La grieta, punto de discrepancia de Cristina Kirchner con Alberto FernándezPolítica 

La grieta, punto de discrepancia de Cristina Kirchner con Alberto Fernández

Primero fue durante la ceremonia de asunción en el Congreso, una jornada de fiesta de la democracia. Allí, el presidente Alberto Fernández saludaba al mandatario saliente, Mauricio Macri, y hasta se fundía en un abrazo final. Mientras, la vice, Cristina Kirchner, saludaba a Macri sin mirarlo y con un gesto de fastidio, por tener que compartir aquél acto democrático con el referente de Cambiemos.

Esa aversión de Cristina por Macri también quedaría reflejada en su rechazo a utilizar la lapicera que el ahora ex presidente le prestó a Alberto para que firmará el acta.

Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta.

A esta altura no hay dudas que Alberto Fernández utilizó en su discurso ante la Asamblea Legislativa, términos que la ex presidenta jamás podría haber articulado. Como cuando habló de la necesidad de “unidad, “de abrazar a los diferentes”, de “convivir con las diferencias”, del “respeto a los disensos” y de que “profundizar la grieta sería ir hacia el abismo”. “Tenemos que superar el muro del rencor y del odio entre argentinos”, enunciaba el mandatario e insistiría: “No cuenten conmigo para seguir transitando el camino del desencuentro”.

Pero Cristina Kirchner parece no estar dispuesta a seguir el camino propuesto por Alberto F. Está más cercana a utilizar la grieta y el enfrentamiento como herramienta para ordenar y gestionar, confrontando con el enemigo, tal como considera a la oposición.

Este jueves, en ocasión de la asunción de Fernando Espinoza como intendente de La Matanza, inauguró el enfrentamiento entre porteños y bonaerenses.

“En Capital hasta los helechos tienen luz y agua, mientras en el conurbano chapotean en agua y barro”, lanzó. Cristina buscó contrapesar la realidad del “barrio” y del conurbano bonaerense, con el de la Ciudad. Un conurbano bonaerense, núcleo poblacional de la provincia de Buenos Aires, que en los 36 años que separan el retorno de la democracia con el presente, estuvo gobernado durante 28 años por el peronismo, en sus distintas vertientes. Por la oposición,ocho: cuatro por el radicalismo, con Alejandro Armendáriz, y otros cuatro por Cambiemos, con María Eugenia Vidal.

Mirá también

La vicepresidenta propuso sin rodeos, discutir los recursos. Porque, dijo, que “a la Ciudad de Buenos Aires le dieron un 2,4 de la coparticipación. Convirtieron a Buenos Aires en la ciudad más rica, en un país donde volvió el hambre”.

La Ciudad de Buenos Aires aporta a la masa coparticipable un 25% y recibe un 3,5% que era 1,4% histórico y por la transferencia de la policía se llegó a lo actual. Fuentes del gobierno porteño aseguraron que “en los 90 se transfirieron los servicios de Educación y Salud sin los recursos.Y en 2013 se transfirieron los servicios del Subte, sin los recursos”. Pero la Constitución Nacional señala que toda transferencia debe ser con los recursos.

El discurso de Cristina inauguró una suerte de guerra de porteños versus bonaerenses. Con ese esquema, se preguntó “¿Por qué algunos viven tan bien y otros tan mal?”. Cristina Kirchner vive la mayor parte del tiempo en un departamento en la esquina de Uruguay y Juncal, en el exclusivo barrio porteño de Recoleta. Además de en su casa de El Calafate.

En esa línea de pensamiento, que tuvo como único objetivo confrontar con la Ciudad pero no porque hay un mayor estándar de vida sino porque es gobernada por un opositor, Horacio Rodríguez Larreta, del mismo partido que Macri, envió un claro mensaje al Presidente: “Debemos discutir la asignación racional de los recursos”.

Tal vez, en el lugar de Alberto Fernández, Cristina nunca lo hubiera recibido unos días antes de su asunción a Rodríguez Larreta. Tal como ocurrió la semana pasado en las oficinas que el líder del Frente de Todos tenía en Puerto Madero.

Otra de porteños versus bonaerenses. “Cuando uno va a la Capital, quién no quisiera vivir allí, donde hasta los arboles tienen luz y agua; donde te rompen la vereda y ponen baldosas mas brillantes. Mientras, en el conurbano tenemos a los bonaerenses chaparreando agua y barro”, dijo Cristina.

¿Le propondrá Cristina a Alberto recortar recursos a la Ciudad para “compensar” a la provincia de Buenos Aires? ¿O primará la idea de que la Ciudad y la provincia no reciben lo que aportan a la coparticipación y podrá corregirse ese desfasaje?

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados