Martín Guzmán se reunió con la jefa del FMI antes de viajar a Buenos Aires para asumir como ministroEconomía 

Martín Guzmán se reunió con la jefa del FMI antes de viajar a Buenos Aires para asumir como ministro

El flamante ministro de Economía, Martín Guzmán, visitó en secreto antes de asumir la sede del Fondo Monetario Internacional en Washington y se reunió con la jefa del organismo, Kristalina Georgieva, y el nuevo encargado de la misión para Argentina, Luis Cubeddu. El propio ministro admitió en su conferencia de prensa que ya estaba en contacto con los funcionarios del organismo, que reconocieron que la situación es “grave”.

Mirá también

Fuentes del Fondo confirmaron a esta corresponsal que Guzmán se presentó hace días (habría sido a fines de noviembre) en el edificio del organismo a pocas cuadras de la Casa Blanca para conocer a las autoridades con las cuales tendrá que negociar el futuro del programa de 57.000 millones de dólares, de los cuales se desembolsaron US$ 44.000 millones, y que hoy está de hecho congelado.

Mirá también

El economista egresado de la Universidad de La Plata e investigador de la Universidad de Columbia de Nueva York, hizo su movida en silencio, cuando ya sabía que sería designado en el cargo por Alberto Fernández, pero todavía había varios candidatos en danza.

En la conferencia de prensa que ofreció este miércoles en Buenos Aires, Guzmán dijo que : “Hay un reconocimiento de parte del FMI de la grave situación económica de Argentina” y que eso lo habían admitido en la reunión que habían mantenido en Washington. “Ya hemos conversado con el FMI y admitieron que el programa fracasó”, señaló.

Criticó que el dinero que prestó el Fondo no hubiera sido destinado a los sectores más productivos, pero admitió que hay chances de cambios. “Existe la posibilidad de que haya un dialogo constructivo con el FMI, abierto, que ya está ocurriendo”, agregó.

Guzmán no dio demasiados detalles del programa que diseñaron, pero dijo que la Argentina necesitaba crecer y que el que viene “no era un año de contracción fiscal”, por lo que se estima que no aceptarán límites en ese sentido.

También se refirió a los giros que el Fondo aún tiene pendientes, de acuerdo al programa anterior, que el organismo ha decidido no otorgar, al menos por ahora, dado que no tiene garantías de que la Argentina tenga la capacidad para devolverlo. “No tiene sentido recibir más desembolsos del FMI a efectos de servir la deuda, en una situación como la actual, en la que hay una evidente insostenibilidad de deuda”, explicó el ministro.

“Si el FMI estuviese dispuesto a prestar para que Argentina pueda hacer inversiones públicas para aumentar la capacidad productiva”, dijo Guzmán, “entonces estaremos hablando de otra historia, el dinero sería bienvenido”

“Para poder pagar, hay que tener capacidad de pago y para tener capacidad de pago la economía se tiene que recuperar”, advirtió.

Guzmán anunció que establecerán “consultas con los acreedores” para una “reformulación acordada” y que el FMI “va a ser parte de eso porque el problema de la deuda es macroeconómico”, dando a entender que serán negociaciones simultáneas con los bonistas y el organismo.

En un comunicado, se anunció que Sergio Chodos será el nuevo representante del Gobierno ante el FMI. Ya había ocupado ese cargo durante la gestión de Axel Kicillof. 

Poco antes de asumir, Fernández había dicho que ya estaban conversando con el FMI, aunque no dio pistas de cómo se llevaban a cabo esos contactos. Evidentemente el presidente electo y el Fondo no querían revelar las cartas que ya estaban jugando con discreción, con un hombre que ya había sido elegido, que buscaba ser sorpresa y que Alberto F “no quería quemar” con la difusión anticipada de su cargo. 

Mirá también

Guzmán fue recibido al más alto nivel en el organismo ya que conoció a la máxima autoridad, la búlgara Georgieva, quien ya había hablado por teléfono con Fernández y manifestado su disposición para colaborar en la solución de la deuda.

También se presentó ante Luis Cubeddu, que fue recientemente elegido como jefe de la misión del Fondo para Argentina, en remplazo de Roberto Cardarelli. Venezolano de nacimiento, este economista fue representante del Fondo en Buenos Aires entre 2002 y 2004, durante el gobierno de Eduardo Duhalde y el comienzo del de Néstor Kirchner. Será el encargado de visitar Buenos Aires, junto con otros técnicos, para revisar los números de la economía argentina. Es una pieza clave para renegociar la deuda.

El flamante ministro de Economía, Martín Guzmán, ya había dado algunas pistas de que quiere postergar los pagos de capital e intereses de la deuda dos o tres años para poder crecer y luego comenzar a devolver el préstamo, que es el más grande que el FMI ha otorgado en su historia. Fernández ya ha dicho que quiere primero que la Argentina crezca para luego pagar la deuda.

El Fondo dice que está dispuesto a renegociar el préstamo, pero esperaba señales concretas de cómo va a ser el plan macroeconómico integral de Alberto F. El gobierno de Alberto ya ha comenzado a mostrar sus cartas en Washington.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados