Argentina, tierra de amor y venganza: la conmovedora despedida de Raquel e Ivonne, en su lecho de muerteEspectáculos 

Argentina, tierra de amor y venganza: la conmovedora despedida de Raquel e Ivonne, en su lecho de muerte


Raquel logra despedirse de Ivonne antes de que la mujer le entregue a su hijo un objeto clave que podría llevar a Trauman a la cárcel
18 de diciembre de 2019  • 00:02

La historia está por llegar a su fin y tanto los héroes como los villanos comienzan a jugar sus últimas cartas. En ese contexto, David (Gastón Cocchiarale) se sorprende al enterarse que el productor de su obra no es otro que Samuel Trauman (Fernán Mirás). “Ustedes me hicieron perder muchos negocios así que me diversifiqué”, le explica y le cuenta que tuvo que apuntarle una pistola en la cabeza a los críticos porque la obra es “una porquería”. Así, el joven se da cuenta de que todo fue parte de un plan: la incorporación de Mecha (Soledad Fandiño) a la obra y el interés repentino de los productores.

Carmen (Maite Lanata) y Julián (Tomás Kirzner) encuentran el bombín de Trauman en el conventillo en el que están cautivas las chicas rescatadas. Esto obliga a Gallo (Matías Mayer), Ana (Candela Vetrano) y Córdoba (Diego Domínguez) a llevar a cabo una nueva misión: cerrar el boquete que une el conventillo con los túneles.

Raquel (China Suárez), Francesca (Malena Sánchez) y Lucía (Delfina Cháves) van a visitar junto a Bruno (Albert Baró) la vieja casona en la que planean hacer vivir a Helga (Daryna Butryk), Dina (Luli Torn) y el resto de las chicas. Allí, la mayor de las hermanas Morel le cuenta a Francesca que tiene pensado dejarle su mansión para que viva allí junto a su futuro marido, pero se sorprende cuando su rival le contesta que ya no están juntos desde hace un tiempo.

Más tarde, Bruno va a ver a Sagasti (Joaquín Berthold) para decirle que sabe que él y Lucía están juntos y que él apoya la decisión de la madre de su hijo. El periodista se muestra sorprendido, pero decide no decirle la verdad. Al día siguiente, es ella quien le confiesa que sigue enamorada de él: “Ya perdimos mucho tiempo y no quiero que sigamos perdiendo más”, le dice antes de besarlo. Desde afuera, Torcuato (Benjamín Vicuña) es testigo de la escena.

El mafioso, un tiempo antes le había contado a Alicia (Mercedes Funes) su plan de asesinar a todos en aquella casa. “Hay que regalarles un dulce hogar y cuando estén ahí, en el acto, me los cargo a todos”, le adelanta. En ese momento, los hermanos son sorprendidos en una situación bastante comprometida por Gabriel (Federico Salles), que de esa manera se entera de que su cuñado sigue vivo.

Su presencia es un cabo suelto que Torcuato no quiere darse el lujo de dejar. Por eso, amenaza con matarlo, pero antes le cuenta que fue él quien asesinó a sus padres, Libertad (Virginia Innocenti) y José Pablo (Guillermo Arengo).

La situación es interrumpida por Ivonne (Andrea Frigerio), que intentando pedir ayuda abandona el cuarto en el que la mantienen cautiva y se desmaya al intentar bajar la escalera. Debido a su estado, debe ser internada en el hospital y así es como Julián se entera de su paradero. La primera en ir a su encuentro es Raquel, quien le cuenta que su hijo y Aldo (Gonzalo Heredia) están revisando el hospital para que Trauman no pueda hacerle daño. “Yo hice todo lo posible para que no sienta vergüenza de mí, pero no alcanzó”, le dice la exmadama a la Polaca en su lecho de muerte. “Siempre vas a ser mi ‘Papirusa’. Lo lograste Raquel, sos una gran mujer”, le confiesa entre lágrimas.

En un principio, Julián se niega a despedirse de su madre, pero Aldo lo convence. “Tengo algo para darte que puede meter preso a Trauman y a todos los demás”, le dice Ivonne a su hijo y le entrega la llave de la caja fuerte del Varsovia. “En esa caja hay documentos, fotos, registros de toda la actividad de Samuel. Está en la habitación de las chicas. A nadie se le hubiese ocurrido buscar ahí. Allí está el registro de la compra y venta y los documentos originales de las chicas. Es mi último regalo para vos, Julián”, le explica.

Gallo, a su vez, intenta una vez más acercarse a Lidia (Minerva Casero), sabiendo que esta es su última oportunidad: “Existe una posibilidad entre Malena (Johanna Francella) y yo…”, comienza diciéndole. La reacción de ella es la de siempre, se muestra esquiva: “Me parece bien que rehagas tu vida. Es una buena chica”.

Una vez que Alicia convence a Torcuato de que no asesine a su amante, los dos disfrutan de una cena a solas, pero la policía irrumpe en la mansión con la orden de llevarse detenido a Gabriel por la muerte de Julia (Laura Minguell).

Mientras tanto, en el Varsovia, Aldo y Raquel van a buscar los documentos de la caja fuerte. “Hay que llevarle todo al juez ahora”, pide la Polaca. “Siempre voy a llevar este lugar en mí. Tengo tantas ganas de romperlo, de quemarlo”, le explica a su amado. Él intenta convencerla de que puede haber más pruebas allí, pero ella no puede contenerse y empieza a destrozar los muebles y la vajilla.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados