La mística experiencia de Arturo Puig con la Virgen de GuadalupeEspectáculos 

La mística experiencia de Arturo Puig con la Virgen de Guadalupe


En una entrevista televisiva, el actor le contó a Karina Mazzocco la extraña experiencia que vivió en México
19 de diciembre de 2019  • 00:55

“Tuve una hermosa
experiencia mística con la Virgen de Guadalupe, en México. Estaba haciendo un trabajo y tuve que viajar. En un momento, en las grabaciones, ví a un viejo de barba blanca que reconocí como parte de la película
Los 7 magníficos. Mi ídolo es Steve McQueen, entonces me acerqué a saludarlo; el tipo se puso contento y conversamos. Me contó anécdotas y me preguntó si había ido a ver a la Virgen de Guadalupe”, comenzó contando Arturo Puig en Incorrectas, el ciclo de América que por estos días conduce Karina Mazzocco.

Luego, continuó: “Le dije que no, y me aconsejó ir a una iglesia chiquita, no donde está el manto de la virgen si no a una pequeña que está detrás, subiendo una loma. Curiosamente ese día había poca gente. Fui a ver el manto primero, que es muy misterioso. Y después a la chiquita, como me sugirió este hombre. Había un cura con una sotana blanca inmaculada, me acerqué, me pidió que agachara la cabeza, mojó rosas y me las pasó por la cabeza. Salí con una emoción tremenda, no paraba de llorar. Al día siguiente le conté mi experiencia aquel hombre y le dije que en nuestro país los curas no usan sotana blanca. Me contestó que allí tampoco, y me dijo; a lo mejor era un ángel. Quedé impactado. Fue muy extraño lo que sentí”.

El actor, que pronto debuta en el Teatro Opera con una nueva versión de
Hello Dolly, comedia musical que además dirige, contó también cómo se gestó su gran éxito:
Grande Pá. “En realidad soy yo. O al menos, está inspirada en mí. Estaba haciendo
Pablo en nuestra piel, un ciclo de Alberto Migré. Cuando salíamos a exteriores, le decía al productor Mariano Berterreix que, si no estaba en alguna escena, me permitiera ir a ver a mis hijos, buscarlos en el colegio o pasar un rato con ellos. Le contó eso a su mujer, Pati, a su vez lo comentaron con otros productores que escribieron
Crecer con papá, el programa que habían protagonizado Alberto Martín y Lorena Paola. Años después, compraron los libros y, con Gustavo Yankelevich, pergeñamos
Grande Pá. Fue un éxito tan arrollador que, cuando terminamos, estuve tres años sin trabajar. No me llamaba nadie. O mejor dicho, me llamaban para hacer personajes parecidos. Tenía miedo de no poder salir de ese lugar. Por suerte, después hice obras de grandes autores en teatro”, detalló Puig.

Emocionado, contó también cómo fue la adopción de sus nietos rusos, Nicolay y Elizaveta. “Mi hija no podía tener chicos, hizo tratamientos pero no podía. Intentó adoptar acá y es muy difícil. Hasta que se enteró de que podía hacer el trámite en Rusia, que es legal. Allí fue con una carpeta enorme de documentación que piden. La primera vez viajé yo, porque su marido no podía. Tuvimos varias reuniones. Y luego viajaron ellos dos veces, hasta que finalmente pudieron concretar la adopción. Fue una tarea titánica. Pero mis nietos son hermosos”.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados