En 2025 lanzarán el primer satélite que limpiará basura de la órbita terrestreTecnología 

En 2025 lanzarán el primer satélite que limpiará basura de la órbita terrestre


Esta primera misión de limpieza del ClearSpace-1 buscará una pieza específica para quitar de órbita e incinerar en la atmósfera

Después de cincuenta años lanzando objetos al espacio, la órbita terrestre, que parecía inmensa, empieza a estar saturada. Ya se han catalogado unos 22.000 objetos considerados
basura espacial, hay más de 2000 satélites en funcionamiento y 3.000 fuera de servicio. Y los responsables de regular el tráfico espacial no tratan la amenaza como algo hipotético. Cada año, se gastan 14 millones de euros en
desviar satélites para evitar choques, aunque la Agencia Espacial Europea (ESA) reconoce que el 99% de esos avisos son falsas alarmas.

Una pieza de 100 kg para probar el sistema

Además de mejorar sus métodos predictivos, Europa ya planea la primera misión que sacará de órbita basura espacial.
ClearSpace-1, una misión que deberá liderar
la empresa suiza ClearSpace, tiene previsto su lanzamiento para 2025 y tendrá como objetivo retirar la etapa superior Vespa, un trozo del cohete Vega con el que la ESA lanza sus satélites que quedó abandonado a una altitud de entre 660 y 800 kilómetros en un lanzamiento de 2013. Su masa, de 100 kilogramos, es similar a la de un satélite pequeño y al tratarse de un objeto simple y resistente es un buen candidato para esta primera prueba. En el futuro,
según explicaba la ESA en una nota, se buscarán capturas mayores y operaciones en las que se limpien varios artefactos.

El ClearSpace-1 se lanzará primero a una órbita inferior de 500 kilómetros de altitud, donde realizará algunos ensayos críticos y se pondrá a punto antes de ascender a su órbita final para encontrarse con su objetivo. Después de amarrarlo con sus cuatro brazos robóticos se lanzará contra la atmósfera para desintegrarse junto a su captura. En el futuro se intentará que el sistema sea reutilizable.

El desafío de evitar colisiones

Los especialistas de la ESA y la NASA en basura espacial están convencidos de que la “única manera de estabilizar el entorno orbital es eliminando activamente los residuos de gran tamaño”, según ha afirmado Luisa Innocenti, responsable de la iniciativa Espacio Limpio de la ESA. En la actual situación, “aunque mañana mismo se detuvieran todos los lanzamientos al espacio, las proyecciones muestran que la población total de desechos orbitales seguirá creciendo, ya que las colisiones entre objetos generan nuevos desechos mediante un efecto en cascada”, ha añadido.


Una vez que tenga la pieza capturada, el satélite bajará a la atmósfera terrestre para autoincinerarse

Con la nueva misión, la ESA pretende “seguir desarrollando las tecnologías esenciales de guiado, navegación y control, así como métodos de encuentro y captura, mediante un nuevo proyecto denominado ADRIOS (Eliminación Activa de Desechos/Servicios en Órbita). Los resultados se aplicarán a ClearSpace-1, que permitirá demostrar [la eficacia de] estas tecnologías”, ha concluido Innocenti.


La distribución aproximada de los satélites en uso, en desuso y otra basura espacial que orbita la Tierra Crédito: Agencia Espacial Europea

La ESA tiene otros proyectos para reducir el problema de la basura espacial, como el telescopio láser que planea instalar en el Teide para seguir fragmentos de chatarra orbital y que en el futuro podría funcionar como un cañón para eliminar los pedazos de basura espacial más amenazadores. La idea consistiría en desviar los objetos para que caigan a la atmósfera y se desintegren por rozamiento. Este y otros sistemas tratarán de hacer frente a una necesidad que hasta hace poco se veía como un problema para el futuro, pero empieza a considerarse urgente.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados