Diego Maradona y una relación adictiva a las empresas imposiblesDeportes 

Diego Maradona y una relación adictiva a las empresas imposibles

La presencia de Maradona sabe tocar la cuerda de la afectividad colectiva. Un amor que se despierta en Gimnasia, sólo porque el azar hizo que fuera ahí.

Para mí es una figura adorable, que por un lado me genera un amor pleno -que a veces se desentiende de imperfecciones- y por otro, mucho análisis pendiente.

Mirá también

Cuando lo intento leer me quedo en silencio o siento que no me alcanza el lenguaje. Pero mientras veía su conferencia de prensa -Maradona es ambiental, está de fondo, aunque no decidas consumirlo-, recordaba una anécdota que él solía contar: cuando era joven decía que soñaba que se caía un pozo y que alguien lo rescataba.

Mirá también

Y su biografía es un poco así. Diego tiene una relación casi adictiva con prestarse a empresas imposibles, como convertirse en DT de Gimnasia. La empresa imposible es la que le garantiza la promesa de una determinada épica. El restaura épicas del pasado que no volverán. Y a nivel teatral, quedamos pendientes de esa representación, porque no le estamos pidiendo eficacia: el núcleo de nuestra relación es el afecto.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Especial para Clarín

Mirá también

Articulos relacionados