El último capítulo de Pequeña Victoria, un final feliz con polémica incluidaEspectáculos 

El último capítulo de Pequeña Victoria, un final feliz con polémica incluida


El final de Pequeña Victoria. Crédito: Gentileza Telefe

No se trató de una tira más. Hay ficciones que dejan una marca en su paso por la pantalla chica por su temática, por tomar riesgos, por poner el foco en las problemáticas sociales del momento:
Vidas robadas,
Montecristo,
100 días para enamorarse y ahora,
Pequeña Victoria.

Tres meses y 51 capítulos transitaron contenidos como la trata, la discriminación, la vulnerabilidad social, la maternidad, la libertad de amar y ser amado, el empoderamiento femenino, la diversidad y la inclusión, son temas del presente que necesitaban reflejarse en el
prime time de la televisión abierta sin dramatismo ni solemnidad.
Pequeña Victoria lo hizo, entremezclándolos con situaciones en clave de comedia que potenciaron aún más el mensaje. Y como epílogo, la importancia de la unidad y el amor como solución a todo.

Las mamás de Vicky llegaron al desenlace de sus historias con muchas dudas. Jazmín (
Julieta Díaz) le propuso casamiento a Bárbara (
Natalie Pérez) como una forma de protegerla, aún arriesgándose a perder en el camino a Manuel (
Luciano Castro). Antonio (
Facundo Arana) le confesó a Emma (
Mariana Genesio) que su ex espera un hijo de él. Y Selva (
Inés Estévez) se encontró a sí misma y a prudente distancia de Marito (excelente
Jorge Suárez) y de Juan Pablo (
Nacho Pérez Cortés), sus dos amores. Todos conflictos que encontraron resolución en el tramo final de la historia.

La premisa que atravesó
Pequeña Victoria desde su inicio fue cómo la llegada de la beba, y el amor incondicional hacia ella, transformaría la vida de todos los personajes, principales y secundarios. Y en ese cambio, que tuvo sus momentos destacados en el epílogo que se emitió el miércoles, el más contundente fue el esperado cara a cara entre Lucía (la enorme
Celina Font), la exesposa de Antonio, y Emma en Casa Diana. En una de las escenas más logradas y polémicas del ciclo, Lucía abrió su corazón a Emma y se mostró muy lejos de los prejuicios con los que convivió durante toda su vida. Incluso, reafirmó su condición de mujer por encima del bebé que lleva en su vientre: “La separación me costó mucho, Emma. Estoy aprendiendo a soltar pero qué difícil es. Antonio tiene que dejarme sola, me está costando pero me estoy encontrando de a poco. Vos tuviste el deseo de ser mamá de Victoria y acá estás. Yo necesito escucharme, necesito encontrar primero qué es lo que yo deseo. Necesito estar suelta, ocuparme de mí, eso es lo que yo quiero. Decida lo que yo decida, ojalá que tus planes con Antonio no cambien. Por ahí esperabas que te viniera a hacer la guerra o que les hiciera la vida imposible pero no, no soy la villana de la película”. Con un oportuno viaje a Canadá se perdió el rastro del personaje, sin que se sepa qué decisión tomó en relación a tener a ese hijo o no.

En el segmento final de
Pequeña Victoria, la acción salta hacia adelante dos años. El espectador encontró a todos los personajes vestidos de fiesta, como si se tratara de un casamiento. La pregunta es de quién: ¿Jazmín? ¿Bárbara? ¿Emma? ¿Todas? Nada de eso, se trató de una fiesta para celebrar que las mamás consiguieron que la justicia les otorgue la triple filiación, una lucha que comenzaron y terminaron juntas.

Alegría, baile, música y un final en cámara lenta por partida triple (y no por eso menos esperable) cerraron con broche de oro una propuesta que llegó tan alto no solo por el guion, sino también por sus actores. Pocas veces en televisión se vio un elenco tan homogéneo.

Pequeña Victoria apostó al contenido y definió una línea de mensaje que defendió de principio a fin, sin preocuparse por situaciones repetitivas o momentos redundantes, que los hubo. En la historia, y en los riesgos tomados para llevarla adelante, estuvo su mejor baza.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados