Arrancó el ciclo de Ameal como presidente de Boca sin definiciones del próximo DT y con una vieja denuncia de un hackeoDeportes 

Arrancó el ciclo de Ameal como presidente de Boca sin definiciones del próximo DT y con una vieja denuncia de un hackeo

Jorge Amor Ameal puso primera en Boca y lo hizo sin definiciones sobre el nuevo entrenador pero sí con acusaciones a la herencia que le dejó su antecesor, Daniel Angelici. El nuevo presidente del club se refirió a una vieja denuncia de un hackeo y a la necesidad de “ordenar la administración”.

Así es como se puede explicar la ausencia de Juan Román Riquelme, el vicepresidente segundo y clave en su raid mediático previo a las elecciones, en la entrega de diplomas. Según pudo averiguar Clarín, el encargado del fútbol profesional se quedó revisando irregularidades en algunos contratos.

Pero el ídolo xeneize estuvo en Casa Amarilla. Llegó a las 18.30 y estuvo reunido con Ameal, Mario Pergolini y otros integrantes de la nueva comisión directiva. Riquelme está moviéndose contrarreloj antes de que termine el año y decidió priorizar ese trabajo -que le gusta y lo motiva- y llevarse esos contratos a su casa antes que asistir al acto, que comenzó a las 19.45 en el Museo de la Pasión Boquense.

Hasta allí sí se dirigió la dupla Ameal-Pergolini. El presidente y su vice subieron al escenario y fueron entregando los diplomas a los integrantes de su comisión directiva. Así, fueron pasando Roberto Luis Sommi, Jorge Escarpino, Sebastián Rollandi, Orlando Giménez, Eduardo Eliaschev, Christian Debortoli, Oscar del luca, Matías Maglio, Fernando Kuskela, Eugenio Buscaglia, Adriana Bravo, Diego Hamro, Alejandro Veiga, Horacio Valdez, Alberto Salvo, Ricardo Rosita, Carlos Navarro, Emilio Danna, Carlos Montero, Martin Mendiguren, Alejandro González, Sebastián Gianorio, Martin Faugas, Alejandro De Simone, Alejandro Cosentino, Carlos Colombo y Roberto Digón.

“Para mí es un honor acompañarte en estos años. Vamos a hacer grandes cosas y esta gente confía”, le dijo Pergolini a Ameal al entregarle su diploma. “Mario va a hacer el gran cambio que necesitamos nosotros para el fútbol argentino”, lo respaldó el presidente cuando le entregó el suyo.

Mario Pergolini y Jorge Ameal al entregarse sus diplomas como nuevos dirigentes de Boca. (Foto Juano Tesone)

“Hoy estamos todos adentro del club. Ahora viene lo más difícil: consolidar todo lo que prometimos en la campaña y ser serios. Tenemos que tener compromiso con nuestra gente, que hizo mucho para que estemos todos acá. Acá nos faltó un actor muy importante: Juan Ramón (sic) Riquelme“, siguió el presidente. El fallido no pasó desapercibido aunque rápidamente lo remedió. “Román… Ya estoy pensando en Libertad”, agregó, en referencia al partido contra el equipo de Ramón Díaz por la Libertadores 2020.

Después de un breve discurso, Ameal habló en ronda con los periodistas donde no precisó si buscarán que Miguel Angel Russo sea el reemplazante de Gustavo Alfaro: “Todavía no hay nombres”. ¿Cuándo podría haber novedades sobre ese tema? El presidente se limitó a decir que la primera reunión de comisión directiva será “el lunes, antes de las Fiestas” porque este viernes solo habrá “distribución de cargos”.

En su contacto con la prensa, Ameal eligió hablar de la pesada herencia que le dejó la dirigencia que comandaba Angelici. “Creíamos que nos íbamos a encontrar un club mucho mejor, pero Boca es muy grande y vamos a trabajar para ordenarlo”, arrancó.

“No me acostumbro a ofrecer títulos porque cuando no se dan es una tristeza enorme. Primero -siguió- tenemos que ordenar la administración, porque no había información de los 600 mil euros que se llevó un hacker”. Y le achacó al periodismo que no comunicara el robo de más de medio millón de euros que debía pagarle PSG por Leandro Paredes a Boca, algo que se publicó en este diario en mayo de este año.

Jorge Ameal fue crítico con Angelici y su gestión como presidente. (Foto Juano Tesone)

Asimismo, Ameal contó que comenzará una auditoria “que se nombrará el lunes o martes”. “Primero vamos a ver la caja que tenemos”, dijo. Al ser consultado sobre la situación de Nicolás Burdisso​, además, criticó que se le hayan realizado contratos a empleados que excedían el tiempo de mandato de la anterior comisión directiva. Y reafirmó su intención de remodelar la cancha pero mantenerse en La Bombonera: “De acá no nos vamos”.

Por último, se refirió a Riquelme: “A Román lo veo excepcional y muy feliz. Hay gente que no lo quiere, pero no me sorprende nada. Yo lo tuve como capitán y me dijo ‘vamos a salir campeones’ y cumplió con esa palabra. Como jugador asumía responsabilidades con todo el plantel y a veces es difícil ser simpático. Ahora, había una grieta que superar y Román fue el gran constructor de la antigrieta”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados