La excarcelación de Lázaro Báez ahora depende de un fiscal, que ya la está analizandoPolítica 

La excarcelación de Lázaro Báez ahora depende de un fiscal, que ya la está analizando

Lázaro Báez quedó cerca de recuperar su libertad. Pero aún deberá sortear la lapicera del fiscal Guillermo Marijuan. Después de la decisión de la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal, que este jueves advirtió que el empresario K no debe continuar con prisión preventiva en la causa conocida como “la ruta del dinero K”, el contratista todavía cuenta con dos prisiones preventivas en otros dos expedientes donde se lo procesó por lavado de dinero.

La investigación que lo condujo a la cárcel hace más de tres años y que se encuentra en etapa de juicio oral es “la ruta del dinero K”. Báez ingresó a prisión en abril de 2016 por orden del juez Sebastián Casanello, y con el correr del tiempo el magistrado encontró diversos motivos para denegar la excarcelación al empresario K.

Mirá también

“Báez mintió ante la Justicia al señalar que Casanello había mantenido una reunión en la quinta de Olivos con la entonces presidenta Cristina Kirchner“, explicó una fuente judicial a Clarín. La Justicia corroboró que ese encuentro nunca existió y por ello se consideró aquel proceder como una “clara obstrucción a la investigación”, una de las causales para dictar una prisión preventiva.

Además, y pese a estar embargado e inhibido por Casanello, Lázaro Báez tomó decisiones financieras aún estando en prisión, otorgando poderes de administración a personas de su entorno, endosando cheques de alquileres de propiedades de su conglomerado cuando regía un embargo e inhibición de bienes.

Mirá también

Por eso, en reiteradas oportunidades distintas instancias judiciales ratificaron que la libertad del contratista K representaba un riesgo para el curso de la investigación.

Hubo más interferencias. Ya comenzado el juicio oral, su hijo Martín Báez quedó detenido por haber autorizado movimientos de dinero en Panamá, cuando tenía prohibido hacerlo. El fiscal ante el Tribunal, Abel Córdoba, pidió que Lázaro siga preso, entre otros argumentos ante la “indudable criminalidad transnacional, potencia los indicadores vigentes del riesgo procesal, en tanto el acusado no ya instigaría, sino que podría contar con la colaboración de aquellas personas escogidas para asumir roles formales en sociedades y cuentas radicadas en el exterior que continúan bajo el dominio de Lázaro Báez”.

Mirá también

Con esta misma tesitura, se remarcó que muchas operaciones se concretaron con la simple orden del empresario K, “como se ha constatado en destinos como Bahamas, Panamá, Islas Marshall, Dubai y Suiza”. En consecuencia, el TOF 4 decidió prorrogar la prisión preventiva hasta abril de 2020, cuando concluiría el juicio.

Pero amparada en la última reforma del Código Procesal Penal, los jueces de la Cámara de Casación Mariano Borinsky y Javier Carbajo decidieron no homologar dicha prórroga y firmó el cese de la prisión preventiva de Báez. El tercer integrante de la sala IV del tribunal, Gustavo Hornos, no votó por estar de licencia.

Ahora la libertad del dueño del Grupo Austral está en manos del fiscal Guillermo Marijuan, quien junto al juez Casanello tiene a su cargo dos expedientes por operaciones de lavado de dinero vinculados a “la ruta del dinero K”. Por un lado, la compra del campo El Entrevero, donde fue Báez procesado con prisión preventiva. La causa se encuentra en la Cámara Federal Porteña tras la apelación de los acusados. El otro expediente en el que Lázaro está detenido investiga operaciones de blanqueo a través de la empresa M&P, y está próximo a ser elevado a juicio oral.

La decisión de Marijuan en este caso es vinculante. Es decir, el juez no tendrá mayores opciones para resolverlo de forma contraria a la que dictamina el representante del Ministerio Público Fiscal.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados