Antes de la reforma, el Gobierno podrá ocupar cargos clave en la Justicia federalPolítica 

Antes de la reforma, el Gobierno podrá ocupar cargos clave en la Justicia federal

El Poder Judicial y el Poder Ejecutivo deben ser independientes, tal como exige la Constitución Nacional. Pero no parece ser tan así. El fuego cruzado entre el actual gobierno y los Tribunales de Comodoro Py está más encendido que nunca. Aunque la Casa Rosada criticó la injerencia de la política en las medidas judiciales de los últimos años, el kirchnerismo -replicaron algunos jueces- “siempre buscó intervenir y controlar” lo que se firmaba en los juzgados. Con el nuevo mapa político, hay cargos claves que deberán cubrirse en el fuero penal federal, donde se encuentran las causas más sensibles para los ex funcionarios K y la propia vicepresidenta Cristina Kirchner. Además, Alberto Fernández deberá elegir al próximo jefe de los fiscales.

“Vimos una justicia que impulsó detenciones arbitrarias, hemos visto una justicia deteriorada. Hubo persecuciones judiciales”, dijo sin escatimar críticas el presidente de la Nación cuando se refirió al sistema judicial en su discurso ante la Asamblea Legislativa. “Cuando la política entra por los tribunales la justicia escapa por la ventana; no debe utilizarse la justicia con fines políticos”, sentenció. Sus palabras replicaron en muchos conceptos las quejas que una semana antes había formulado Cristina Kirchner ante el Tribunal Oral Federal 2 (TOF 2), cuando fue indagada en el primer juicio por corrupción en su contra.

Marcela Losardo, la nueva ministra de Justicia junto al presidente Alberto Fernández. Foto Federico López Claro.

Pero además de la reforma de la justicia federal anunciada en el Congreso después de aquellas duras palabras, el Gobierno además deberá decidir sobre cargos claves para cubrir juzgados y tribunales en ese fuero, como también quién será el próximo procurador General , es decir el jefe de los fiscales. Los pliegos que deberán debatirse en el Senado que preside Cristina Kirchner.

En el segundo piso de los Tribunales de Retiro se encuentra la Cámara Federal porteña, compuesta por dos salas conformadas por tres jueces cada una. La Cámara es la responsable de revisar los fallos de los jueces de primera instancia. En la actualidad sólo la Sala I se encuentra completa. La restante sólo está integrada por el camarista y presidente del tribunal, Martín Irurzun, criticado por el kirchnerismo por su posicionamiento respecto a la detención de Julio De Vido en noviembre de 2017. Para la cobertura de los dos cargos restantes, el concurso se abrió en 2018 y los exámenes se rindieron en agosto del mismo año.

El juez federal Julián Ercolini, retirándose de los Tribunales Federales de Comodoro Py, en septiembre pasado. Foto: Pedro Lázaro Fernández.

Entre los magistrados que trabajan en Comodoro Py, quienes se presentaron para cubrir ese puesto fueron los jueces Marcelo Martínez De Giorgi, a cargo de la causa del soterramiento del tren Sarmiento, de la investigación por presunto espionaje ilegal por parte la ex Presidenta, y quien instruyó la causa por el programa Sueños Compartidos, entre otras. También se presentaron Sebastián Ramos, y Julián Ercolini, el magistrado criticado por Cristina Kirchner por enviarla a juicio oral en la causa por el direccionamiento de la obra pública. Tuvo además a su cargo, los dos expedientes por lavado de dinero contra la familia Kirchner (Los Sauces y Hotesur), elevadas igual a juicio.

Del fuero Penal Económico, se postularon dos jueces: Javier López Biscayart, quien fue el responsable de investigar en 2005 el primer escándalo por corrupción del kirchnerismo, la causa Skanska; y Pablo Yadarola quien elevó a juicio la causa por la valija de Antonini Wilson. Los exámenes de todos ya se corrigieron, pero no se conoce el orden de mérito, y en Comodoro Py dan por descartado que el Gobierno avale una terna que incluya a Ercolini, por ejemplo. Quien también se presentó al concurso fue el juez de Dolores, Alejo Ramos Padilla.

El Juez Alejo Ramos Padilla. Foto Marcelo Carroll

En el tercer piso, un juzgado quedará vacante. El juez Daniel Rafecas quedó primero en la terna que Mauricio Macri envió al Senado para cubrir un lugar en la Cámara Nacional de Casación Penal. Sin embargo, los planes cambiarían en breve: Alberto Fernández sugeriría a Rafecas como el próximo Procurador. El extenso proceso legal hasta la designación formal incluye el análisis y publicación de sus antecedentes, algo que ya tiene preparado, y podría concluir en abril. Hasta entonces, continuaría frente a su juzgado.

El nombramiento de Rafecas como jefe de los fiscales cosecha buenas críticas en Comodoro Py, sobre todo en una etapa en la que el nuevo Código Procesal Penal otorga más potestad de acción a los representantes del Ministerio Público Fiscal.

El Juez Daniel Rafecas. FOTO FEDERICO LOPEZ CLARO

Otro de los doce juzgados federales porteños sigue vacante. Es el que dejó libre Sergio Torres cuando asumió en la Corte Suprema bonaerense durante la gestión de María Eugenia Vidal, y también deberá ser concursado. Por ahora, se encuentra subrogado por Rodolfo Canicoba Corral. 

Las decisiones importantes también alcanzan a un juzgado federal con competencia electoral en la provincia de Buenos Aires, el número uno. La terna de candidatos ya está conformada y se envió al Senado, e incluye a Ramos Padilla como una de las opciones. En ese juzgado se tramita la causa por los aportes truchos contra la gestión de Cambiemos.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados