Wim Rijsbergen, el futbolista holandés que visitó a las Madres de Plaza de Mayo en pleno Mundial de 1978Deportes 

Wim Rijsbergen, el futbolista holandés que visitó a las Madres de Plaza de Mayo en pleno Mundial de 1978

A los 44 minutos del primer tiempo del partido que Holanda perdió 3 a 2 con Escocia en Mendoza, el 11 de junio, por la tercera fecha del Grupo 4 del Mundial de Argentina 1978, Wim Rijsbergen salió lesionado. Había sido titular en el 3-0 sobre Irán y en el 0-0 con Perú. Holanda estuvo a punto de quedar eliminado, pero logró avanzar de fase. Rijsbergen, en cambio, ya no volvería a jugar en el certamen. Pero no se iría del país sin un gesto muy particular: alquiló una bicicleta y visitó a las Madres de Plaza de Mayo​ en plena dictadura.

“Sabía que en la Argentina había muchas personas desaparecidas. Llegué en bicicleta porque tenía una lesión y necesitaba hacer mis ejercicios para mi tobillo con Wim Suurbier, también lesionado. Vimos a las Madres con fotos de sus hijos y sus familias. Fue muy conmocionante“, reconstruyó Rijsbergen en una entrevista con la agencia Télam, a 42 años de la inauguración de la Copa del Mundo en la que su Selección perdió la final ante Argentina.

Mirá también

Antes de viajar a la Argentina, Rijsbergen y sus compañeros habían quedado en el medio de un debate nacional en Holanda. Organizaciones civiles y de derechos humanos exigían un boicot al campeonato en rechazo a la dictadura comandada por Jorge Rafael Videla​. La situación se replicaba en otros países. A Europa la información llegaba sin censura.

El plantel holandés, ya sin Johan Cruyff, quien había renunciado al Mundial por motivos personales y no ideológicos, siguió sin embargo el consejo de su federación: separar el fútbol de la política. Las encuestas realizadas a lo largo del país suscribían a esa idea con más del 70% de los votos.

El dictador Jorge Videla, el día de la coronación de Argentina como campeón mundial en 1978.

“Puedo decir que había rumores acerca del régimen de Videla y que por esa razón los periodistas no eran muy positivos acerca de nuestro viaje a la Argentina. Pero los jugadores manteníamos la política y el deporte por separado. Y además ir al Mundial era una chance de hablar con la gente”, explicó Rijsbergen.

Cuando se le preguntó si sospecha de que la dictadura haya ayudado a la Selección Nacional en su paso por el Mundial, el holandés contestó: “Es posible, pero no lo sabemos. Los únicos que lo saben son la gente de la federación (AFA) y los jugadores (argentinos) de ese período”. ¿Qué dijo del 6 a 0 argentino sobre Perú, en Rosario? “Siempre hubo rumores acerca del resultado, pero Argentina tenía un buen equipo y la calidad para anotar esos goles. Fue un buen campeón“, replicó.

“La Naranja Mecánica”, un equipazo en el que Rijsbergen también había sido titular indiscutido y ahora estaba en manos del austríaco Ernst Happel (reemplazante de Rinus Michel en el cargo de DT), tenía la sangre en el ojo: había perdido la final de la Copa de Alemania 74 contra el seleccionado local.

Mirá también

¿Era mejor aquel equipo o el de 1978? “La gente y los especialistas todavía creen que el mejor equipo era el de 1974: un combinado de los mejores de Ajax y Feyenoord, con Jan Jongbloed y Rob Rensenbrink”, aseguró el holandés.

¿Cómo analiza la final? “Tenían la ventaja de ser locales y tuvieron un poco de suerte con Rensenbrink cuando terminaba el juego (un remate suyo pegó en el palo derecho del arco de Ubaldo Matildo Fillol a pocos minutos del final) -dijo-. Después de eso, Kempes​ tuvo unos buenos momentos, pero no sabemos qué hubiera pasado si él (por Rensenbrink) hubiera anotado”.

Con información de Marcos González Cezer y Julio Boccalatte, de la agencia Télam.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados

Leave a Comment