Juan Schiaretti ensaya un acercamiento con Alberto Fernández y se cubre de una tensión con la RosadaPolítica 

Juan Schiaretti ensaya un acercamiento con Alberto Fernández y se cubre de una tensión con la Rosada

Juan Schiaretti atrasó unas horas la asunción de su tercer mandato en Córdoba para asistir a la jura de Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Acompañó el gesto con palabras y aseguró que su intención será trabajar con el gobierno nacional para superar la crisis.

Además insistió con la consigna de “cuidar entre todos” a la provincia en su discurso, con la frase grabada en el bastón de mando y en carteles en las calles. De relación fría con el Presidente y con negociaciones pendientes en un contexto económico crítico, el gobernador Schiaretti ensayó un acercamiento y a la vez empezó a cubrirse ante una eventual tensión en el vínculo con la Casa Rosada.

El ruido quedó instalado con la “prescindencia” de Schiaretti en la elección nacional y su decisión de ir con boleta corta de diputados nacionales, lo que en los hechos provocó un quiebre en el peronismo cordobés. Mauricio Macri sacó el 60% de los votos en el distrito, contra el 28% de Alberto Fernández.

Mirá también

Dirigentes del Frente de Todos acusaron al cordobés de impulsar a Macri con la lista propia de legisladores -le endilgaron el reparto a domicilio de ese combo-, lo que potenció el ruido en la relación con el ahora Presidente. Cerca del gobernador lo niegan, con la estimación de que un 75% de los votantes de la boleta corta se habrían inclinado por Fernández.

En la mesa de negociaciones, para Schiaretti resulta clave el déficit de la caja de jubilaciones. Córdoba es una de las 13 provincias que no la transfirió a la Nación y el rojo aumenta año tras año. En 2018 fue de unos $ 9.000 millones y el Gobierno de Macri cubrió casi la mitad; este año de unos $ 14.000 millones y el próximo de unos $ 24.000 millones.

“Entendemos que esta gestión va a continuar con el acuerdo, se ve venir un primer trimestre muy duro y no queremos pensar que no van a cumplir“, dijo a Clarín un funcionario de Schiaretti. La alarma tiene como antecedente uno de los conflictos con Cristina Kirchner, que suspendió la asistencia: Córdoba fue a la Corte y consiguió una intimación para el pago, ya en 2016.

Otro punto lo constituye la deuda en dólares, por unos dos mil millones y con vencimientos el año próximo, y que Schiaretti buscará refinanciar en línea con la negociación a nivel nacional. “Es complicado porque fue tomada con un dólar bastante más bajo”, admitieron en la provincia. Y otro los $12 mil millones pendientes de la gestión de Macri por obras públicas conjuntas entre Nación y Córdoba.

Mirá también

“Su vínculo con Alberto en este momento es cero. El Gringo va a tratar de mejorarlo o se cae a pedazos”, marcó un peronista cordobés del Frente de Todos. “La gestión no debería depender de la cercanía política con el Presidente, aunque por supuesto va a influir”, replicaron cerca de Schiaretti. “La relación va a ser institucional”, confirmaron la frialdad en la Casa Rosada.

A Schiaretti le responden cuatro diputados que integran Córdoba Federal, en interbloque con el espacio de Graciela Camaño y Eduardo Bucca. Y desde la ruptura con Carlos Caserio, referente de Alberto Fernández en la provincia, no tiene representación en el Senado. “La voluntad política es apoyar al Presidente. Lo que nos ha transmitido el gobernador es acompañar las leyes que entendamos sean necesarias para salir de la crisis. Habrá que estudiar cada proyecto y analizar si afecta las economías regionales de Córdoba”, dijo a este diario el diputado Paulo Cassinerio.

“Córdoba tiene históricamente una posición muy reactiva al peronismo, pero no me enojo con los cordobeses. Voy a tratar de que entiendan que no deja de tener los problemas que tiene toda la Argentina. Sigue necesitando del auxilio del Estado nacional para poder pagarle a sus jubilados y tiene un endeudamiento en dólares muy fuerte. Tiene en sus plantas automotrices gente suspendida”, aseguró Alberto Fernández la semana pasada, una declaración que no le cayó bien a Schiaretti y que potenció las controversias sobre el llamado cordobesismo.

Cuidar a los cordobeses fue el slogan de la campaña. El déficit de la caja de jubilación es muy importante, pero no estamos en una situación de emergencia. Si se cumplen los acuerdos y la coparticipación, estaríamos bien”, buscó bajar el tono uno de sus funcionarios. “Schiaretti se prepara para echarle la culpa a la Nación“, replicó uno de sus críticos.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados