Federico Fernández y el oro del handball: “Somos los Gladiadores porque somos un equipo guerrero”Deportes 

Federico Fernández y el oro del handball: “Somos los Gladiadores porque somos un equipo guerrero”

Federico Fernández se queda solo en un costado de la cancha del Polideportivo 1 de la Villa Deportiva Nacional de Lima. Instantes después, va a la tribuna y vuelve a juntarse con sus compañeros del seleccionado de handball. No lo hace solo: en brazos lleva a Emilia.

Acaba de convertirse por segunda vez en su vida en campeón panamericano y de lograr la clasificación a sus terceros Juegos Olímpicos. Pero su vida se resignificó hace un tiempo. 

Ella es la alegría más grande que me vino hace un año y medio. Cuando se logran estas cosas, te das cuenta de que vale la pena todo lo que hago y el tiempo que muchas veces dejo de pasar con ella”, le dice a Clarín con la medalla dorada brillando en su pecho.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Fue campeón panamericano hace ocho años en Guadalajara. Sin embargo, la presencia de su hija lo transforma en “algo totalmente distinto”. “Cuando ganamos en 2011, era una locura porque era la primera vez que lo hacíamos. Creo que después de Toronto, que igualmente habíamos clasificado, nos habíamos quedado con la espinita de no haber ganado el torneo y todo este equipo trabajó mucho estos cuatro años para lograrlo”, asegura.

La final, en la que Fernández fue el segundo máximo anotador con 8 goles, sólo detrás de los 11 de Diego Simonet, representó un desafío doble para el seleccionado argentino. “Indudablemente, nos mentalizamos distinto. Pensamos que si iba todo como queríamos, la final iba a ser con Brasil. Pero los tres equipos estamos en un nivel muy parejo, cualquiera le puede ganar a cualquiera y nos tocó a nosotros por suerte ganarle a Chile”, explica.

Según el jugador de 29 años, pieza clave de los Gladiadores, “Argentina en el torneo se apoyó en la defensa” y contra Chile “en ataque se jugó bien”.

Y analiza: “Creo que el equipo se hizo muy fuerte en defensa y cuando nosotros defendemos sabemos que de mínima vamos a tener chances de pelear los partidos”.

Mirá también

Del 31 a 27 de la final, agrega: “Más que nada en el arranque del segundo tiempo nos hicimos fuertes en defensa, a ellos les costó entrar y les sacamos una diferencia de cuatro o cinco goles. Después supimos controlar los nervios que hay en un partido tan tenso”.

Milena y Emilia viendo a Federico Fernández en Lima. Foto: Maxi Failla

En menos de un año, podrá vivir sus terceros Juegos Olímpicos, esos que ya palpita él y sus compañeros con un gesto achinado en lo alto del podio. “Cuando empecé a jugar, nunca hubiera pensado que iba a estar en tres Juegos Olímpicos. Es una alegría inmensa, indescriptible”, comparte. 

El oro de papá. Fede Fernández junto su hija, Emilia, y Diego Simonet.
Foto: Maxi Failla / Enviado especial

“Este es un grupo que está cimentado desde hace mucho tiempo -sigue-. Dady (Gallardo), el entrenador anterior, nos puso algo en el equipo que hasta hoy se mantiene. Indudablemente, tenemos nuestras diferencias, pero todos tiramos para el mismo lado. Somos los Gladiadores porque somos un equipo guerrero. El nombre está bien puesto. Nos pueden superar, pero las ganas muchas veces nos hacen emparejar partido”.

Con la vista puesta en Milena y en Emilia, y mientras decenas de personas lo llaman para felicitarlo, Fede Fernández lanza su deseo al aire: “La gente de Argentina es una locura, todos los días bancándonos y sin dudas que estén mi mujer y mi hija es algo especial. Esperemos que puedan ir a Tokio“.

No son pocos los que ya se pusieron a buscar pasajes.

Lima, Perú. Enviada especial.

Articulos relacionados