Reclaman mejoras en el nuevo sistema de Información Territorial NSITSociedad 

Reclaman mejoras en el nuevo sistema de Información Territorial NSIT

El Gobierno de Mendoza está implementando desde el inicio de su gestión un ambicioso plan de modernización del Estado. Este año, los cambios llegaron a Catastro con el Nuevo Sistema de Información Territorial. 

La implementación del NSIT no fue gradual como en la Justicia -donde convivieron los expedientes digital y papel por un tiempo- sino que después de un par de prórrogas todos los trámites comenzaron a ingresarse por la página web. 

Desde el Gobierno señalan que el sistema está en vías de mejora, aunque desde el 28 de agosto el sistema no funciona normalmente. Los trámites si salen, por vía papel o trámites previos. Desde el inicio, el Colegio de Agrimensura de Mendoza indicó los problemas e inconsistencias del sistema y puso a disposición de las autoridades recursos humanos y económicos para mejorar el NSIT. 

Los problemas se fueron corrigiendo con el tiempo pero algunas fallas todavía persisten y entorpecen la operatoria del mercado inmobiliario que sumada a la crisis económica afectan de manera directa a los agrimensores, escribanos y corredores inmobiliarios. 

En este sentido, las autoridades de los tres colegios de profesionales se han reunido en varias oportunidades con la directora de Catastro Jimena Luzuriaga y hasta con la ministra de Hacienda Paula Allasino para darle celeridad a las soluciones que entorpecen el normal desarrollo de los matriculados. Los tres entienden que hay voluntad de mejorar pero los esfuerzos no son suficientes.

“Desde el 28 de agosto no han salido trámites. Hay un atraso muy grande y pone en peligro la seguridad jurídica del mercado inmobiliario ya que por estas demoras se caen ventas de inmuebles porque no están a tiempo las mensuras” , explicó el presidente del Colegio de Agrimensura, Tirso Andia.

“Nuestra tarea está afectada de manera directa porque no porque no podemos asumir compromisos con nuestros clientes. Literalmente se ha cortado la cadena de pagos y estas demoras aumentan la discrecionalidad en las reparticiones”, añadió.

“El sistema no funciona bien hay demoras, se corta, salen carteles que dicen disculpe las molestias. El problema no es solo de los agrimensores, el problema es para el tráfico inmobiliario, si no sale el plano, no se puede terminar con la escritura. Hay un atraso y un perjuicio para el que vende un propiedad. Si se demora una escritura, se le desvaloriza el dinero por cobrar”, dijo el agrimensor Horacio Bollati de la Delegación de San Rafael. 

El presidente del Colegio Notarial de Mendoza, Silvestre Peña y Lillo, dijo:  “Estamos trabajando en conjunto. Es un problema de sistema. Desde Catastro hay muy buena predisposición para solucionar las dificultades. Nuestra propuesta con los otros colegios es  trabajar en conjunto con Catastro en los cambios para que funcionen y redunden en beneficios para la gente”. La secretaria del mismo Colegio, la escribana Gabriela Sánchez explicó las consecuencias de las demoras. “La tarea de los agrimensores se ve perjudicada y ellos son los que hacen las mensuras que son obligatorias en cada compra-venta de un inmueble. Entonces un trámite urgente que antes tardaba un día en estar completo ahora tarda cinco días y el resto al menos 20 días. En ese tiempo con la volatilidad del dólar no se pueden calcular ni los sellos”

Desde el Colegio de Corredores Inmobiliarios también se manifestaron. “El problema del mercado inmobiliario viene desde la devaluación de 2018 y en los procesos de tanta incertidumbre económica todo lo que se agregue que complicada la gestión de comprar y vender un inmueble o cualquier cosas que no funciona bien y no tiene fluidez, complica”, dijo el presidente Estanislao Puelles Milán.

“En este último mes la actualización del plano de se ha regularizado respecto al principio. Hoy le pido a un agrimensor y no tarda 60 días como antes”, agregó.

Desde la Asociación de Agrimensores Mendocinos también se mostraron preocupados por los inconvenientes del NSIT. “Se tendrían que haber conservado los dos sistemas, no haber dado de baja a uno y darle de alta al otro. Además hubo capacitación pero no la suficiente”, dijo Manuel Fernández de AMA.

Articulos relacionados