de los sueldos, sino sobre todo no pagar durante ese período las cargas sociales. Fuentes de la compañía dijeron a Clarín que el ahorro que les generaría esta medida sería de aproximadamente 300 millones de pesos por mes. Las suspensiones serían durante junio y julio.

“Esta propuesta tuvo múltiples objeciones por parte de Sindicatos Aeronáuticos Unidos”, dijeron los gremialistas en un comunicado, al salir del encuentro con Ceriani. Además de la cuestión laboral y salarial, los gremialistas objetaron cuestiones de carácter técnico, como “habilitaciones aeronáuticas, vencimientos, rotación de turnos, entre otras”.

Sin embargo, no hubo objeciones de fondo a la decisión empresaria: “Comprendemos que ninguna empresa ha quedado ajena a la crisis que atraviesa la aviación en todo el mundo”, agregaron los titulares de APLA (pilotos de Aerolíneas), UALA (pilotos de Austral), APTA (técnicos), APA (personal de tierra) y UPSA (jerárquicos). El único gremio que no participó (no forma parte de esa alianza) fue AAA (tripulantes de cabina), que tiene agendada su primera reunión con Ceriani para mañana. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados

Leave a Comment