Facundo Suárez, el campeón que no quería competir y ahora defiende un cinturón inéditoDeportes 

Facundo Suárez, el campeón que no quería competir y ahora defiende un cinturón inédito

Cuando arrancó a practicar kickboxing en All Boys a sus 19 años, Facundo Suárez jamás pensó en un futuro de competición en aquel deporte. Tanto así, que veía las artes marciales solamente para aprender a defenderse y bajar de peso. Pero si bien nunca imaginó ganar un cinturón, se hizo con uno inédito: es el único argentino que sacó de Brasil el título de WGP kickboxing. Ahora, a los 30, defenderá el de peso ligero (60 kilos) el próximo sábado 21 en el Centro Asturiano de Vicente López (Av. del Libertador 1081), contra el brasileño Diego Piovesan.

“No arranqué con ganas de subirme a un ring, veía eso muy lejano pero las cosas se fueron dando. Mi primera pelea duró 10 segundos porque me cortaron el ojo. Fue un gran trabajo de cabeza seguir, luego de pensar que no era para mí. Pero seguí entrenando y no perdí más como amateur”, le contó a Clarín en plena preparación para la revancha frente a Piovesan, contra quien perdió en el pasado por decisión unánime.

Ahora, a los 30 años, Suárez vive solo en Villa Devoto y trabaja en un estudio contable desde hace más de 12 años. También da clases por la mañana en el gimnasio de Villa del Parque al que pertenece: Picante Fight Club de Nicolás “El Picante” Ryske, un pionero del kickboxing y MMA locales. “Los brasileños marcan tendencia. Por eso es tan difícil ganarles un título y por eso digo que hicimos historia”, aseguró Facundo.

A su trabajo de administrativo lo considera tan importante como entrenar, al punto de que asegura que le ayudó mucho a su carrera deportiva. “Me saca de mi cabeza de peleador. Después, entro en la rutina, pero mi cabeza se va de ese foco en el trabajo. Creo que le debo mucho de lo que logré”, confesó.

El anuncio del WGP de Vicente López.

Dentro del kickboxing y K-1 (mismas reglas pero se agregan rodillazos), la franquicia es la más exitosa de Latinoamérica. La pelea estelar del evento WGP 62 enfrenta a dos de los mejores pesos ligeros del continente, que unificarán luego de una situación atípica. Piovesan era el campeón pero oor una lesión y un brusco corte de peso necesitó un tiempo afuera. Fue entonces cuando Suárez le ganó a su compatriota Leo Corrales para quedarse con el título, pero la organización consideró que el brasileño merecía ese lugar y decidió mantener a los dos como campeones. Ahora unificarán cinturones en Argentina.

Mirá también

“Cuando nos enfrentamos me ganó por puntos. Me quebré el codo a los 20 segundos del primer round y seguí la pelea igual. Ahora estamos trabajando mucho para solucionar las cosas que le favorecen a él. Me siento bien, confiado”, rescató el argentino. Respecto de dar el salto a las MMA dijo que “ese era su objetivo en realidad”, pero que como le está yendo muy bien en WGP y K1 y por el momento “no pienso en pelear en MMA”. “Hoy con mi equipo apuntamos a Glory, estar cerca del mejor evento. Yo quiero seguir siendo campeón de WGP, pero en algún momento los objetivos serán ir a pelear a Asia”, concluyó.

La pelea coestelar de la noche del 21 será una revancha entre Julie Werner, campeona de peso ligero, y la argentina Andrea Salazar, la perdedora de 2018. También habrá otro argentino en la cartelera: Nicolás Jara se medirá ante el chileno Felipe Díaz.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados